¿Y SI TODO ESTE CIRCO OBEDECIERA A UN PLAN PARA REFORMULAR EL MODELO DE ESTADO?

… circo de los horrores, dicho sea de paso. Pueblo llano uniformado militar-
mente contra pueblo llano uniformado ideológicamente. Los que se frotan
las manos con esto nunca salen en la foto.

En un artículo previo, el autor de este blog sostenía que la actuación del Estado en el 1-O había brindado una doble victoria a los independentistas: hubo imágenes de brutalidad policial y hubo votación.

Demasiada torpeza como para atribuirsela a un mero error de cálculo.

Ese hecho es el que me llevó a aventurar la incómoda hipótesis de que existe una Agenda oculta que ordenaba facilitar las cosas a los golpistas, en la medida en que sus objetivos coinciden con las metas trazadas por aquellos para quien una España desmembrada supone una oportunidad de negocio.

A la CUP empieza a olerle mal esto. Y lo “otro” también …

Alguno de los tentáculos de ese poder en la sombra que está dirigiendo los acontecimientos son conocidos: la masonería, a la que deben obediencia tanto Rajoy como probablemente Puigdemont (y que dispone de medios eficaces para exigirles a ambos el cumplimiento de sus órdenes); la Iglesia catalana, que parece haber olvidado lo de “universal” y que también cumple órdenes superiores, dada su fuerte y eficaz jerarquización; la “Open Society” de Soros y sus satélites, de los que ha surgido esa llamada al diálogo que explícitamente pone en pie de igualdad a los que deben velar por el cumplimiento de las leyes establecidas y quienes las transgreden con obsceno descaro; y una CUP que adopta la pose de “antisistema” porque en su nihilismo de fondo no hay nada que apoyen en positivo, y cuya “batasunización” progresiva amenaza con desembocar en un terrorismo callejero que bien podría estar dirigido contra el Estado y simultáneamente contra sus socios del PDeCAT, cuyo frenazo del martes han vivido como una traición (cuando lo extraño es que pensasen que quienes han incumplido todos los pactos previos iban a respetar el suscrito con ellos).

Imagen enormemente simbólica: entre la fuga de capitales
evadidos por sus políticos y la fuga de empresas motivada
por la inseguridad jurídica, los independentistas se están que-
dando en pelotas. Veremos cuanto abriga la “estrellada”.

Otros tentáculos del voraz cefálopodo oculto no han salido a la luz pero están ahí, esperando su turno de entrar en escena. En otra entrada previa especulaba, tras restregar a los ilusos de la secesión “express” su ingenuidad, que el extraño proceder de Puigdemont solo puede explicarse si está buscando ganar tiempo para que algún país afín (país o -por extravagante que suene- algún estado de E.E.U.U. como Tejas) salga a escena para ejercer de mediador en una negociación de igual a igual -el sueño húmedo de Puigdemont- con la Moncloa que acabase por rematar la dignidad de un ejecutivo que ni ejecuta decisiones ni parece “poder”. Dado que ese país ha de ser alguno influyente y que no padezca a su vez de nacionalismos disgregadores, deducir cuál podría ser es tarea que dejo a la perspicacia del lector.

Y cuando el tablero de la partida parece medianamente definido es cuando el último movimiento realizado por el des-gobierno de la nación viene a dar un balón de oxígeno a las pretensiones de los golpistas catalanes: el miércoles Rajoy y Sánchez anunciaban su intención de abordar una reforma de la Constitución que facilitase el encaje de Cataluña en España. No una reforma de una Ley Electoral que convierte la gobernabilidad de la nación en presa fácil del chantaje de minorías, no la recuperación de las competencias (educación, seguridad, …) de las que se han servido la camarilla golpista para modelar la base social que la respalda, ni por asomo el hacer caer el peso de la ley sobre quienes la ha vulnerado gravemente, … El gesto del presidente del gobierno y del jefe de la oposición resulta ser el anuncio de que esas reglas del juego que tan incómodas les resultaban  a la mafia del 3 % van a ser cambiadas. ¿Con consulta a la ciudadanía, debate previo, garantías jurídicas …?

Justo en la semana de la patrona de España es cuando se
ha decidido la liquidación de la nación

Recuerde el lector que la última modificación; 23 de la Constitución que perpetraron PP y PSOE se hizo de tapadillo, en pleno agosto, sin debate y sin referéndum, y blindó el pago de la deuda a los bancos extranjeros convirtiéndola en prioritaria frente a las necesidades de los españoles. Los mismos muñidores de aquella felonía son los que ahora anuncian otra maniobra contra la soberanía española al cambiar el modelo territorial a la medida de lo que les han ordenado sus amos.

Basta con tirar de hemeroteca para deducir que el modelo de Estado que quieren imponernos los déspotas ilustrados de los dos primeros partidos es el federal, que posibilitaría que el ejemplo de Cataluña fuera seguido por Euskadi, Galicia o, ya puestos, Murcia o Asturias: de las Autonomías a los reinos de taifas por el sencillo procedimiento de derogar toda norma que imposibilite el seceSIONISMO. La pataleta catalana solo habrá sido una excusa para materializar otro nuevo Golpe de Estado urdido desde el poder, como vienen siéndolo todos (23-F; 11-M; 23 de agosto del 2011; …) aunque el ciudadano medio ni se haya enterado no ya de la autoría, sino de la existencia de alguno de ellos, todo por obra y gracia de unos medios prostituídos y de una clase política que más que una Casta empieza a parecer una secta.

El modo en que estos dos “estadistas” piensan resolver la cri-
sis es cediendo en todo. Ya pagará el dócil contribuyente …

Que Rajoy y Sánchez se pongan a jugar a rediseñar el Estado en vez de abordar como prioridad ganarle el órdago a una Generalitat crecida y desafiante demuestra que TODO está pactado de antemano. Y nos lo van a hacer tragar bajo el argumento de que es esto o una nueva guerra civil.

Ambos lados del campo de batalla están dirigidos por traidores. Del español (incluído el que quiere dejar de serlo) desencantado, atónito y ofendido, al que le duele la situación y que quisiera ser protagonista y no mero comparsa en esta farsa, solo cabe decir con tristeza: “Qué buen vasallo si tuviese buen señor”. Porque vasallos somos mientras no tengamos voz -ni voto real- en lo que se decide sin nuestro consentimiento.

Los congregados en el Parque de la Ciudadela el pasado martes tuvieron ya su baño de realidad con la evidencia de que han sido meros peones en un juego que les superaba. Al resto de los españoles no van a tardar en arrojarnos el jarro de agua fría que nos deje tiritando.

Eso sí, siempre nos quedará, para abrigarnos, la bandera, convertida en trapo multi-usos por los cínicos que se aprovechan de nuestra ingenuidad.

Portentosa tela, probablemente “made in China”, tapa-corrupción.
¿Qué harían algunos sin ella?

(posesodegerasa)

Ir a la fuente

Deja un comentario