A pesar de ser un mundo nombrado en honor a la diosa romana del amor y la belleza, Venus es un infierno tóxico digno del dios del inframundo. Pero no siempre fue así. Un nuevo estudio demuestra que en su pasado fue muy parecido a la Tierra, hasta que algo ocurrió y lo cambió todo…

Durante 2.000 a 3.000 millones de años tras su formación, Venus pudo haber mantenido un ambiente habitable, tiempo suficiente como para que la vida surgiera. Esa es la conclusión de un nuevo estudio presentado en la Reunión Conjunta 2019 del Congreso Europeo de Ciencia Planetaria (EPSC-DPS) por Michael Way y Anthony Del Genio, del Instituto Goddard de Ciencia Espacial (GISS) de la NASA.

Los investigadores crearon una serie de cinco simulaciones que consideraron cómo sería el entorno de Venus en función de los diferentes niveles de cobertura de agua. Esto consistió en adaptar un modelo de circulación general en 3D que tuvo en cuenta los cambios en las composiciones atmosféricas y el aumento gradual de la radiación solar a medida que el Sol se calentó a lo largo de su vida útil.

En tres de los cinco escenarios, Way y Del Genio asumieron que la topografía de Venus era muy similar a la actual, el océano oscilaba entre una profundidad mínima de 10 metros y un máximo de aproximadamente 310 y una pequeña cantidad de agua quedó atrapada en el suelo. También consideraron un escenario con la topografía de la Tierra y un océano de 310 metros, y otro donde Venus estaba completamente cubierto en un océano de 158 metros.

Superficie de Venus fotografiada por la sonda soviética Venera 13.

Al final, las cinco simulaciones indicaron lo mismo: que Venus habría podido mantener temperaturas estables, desde un mínimo de 20 grados Celsius hasta un máximo de 50, durante aproximadamente 3.000 millones de años. Si no fuera por una serie de eventos que causaron la reconfiguración del 80 % de la superficie del planeta —lo que llevó a la desgasificación del CO² contenido dentro de la corteza—, incluso podría ser habitable hoy.

«Nuestra hipótesis es que Venus pudo haber tenido un clima estable durante miles de millones de años. Es posible que el evento de reconfiguración superficial casi global sea responsable de su transformación de un clima similar a la Tierra en el infernal invernadero que vemos hoy», explicó Way.

Todo comenzó hace unos 4.200 millones de años, unos pocos cientos de millones de años después de que Venus se formara y acabara de terminar un período de enfriamiento rápido. En este punto, suponiendo que Venus se sometió a un proceso similar al de la Tierra, su atmósfera habría estado dominada por dióxido de carbono. Esto habría sido lentamente absorbido por las rocas de silicato para formar carbonatos que luego quedaron atrapados en la corteza del planeta.

Misterio venusino

Hace aproximadamente 715 millones de años, según el estudio de Way y Del Genio, la atmósfera habría sido similar a la de la Tierra hoy en día, compuesta principalmente de gas nitrógeno con trazas de CO² y metano. Estas condiciones podrían haberse mantenido estables hasta la actualidad si no fuera por un evento de desgasificación masiva.

Imagen del planeta Venus compuesta por varios mosaicos tomados por la misión espacial Magallanes 10. Crédito: NASA/JPL.

La causa de esto sigue siendo un misterio. Sin embargo, los científicos creen que se debió a un evento geológico que causó que el 80 % del planeta sufriera una reconfiguración superficial. Esto podría haber involucrado grandes cantidades de magma burbujeando y liberando cantidades masivas de CO² a la atmósfera. El magma se habría solidificado antes de llegar a la superficie, creando así una barrera que impedía su reabsorción.

Esto explicaría cómo la atmósfera de Venus se espesó hasta el punto de que era 90 veces más densa que la Tierra (92 bar en comparación con 1 bar). Combinado con las altas concentraciones de CO², esto habría llevado a un efecto invernadero desbocado que explicaría cómo el planeta se convirtió en el lugar infernal que conocemos hoy, donde las temperaturas superficiales promedian 462 grados Celsius.

Zona de Venus

Lo antedicho va en contra de las nociones convencionales de habitabilidad, que afirman que la órbita de Venus lo coloca más allá del borde interior de la zona habitable (HZ) de nuestro Sol. Dentro de esta «Zona de Venus», según la sabiduría convencional, un planeta absorbe demasiada radiación solar para poder mantener agua líquida en su superficie.

Interpretación artística de la superficie de Venus en la actualidad. Crédito: ©ESA/J. Whatmore.

«Venus tiene actualmente casi el doble de radiación solar que tenemos en la Tierra. Sin embargo, en todos los escenarios que hemos modelado, hemos encontrado que Venus aún así podría soportar temperaturas superficiales susceptibles de agua líquida», explicó Way.

Fuente: Universe Today. Edición: EP.

Deja un comentario