Usos ingeniosos del microondas: ¡Puedes hacer cosas sorprendentes!

Tostar nueces

Olvídate de precalentar el horno sólo para tostar una pequeña porción de nueces. Es más práctico esparcir la variedad de nuez que desees en una sola capa sobre un plato especial para microondas. Enciende el horno, mete el plato y revuelve las nueces a intervalos de un minuto.

Cuando estén crujientes y huelan a tostado (entre tres y ocho minutos, según el tipo de horno), podrás agregarlas a tu cereal del desayuno.

Espuma para tu café latte

No necesitas ser un experto ni invertir dinero en una máquina especial para crear la espuma de tu café. Llena un recipiente pequeño (con tapa) hasta la mitad con leche, luego ponle la tapa y agítalo durante unos 30 segundos hasta que la leche forme espuma. Retira la tapa y pon el recipiente en el microondas por 30 segundos.

Después vierte la leche en tu café, reteniendo la espuma con una cuchara, y copetea el café con la espuma.

Huevos poché

Prepárate un almuerzo rápido: vierte un huevo crudo en un tazón para microondas y añádele 1/3 de taza de agua y ½ cucharadita de vinagre. Cubre el tazón con un plato especial para microondas y cuece el huevo duran-te un minuto al 80 por ciento de la potencia del horno.

Revisa el huevo; sigue cociéndolo —a intervalos de 20 segundos— hasta que alcance el grado de cocción que deseas.

Macarrones con queso en porciones individuales

Obtén las ventajas de los macarrones con queso en paquete y la satisfacción de la comida hecha en casa con esta receta que te llevará tan sólo 10 minutos. En un tazón para microondas, mezcla ½ taza de pasta de macarrones, ½ taza de agua y ½ cucharadita de sal. Pon la pasta a cocer en el horno a temperatura alta, y remuévela a intervalos de dos minutos hasta que esté al dente.

Se requieren entre seis y ocho minutos de cocción; si hace falta, añade dos cucharadas de agua para cocer bien la pasta. Agrega ¼ de taza de leche y entre ¼ y ½ taza de queso cheddar rallado. Cuece en el microondas, y remueve cada 30 segundos hasta que el queso se derrita y tenga la consistencia de una salsa.

Palomitas de maíz

Ya no tendrás que seguir comprando bolsas de palomitas de maíz para microondas, que, además de costosas, están repletas de conservadores. Para prepararlas tú mismo en casa, vierte ¼ de taza de granos de maíz en un recipiente grande para microondas y coloca un plato encima de él, pero sin taparlo completamente.

También puedes llenar una bolsa de papel con ¼ de taza de granos de maíz y doblarla dos o tres veces por la parte superior para cerrarla. Ponla en el horno dos o tres minutos, o hasta que la mayoría de los granos hayan reventado. Saca la bolsa y espolvorea sobre las palomitas la cantidad de mantequilla, sal y otros ingredientes que desees.


Ir a la fuente

Deja un comentario