Uruk: en los predios de la urbanización Sumeria

Uruk (en cuneiforme 𒌷𒀕 o 𒌷𒀔, transliterado en sumerio Unug; en acadio, transl. Uruk; en árabe وركاء transl. Warkā; en arameo/hebreoאֶרֶךְ translit. Éreḵ o Erech; en griego antiguo Ὀρχόη, transl. Orkhoē, Ὀρέχ u Orekh; en griego Ὠρύγεια, transl. Ōrugeia) fue una antigua ciudad de Mesopotamia situada en la ribera oriental del río Éufrates, en una región de humedales pantanosos a 225 km al SSE de Bagdad, en la actual Irak.1​ Uruk disponía de una red de tres canales fluviales, salvados por varios puentes, que la conectaban con el río Éufrates.

Uruk desempeñó un papel preponderante en la temprana urbanización de Sumer a mediados del IV milenio a. C.. En su apogeo, hacia el principio del III milenio a. C., Uruk tenía una zona amurallada de unos 6,5 km², estimándose su población entre 50 000 y 80 000 habitantes, siendo por lo tanto la mayor ciudad del mundo en esa época.1​ Según la tradición sumeria, de acuerdo con la cronología presentada en la lista de reyes sumerios, fue el hogar de Gilgamesh, héroe de una de las obras literarias más antiguas de la historia, el Poema de Gilgamesh, y de quien se dice que construyó el templo de Eanna y las murallas de la ciudad. Uruk fue probablemente lugar de nacimiento del sello cilíndrico, así como del cálculo y la contabilidad.

En sumerio, la palabra uru podía significar ‘ciudad, pueblo, aldea, distrito’.

Aunque no está corroborado, se cree que el nombre árabe de Babilonia, que finalmente se convirtió en el nombre del país actual, al-ʿIrāq, se deriva del nombre Uruk, a través del arameo (Erech) y posiblemente a través del persa medio (Erāq).

En julio de 2016, la Unesco, eligió el sitio arqueológico de Uruk como Patrimonio Mixto de la Humanidad, como «parte de los vestigios arqueológicos de asentamientos sumerios en la Baja Mesopotamia, que florecieron entre el tercer y cuarto milenios a.C. en el delta pantanoso formado por los ríos Éufrates y Tigris».

Sumer y Acad simbolizan la génesis de la civilización en Mesopotamia, el inicio del desarrollo histórico, político, social y cultural de esta región del Próximo Oriente. Concretamente en Uruk es donde se localiza la primera ciudad, sin duda una revolución que, lejos de aparecer de la nada, cuenta con un proceso que abarca desde el 10000 al 3300 a.C. aproximadamente.

Los antecedentes neolíticos y calcolíticos

El neolítico supone un cambio radical en las estructuras económicas, ya que se pasa de una economía recolectora y depredadora, a una agricultora y ganadera. Este proceso se inició aproximadamente en el 10000 a.C. y se alargó hasta el 6000 a.C., cuando aparecen las primeras culturas. La domesticación de animales y plantas que permitieron esta contundente modificación de la vida humana sólo pudo darse en los nichos ecológicos apropiados, es decir, áreas con una pluviosidad superior a los 250 mm. Este requisito lo cumplían algunas zonas del norte de Mesopotamia donde aparecieron las primeras aldeas, tomando el relevo de los anteriores campamentos estacionales.

Dama Blanca de Uruk
Dama Blanca de Uruk

A partir del 6000 a.C., de norte a sur se expande a todo el Próximo Oriente una serie de innovaciones básicas para el desarrollo de Mesopotamia. Las poblaciones se hacen sedentarias con asentamientos en aldeas regidas por ancianos o cabezas de familia; llevan a cabo una selección de especies agrícolas y ganaderas; desarrollaron nuevas técnicas para la agricultura como la canalización, el drenaje y el regadío; la cerámica y los tejidos conocieron también un avance en su utilización; se empezaron a comerciar objetos de valor como la obsidiana de Anatolia central y Armenia; y se daba culto a los antepasados y a la fertilidad. Estos grandes avances técnicos y culturales, junto con el aumento de asentamientos estables, dio lugar a la aparición de las primeras culturas en Mesopotamia: Hassuna (5800-5500 a.C.), Samarra(5600-5000 a.C.) y la cultura de Halaf (5500-4500 a.C.).

En la Baja Mesopotamia, el Neolítico llega alrededor del 5000 a.C., destacando el asentamiento de Eridu, donde se perciben las primeras evidencias claras del paso de las pequeñas aldeas a las ciudades. Los hallazgos arqueológicos demuestran que este yacimiento fue el primer núcleo conocido de población sedentaria en Mesopotamia y curiosamente, la mitología sumeria habla de Eridu como una de las cinco ciudades construidas antes del Diluvio. En este tiempo, los centros del norte fueron abandonados o destruidos y el protagonismo se mudó al sur de Mesopotamia en lo que llamamos el período ‘Ubaid (5000-3750 a.C.). Aunque se trataba de una población aún preurbana, ‘Ubaid da nombre al primer período de la cultura propiamente sumeria. Tuvo una gran fuerza expansiva con novedades como el uso del cobre puro o arsenicado, el desarrollo del sistema de canales y una mayor complejidad social debido a la diferenciación social que supone contar con excedentes, evidenciando la especialización de la población en tareas como la producción de alimentos, la construcción, la industria artesanal o el comercio. Asistimos en este período a la aparición del templo, concentrando los esfuerzos de la comunidad en un edificio de uso común, que a su vez contaría con líderes que ostentarían el poder político, militar y sacerdotal. Son síntomas de una conciencia colectiva que anuncia la pronta aparición de la ciudad-estado.

Mapa de Sumer en la Baja Mesopotamia

Mapa de Sumer en la Baja Mesopotamia

La revolución urbana de Uruk

Yacimiento de Uruk

Yacimiento de Uruk

El período de Uruk (3750-3150 a.C.) recibe su nombre del yacimiento que mejor representa el proceso de aparición de la ciudad. Uruk llegó a tener varias decenas de miles de habitantes, por lo que se le considera la primera gran ciudad de la historia. Este enclave se situaba a orillas del antiguo caudal del Éufrates (actualmente está a unos 20 km al este del curso del Éufrates), y su estudio desvela unos claros síntomasque propician la aparición de la ciudad-estado. Hubo un aumento de la productividad y una diferenciación social con la especialización económica, incluso la existencia de un poder centralizado como demuestran las construcciones de grandes templos; todo ello favorecido por la obtención de excedentes. Ya fuera interno, por un mayor número de nacimientos y mejores condiciones de vida, o externo, debido a la llegada de extranjeros, la ciudad de Uruk conoció un aumento demográfico considerable para estas fechas. El progreso tecnológico se hace palpable con la invención del arado-sembrador o apín, que sustituía a la obsoleta azada. Otras innovaciones fueron la rueda, el carro, el torno de alfarero, además de un desarrollo de la metalurgia. Sin embargo, sin lugar a dudas el avance más sobresaliente fue la escritura, imprescindible para controlar y registrar las actividades mercantiles, legales, religiosas, políticas y culturales.

Pero el caso de Uruk no fue el único. Los sumerios contaron con otras ciudades como Ur, que se convertiría en sede del poder político y motor económico. La nombrada Eridu se erigió como centro religioso dedicado a EnkiEnlil recibiría culto en Nippur. Y ciudades como Lagash y Umma tuvieron disputas por la hegemonía de la Baja Mesopotamia.

Esta nueva ordenación urbana siguió su evolución en el período Yemdet-Nasr (3150-2900 a.C.) cuyo final conecta con la era propiamente histórica de Sumer: el Dinástico Antiguo, que se extiende hasta la formación del Imperio Acadio.

ENTRE EL PERIODO UBAID IV Y URUK

El periodo de Uruk es un periodo cultural que se inicia en la Baja Mesopotamia tras el final del periodo Ubaid IV, y sin que se produzca una ruptura entre ambos. Cronológicamente, el periodo de Uruk se situaría entre el 3500 y el 3200/3100 a.C., aproximadamente, y se dividiría entre Uruk Antiguo y Uruk Tardío. Digo esto porque se produce una continuidad del desarrollo técnico y organizativo iniciado en el Ubaid IV. Sin embargo, en la producción cerámica encontramos un gran cambio, porque pasamos de la cerámica pintada del Ubaid IV a la cerámica pulimentada, de colores grises y rojos, del periodo de Uruk. Al mismo tiempo, la economía y la política siguen su camino centralizador.

Cronología general del calcolítico en Oriente Próximo
Cronología general del calcolítico en Oriente Próximo. Como se ve, los estratos más antiguos del periodo de Uruk aparecen en los momentos finales del Ubaid IV

YACIMIENTOS IMPORTANTES DEL PERIODO DE URUK

Si Eridu era un yacimiento arqueológico muy importante en la fase anterior, en el periodo de Uruk Antiguo encontramos el propio yacimiento de Uruk, y el de Tepe Gawra en el norte, que ha continuado su desarrollo después de lo que ya vimos en la entrada anterior. De hecho, el sub periodo del Uruk Antiguo en el norte de Mesopotamia también se llama periodo de Gawra, porque las nuevas fases de este yacimiento eran las más representativas. Veamos ahora más a fondo el desarrollo de este periodo a partir del propio yacimiento de Uruk.

Mapa más detallado de los yacimientos del periodo de Gawra
Mapa más detallado de los yacimientos del periodo de Gawra (periodo de Uruk Antiguo en la Alta Mesopotamia)

1) Yacimiento de Uruk:

Los arqueólogos, con el objetivo de estudiar las distintas sub fases en las que se divide el periodo de Uruk en la Baja Mesopotamia, se fijan y estudian los distintos estratos arqueológicos de la zona sagrada del Eanna, que a partir del Uruk Tardío ya se convertirá en un gran conjunto de templos. Los niveles 18-15 de Eanna pertenecen todavía a la época Ubaid, mientras que a partir del 14 y hasta el nivel 6 encontramos que ya corresponden al Uruk Antiguo. Pues bien, a partir del nivel 12 encontramos una pieza muy característica del periodo de Uruk Antiguo, una pieza definitoria de este periodo: los cuencos de borde biselado. Son unos cuencos cerámicos hechos en grandes cantidades a partir de moldes, y que se usaban para la distribución o el consumo de la comida extrafamiliar, es decir, las relacionadas con las organizaciones de los templos. Y, aunque se originan en el Uruk Antiguo, la producción de cuencos biselados llegará a su apogeo en el Uruk Tardío.

Ejemplo de hallazgos de cuencos de borde biselado
Ejemplo de hallazgos de cuencos de borde biselado

A partir del nivel 6 de Eanna aparecen dos innovaciones importantes a nivel arquitectónico: por un lado, el uso de pequeños adobes planos o convexos en lugar de los adobes usados anteriormente, que eran más grandes y cuadrados. Por otro lado, el uso de pequeños conos de arcilla de cabeza pintada para la decoración de los muros exteriores de los templos, es decir, formando mosaicos.  Lo malo es que no se ha investigado en tiempo más recientes al nivel 4, por lo que la evolución del periodo de Uruk se tralada a otro yacimiento guía, Tell Uqair, en el centro de Mesopotamia.

Ejemplo de este tipo de revestimiento de los muros exteriores de los templos
Ejemplo de este tipo de revestimiento de los muros exteriores de los templos

2) Tell Uqair y Tepe Gawra:

Hay aquí un interesante complejo de templos que se encuentran en una zona elevada, y que representa un reflejo de de los templos y sus estructuras económicas en la segunda mitad del IV milenio a.C.: las comunidades de habitantes, que cada vez son más y no se limitan a pequeñas aldeas, viven alrededor de este templo. En cambio, en Tepe Gawra podemos seguir toda la evolución arquitectónica de su zona de templos. Es una evolución en la que nos encontramos los templos tripartitos de los que hablé el otro día, pero con una diferencia respecto a los templos del sur, como los de Eridu, por ejemplo. Esta diferencia es porque su parte central queda retrasada con respecto a los laterales, y porque tiene su entrada por el lado corto.

Estatuilla de un hombre barbudo correspondiente al Uruk Tardío
Estatuilla de un hombre barbudo correspondiente al Uruk Tardío

LA EXPANSIÓN DE LA CULTURA DE URUK

1) Problemas cronológicos:

Uno de los problemas que, aun a día de hoy, plantea la cultura de Uruk es su apartado cronológico en cuanto a su expansión por otras zonas. Sabemos que se extendió por la Alta Mesopotamia y por lo que hoy sería Irán, pero no está claro en que fechas nos moveríamos. Aun así, quiero recordar que nos movemos en el contexto cronológico de la segunda mitad del IV milenio a.C. Veamos esta expansión más detenidamente.

Mapa del periodo de Uruk en la Baja y Alta Mesopotamia, y el este anatólico
Mapa del periodo de Uruk en la Baja y Alta Mesopotamia, y el este anatólico, mostrando las tres principales zonas por las que se expandiría

2) El desarrollo religioso:

Desde mediados de este IV milenio a.C., la zona de llanura de la Baja Mesopotamia se convierte en la zona más desarrollada política y culturalmente del Oriente Próximo antiguo.  Este desarrollo lo podemos ver reflejado, por ejemplo, en los asentamientos humanos que encontramos. El templo y la economía en torno a él van definiendo un nuevo tipo de asentamiento: la ciudad templo. Surgen así nuevas formas de religiosidad, es decir, el sistema de ofrendas, la existencia de la especialización de cada templo en una divinidad…

¿Y qué quiere decir todo esto? Pues que la gente ya está personificando a la divinidad, que ya no van creyendo en las distintas fuerzas de la naturaleza. Por poner un ejemplo, en vez de creer en el crecimiento agrícola en sí, empiezan a creer que hay una divinidad superior, con nombre y representación posterior, que es el que hace que los cultivos crezcan. Y al mismo tiempo que se va produciendo poco a poco este cambio, también encontramos la aparición del grupo social de los sacerdotes, que van a mediar entre los humanos y las divinidades, y dirigir en sumo la política y la economía de estas ciudades templo.

Mapa de los distintos edificios de Eanna en la segunda mitad del IV milenio a.C.
Mapa de los distintos edificios de Eanna en la segunda mitad del IV milenio a.C.


Deja un comentario