Un implante absorbible que promueve la regeneración de los axones neuronales

Construido con materiales biocompatibles y reabsorbibles, un novedoso dispositivo, que regeneraría los nervios seccionados mediante pulsos eléctricos, desaparece sin dejar rastro, tras 25 días en el organismo. En la imagen, neuronas formando nuevas conexiones. [Flickr/NIH]

También te puede interesar

Medicina regenerativa Medicina regenerativa Oct/Dic 2017 Nº 90

Reparar los tejidos dañados a causa de una enfermedad o un accidente, crear órganos listos para el trasplante o corregir alteraciones genéticas son algunos de los ambiciosos objetivos que se plantea la medicina regenerativa, una moderna disciplina que está avanzando a pasos acelerados. Descubre en este monográfico algunas de las estrategias terapéuticas que ya se están aplicando en pacientes y otras que podrían salir pronto del laboratorio para convertirse en tratamientos revolucionarios.

Más información

La reparación de los nervios seccionados representa un reto para la medicina. Estudios preclínicos, realizados en animales, han demostrado la eficacia de distintos fármacos. Sin embargo, su aplicación en humanos ha resultado poco exitosa.

Ahora, John A. Rogers y su equipo, de la Universidad del Noroeste en Illinois, en colaboración con investigadores de otros centros de investigación estadounidenses y norcoreanos, han desarrollado un dispositivo electrónico, reabsorbible por el organismo, que mediante impulsos eléctricos favorecería la regeneración nerviosa. La revista Nature Medicine publica el trabajo.

Del tamaño de una moneda de 10 centavos de dólar y el grosor de una hoja de papel, el implante en cuestión, construido con materiales biocompatibles: magnesio, molibdeno, silicio y el polímero PLGA, se coloca enrollado alrededor del nervio dañado. Activado y controlado de forma inalámbrica mediante un trasmisor, suministra pulsos eléctricos capaces de estimular las terminaciones nerviosas.

En ratas, tras la lesión, el inicio inmediato de la terapia eléctrica, 1 hora al día a lo largo de una semana, aceleró la recuperación del nervio ciático dañado. Además, la función de los músculos de la extremidad lisiada también mejoró. En concreto, los animales mostraron mayor masa y fuerza muscular, tan solo 10 semanas después de la operación.

Los investigadores destacan la capacidad de reabsorción como la característica distintiva de este sistema. La exposición a los fluidos que constituyen el tejido subcutáneo provoca la degradación controlada de los materiales, hasta su completa desaparición trascurridos 25 días. El análisis del tejido mostró, asimismo, que la colocación del implante causó una respuesta inflamatoria mínima, y en ningún caso dañó los axones neuronales que forman el nervio.

Aunque los beneficios de la estimulación eléctrica aplicada a fin de reparar una lesión nerviosa no constituyen una novedad, hasta la fecha, su aplicación en humanos se realiza únicamente en momento de la operación. Ello limita la recuperación del paciente.

De confirmarse también su potencial terapéutico en humanos, el dispositivo resultaría una alternativa no farmacológica para potenciar la regeneración de los nervios seccionados. Así mismo, podría usarse en otros tejidos, como el cerebral, la medula espinal o el tejido cardíaco.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Wireless bioresorbable electronic system enables sustained nonpharmacological neuroregenerative therapy», J. Koo et al., en Nature Medicine, publicado el 8 de octubre de 2018.