Un tratado de tanta importancia como este de misiles  balísticos y de cruceros  conseguido en el escenario de la guerra fría entre dos potencias tan ideológicamente diferentes marco un hito para la paz mundial.

 

Al retirarse del primer tratado de reducción de arsenales nucleares de misiles  balísticos y de cruceros EE.UU. destruye uno de los pilares del equilibrio estratégico, opina el jefe del Comité de Asuntos Internacionales del Parlamento ruso.

La retirada unilateral de Estados Unidos del Tratado sobre misiles de alcance medio y corto (INF, según sus siglas en inglés). Histórico tratado de desarme firmado por la URSS y EE.UU. en 1987.  Puede traer consigo consecuencias catastróficas y aumentar significativamente el riesgo de conflicto nuclear. Opina Konstantín Kosachev, jefe del Comité de Asuntos Internacionales de la cámara alta del Parlamento ruso.

Un acuerdo histórico.

«En un conflicto nuclear que […] ahora estará mucho más cerca, pocos podrán sobrevivir», escribió el diplomático en su perfil de Facebook. Según Kosachev, esta decisión Washington puede considerarse como el intento de lograr una superioridad militar unilateral.

«Sin lugar a dudas, EE.UU. está buscando oportunidades para destruir el sistema de acuerdos sobre el equilibrio de las fuerzas nucleares en el mundo, desarrollado durante los años de la Guerra Fría.

Se rompe el equilibrio.

Estados Unidos ya no necesita un equilibrio de poder. Buscan superioridad militar unilateral en el campo de las armas nucleares y convencionales para imponer su voluntad e intereses en el mundo», agregó.

El tratado INF, el primer acuerdo sobre misiles  balísticos y de cruceros entre Moscú y Washington que establecía la destrucción de armamento nuclear y no solo su limitación, está considerado como uno de los pilares del régimen de control de armas.

En virtud de la letra del acuerdo, las dos superpotencias eliminaron en 1991. Todos sus misiles balísticos y de crucero nuclear o convencional con un rango de entre 500 y 5.000 kilómetros. Sin embargo, en los últimos años Moscú y Washington se vienen acusando de violar dicho acuerdo.

El viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, ha advertido que «si EE.UU. Sigue saliendo unilateralmente de los tratados. Rusia tomará medidas de represalia, incluidas de carácter militar».

Moscú incumple el tratado

Según fuentes oficiales estadounidenses y diplomáticos extranjeros citados este pasado jueves. Por el diario The New York Times al dar cuenta de los planes de denunciar el acuerdo sobre misiles  balísticos y de cruceros.

Moscú viene incumpliéndo el pacto desde 2014 a la vez que ata las manos de Washington para responder a la expansión militar en el Pacífico de China. Que no tiene limitaciones con este tipo de armamento, capaz de alcanzar hasta miles de kilómetros.

Varios medios estadounidenses habían adelantado estos días que el asesor de seguridad nacional del presidente John Bolton. Esta  presionando para que abandone el pacto de misiles  balísticos y de cruceros cuyas siglas responden.  A Intermediate-Range Nuclear Forces (INF) o Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, en su traducción al castellano.

Precisamente, Bolton partía ayer sábado hacia Rusia, Azerbaiyán. Armenia y Georgia. Se espera ahora que en Moscú se reúna con altos cargos del Gobierno de Vladimir Putin.

Las bases de este convenio.

El tratado de misiles  balísticos y de cruceros firmado en Washington el 8 de diciembre de 1987, entró en vigor medio año más tarde.

los misiles balísticos y de crucero nucleares cuyo rango estuviese entre los 500 y los 5.500 kilómetros. Tras la firma, Estados Unidos eliminó 846 misiles y Rusia 1.846.

Fue el primer acuerdo entre las dos grandes potencias para reducir los arsenales nucleares. Un paso clave para poner fin a décadas de tensión en el marco de de la Guerra Fría.

Algunos medios estadounidenses también han informado de las intenciones de Bolton de bloquear la prórroga de otro tratado con Rusia, el New Start, que se firmó en 2010 y expira en 2021.





Deja un comentario