Un camino espiritual no-dual: el yoga de concentración o mindfulness (I)

Un camino espiritual no-dual: el yoga de concentración o mindfulness (I)

https://petitcalfred.files.wordpress.com/2018/01/3mentes-2.jpg

Llegamos ahora a los dos siguientes estadios que es donde se desarrolla la vida de muchas personas espirituales. De hecho es el yoga de focalización Mahamudra completo.

En el primer estadio tenemos a una persona ya notablemente mindful, es decir que pasa ya una parte destacable de su día en la mente consciente. Tanto fuera como dentro del cojín. Más importante, fuera que dentro en este punto (esta es una carencia típica en los meditadores).

Vivimos ahora en el reino de la atención, que se cansa y requiere esfuerzo, vivimos también de alguna manera en un reino insatisfactorio aunque sea menos aflictivo que una vida inconsciente, vivimos en tierra de nadie: ni del todo en la misma realidad que el resto del mundo, ni más allá. Entre dos tierras. Creyendo en esa forma de existir más gozosa que nos prometen pero sin poder tener todavía la seguridad de si existe realmente.

Ahora reiteraré lo dicho muchas veces aquí (y que no se suele decir): no ambiciones estar todo tu tiempo en la mente mindful, pues no es esa la solución final al problema del sufrimiento. Y sobretodo recuerda que la frustración por cualquier cosa que consideres “un desliz tuyo” es mucho peor que el propio desliz.

No importa cuantas veces reviertas a la mente inconsciente y te pierdas en sus patrones de funcionamiento enquistados, ese es justo el proceso, y lo que sobra es la frustración, que solo puede empeorar las cosas. Debemos volver con humildad, pero amabilidad y ternura hacia nosotros mismos, a la mente mindful, sin frustración alguna. De forma suave, amable y diligente.

No solo es menos aflictivo, es más efectivo.

Y volvemos a ella porque en esa mente consciente ocurre el aprendizaje interno imprescindible para evolucionar en un camino espiritual, no porque queramos volver ese estado, definitivo y permanente. De hecho llegará el momento en que la mente mindful será el estorbo pues es terriblemente dual y tosca. Pero será más adelante.

Durante todo este proceso ya estás depurando Alaya, cada segundo en la mente mindful con ánimo de purificar tus reacciones, es de facto un segundo en el que efectivamente estás purificando tus reacciones. Así el beneficio es doble, cada segundo en la mente mindful vale por sí mismo y vale por partida doble porque hará que la mente inconsciente reaccione de forma más alineada a esos principios espirituales que sigues.

Incluso leer de forma mindful, lenta, atenta y consciente, genera muchísimos más (usando una palabra budista) mérito que leer de la forma habitual, superficialmente, deprisa y sin apenas atención. Intenta leer de forma mindful todo texto espiritual. Lenta y consciente. Reflexiva y atenta.

Este también.

Si publico pocas líneas en este blog cada día no es por accidente o para fastidiaros, es para que tengas poco que leer y lo leas con cariño y lentitud (si es que lo encuentras de valor). No sé si mi estrategia funciona, pero es esa.

Tal como también hemos comentado antes, en meditación, con el tiempo, es posible que llegues al punto de solo-ser que no deja de ser la mente despierta (la tercera mente, que veremos más adelante).

La situación que tradicionalmente se ha denominado “no mente”, es decir cuando nuestros pensamientos reactivos paran completamente de forma natural, si es obtenida sin objeto de concentración, no deja de ser la misma mente despierta .

Pero si es obtenida por “bloqueo” gracias a la concentración en un objeto, por sutil que sea, esa misma situación de “no mente” se está ejerciendo desde la mente mindful y se nota la diferencia, es más forzado.

Todo esto es la fase pre-kensho zen (uso la palabra zen porque es más específica, en Mahamudra se dice que se realiza la esencia de la mente, pero es algo más largo) y como hemos dicho, también es el primer yoga Mahamudra que por eso se llama de concentración.

De hecho la mente mindful es una mente concentrativa, mientras que esa característica es opcional en la mente despierta, puedes concentrarte en algún objeto o no… También por eso solo se puede “solo-ser” desde la mente despierta. Estoy repitiendo bastantes veces los mismos mensajes, espero que me disculpéis.

Tal como hemos comentado alguna vez, un tipo de yoga puede perfeccionarse hasta el extremo, alguien puede pasar toda su vida en el yoga de focalización (pasa mucho) y jamás moverse de él. Puede lograr quizá una mente mindful tan estable que penetre hasta el sueño con sueños y se mantenga activa durante toda la vigilia también.

Esa persona es el rey del yoga de focalización pero aún no ha dado un solo paso al siguiente yoga.

En cambio alguien puede tener un mindfulness muy justito y súbitamente un día “click”, hay un evento muy especial y descubre que ahora puede “solo-ser”. Cuando estabilice esa situación, estará preparado para el segundo yoga Mahamudra a pesar de su mindfulness defectuoso.

Seguimos

Dejar un comentario so far
Deja un comentario

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.