Última Tule tiene una forma todavía más extraña de lo que parecía

Se ha reconstruido la forma de Última Tule a partir de una serie de imágenes tomadas cuando la sonda New Horizons estaba unos diez minutos más allá de su máxima aproximación a ese objeto del cinturón de Kuiper. Está formado por dos cuerpos: el más pequeño, Tule, recuerda a una nuez abollada; el más grande, Última, a una torta gruesa. Las primeras imágenes daban a entender que ambos cuerpos eran más redondos. Las líneas de puntos acotan la incertidumbre acerca de la forma de parte del objeto [NASA/Johns Hopkins Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute].

También te puede interesar

El nuevo sistema solar El nuevo sistema solar Abr/Jun 2017 Nº 88

Nuestra imagen del sistema solar ha sufrido un cambio considerable en los últimos años. Misiones como Cassini-Huygens, MSL, New Horizons o Rosetta han obtenido infinidad de detalles sobre numerosos mundos, desde Saturno y sus sorprendentes lunas hasta Marte o Plutón. Se han descubierto nuevos objetos más allá de Neptuno, el pasado de nuestro sistema planetario se ha revelado mucho más tumultuoso de lo que se pensaba y el hallazgo de miles de exoplanetas ha mostrado que, contra todo pronóstico, nuestro pequeño entorno galáctico parece ser excepcional en muchos aspectos. Este monográfico te presenta el estado actual de una de las exploraciones científicas que más han fascinado siempre a la humanidad.

Más información

Nuevas imágenes del pequeño objeto del cinturón de Kuiper conocido como Última Tule, tomadas por la sonda New Horizons, de la NASA, muestran que su conformación es aún más extraña de lo que parecía hasta ahora. En lugar de estar formado por dos cuerpos aproximadamente esféricos que están unidos el uno al otro por un estrecho cuello y que en conjunto recordarían así a un hombre de nieve, ahora parece que Última Tule consta de un cuerpo que recuerda a una torta gruesa, mientras que el otro parece una nuez abollada.

Es lo que se sigue de las imágenes que se tomaron solo diez minutos después del momentro de máxima cercanía: la sonda estaba a unos 9000 kilómetros del objeto. Muestran la cara nocturna de Última Tule, con un estrecho reborde iluminado todavía por el Sol. Las imágenes tienen la exposición suficiente para que se vean estrellas en el fondo. Ha resultado posible reconstruir el perfil del objeto celeste completo a partir de esas líneas iluminadas.

Última, el mayor de los dos cuerpos componentes del objeto, está muy aplanado; parece un disco grueso. Tule, la parte más pequeña, está más redondeada, en cambio, como si fuese una nuez un poco aplastada. Los investigadores de los planetas tendrán dificultades en explicar el origen de cualquiera de estas dos raras formas. No se había visto antes en nuestro sistema solar un objeto con una configuración tan peculiar. Sea como sea, este nuevo conocimiento tendrá consecuencias para la teoría de la formación de los objetos pequeños del sistema solar. Puede aguardarse con mucho interés lo que nos depararán todavía los datos de New Horizons, puesto que hasta ahora solo ha llegado a la Tierra un pequeño tanto por ciento de las imágenes que ha tomado y de los datos de sus mediciones.

Tillman Althaus / Spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Más información en NASA.

Deja un comentario