Trucos para enseñar a tu hijo a ser responsable desde niño

Advertisement

Los padres tenemos una gran misión en la vida, y es la de enseñar a nuestros hijos la importancia de cumplir con ciertos valores. Educar niños responsables es una tarea a largo plazo, que requiere dedicación. 




 

  Un aspecto muy importante en la educación infantil consiste en enseñarle al niño a que asuma responsabilidades a medida que crece. 



 Esto no solo le ayudará a seguir las normas y a que sea más disciplinado sino también a que gane en autonomía e independencia.
  De hecho, se ha demostrado que los niños que se hacen responsables de sus actos desde pequeños se convierten en personas más seguras y toman mejores decisiones en la vida que quienes aprendieron a ser responsables a una edad más avanzada.

Dale tareas dentro del hogar

  Es importante reconocer que la persona responsable realiza sus tareas con diligencia, seriedad y prudencia. Este tipo de individuos saben que las cosas deben hacerse bien desde su inicio hasta el final.



  Las tareas del hogar deben ser compartidas por todos los miembros de la familia, desde los más pequeñitos hasta los ancianos. Eso debes enseñárselo al niño.
  Él es el mayor responsable de tener su habitación recogida y sus juguetes en su sitio. No está bien que mamá y papá anden el día entero detrás de él para ordenar todo el desorden que hace.

Cómo enseñar a tu hijo el valor de la responsabilidad

1. Evita utilizar el modelo de castigo

  La mejor manera de enseñarle a tu hijo a ser una persona responsable es que copie tu ejemplo. Es importante que los padres muestren que son personas comprometidas y cumplidoras con todas sus tareas. Así, podrán esperar que ellos también las hagan con responsabilidad.



  El niño aprende y hace lo que ve mucho más rápido que cuando se lo indicas verbalmente. Por este motivo, las actitudes agresivas o castigos no son la forma más adecuada para conseguir los objetivos.
  Tu hijo debe aprender a dialogar, escuchar y valorar las opiniones de los demás de la misma forma que las propias. Entonces, el diálogo, la comunicación y el razonamiento deben sustituir a la agresividad y la imposición por la fuerza.

2. No recurras al modelo de padres sobreprotectores

  Hay adultos que tratan de evitar que sus hijos afronten cualquier tipo de dificultad. Ellos resuelven todo sin dejar que el niño tome conciencia de que está en un problema.



  Con este modelo, el hijo va creciendo con la convicción de que no se tiene que preocupar por nada, y así la consecuencia será que el infante nunca tome decisiones y no asuma la responsabilidad de sus acciones.

3. Enséñale a valorar el dinero

  Desde una edad muy temprana, los niños deben empezar a comprender el valor del dinero y la responsabilidad que conlleva tenerlo.
  Si los padres no saben manejar bien la nómina que ingresan en su hogar, tendrán como resultado la imposibilidad de orientar a sus hijos en el ahorro.



  Existe una gran diferencia entre la necesidad y el deseo. Por ello, debes explicarle al pequeño que debe comprarse solo lo necesario y esperar un poco para adquirir lo que se desea.
  Además, puedes planificar un presupuesto junto con el niño para que ahorre y pueda comprarse sus caprichos, como por ejemplo, un juguete. Sin duda, será una herramienta sumamente válida para su futuro.

4. Permítele que tome algunas decisiones

  Dejar que el niño tome decisiones en algunos ámbitos es una idea excelente para fomentar su sentido de responsabilidad y estimular su autonomía.
 De hecho, se ha demostrado que los niños que toman pequeñas decisiones por sí solos desarrollan una mayor seguridad, tienen una mejor autoestima y son más independientes.



  Para fomentar su capacidad de decisión puedes permitirle que escoja la ropa que usa a diario, los libros que quiere leer, las películas que quiere ver o las actividades extraescolares en las que prefiere inscribirse. Además, hazle notar las consecuencias de sus decisiones, sean acertadas o erróneas.

5. Ser pacientes

  Ser responsable es una tarea de día a día, así que es muy probable que tu pequeño cometa errores. 



 Es importante que como papás remarquemos siempre que estaremos ahí para brindarle ayuda, mas no para resolverle todo el problema. Paciencia es algo que sin duda nuestro hijo aprenderá con el paso del tiempo. ¡Así que no hay que desesperarse!

6. Enséñale a preocuparse por los demás

  Con 2, 3, 4 años el niño debe aprender a preocuparse por los demás y ayudarlos toda vez que lo necesiten. 
 Así también le estarás enseñando a ser responsable con sus semejantes. Su mayor responsabilidad radica en estudiar y aprender algo nuevo cada día, pero debe conocer que quienes le rodean lo necesitan tanto como él a ellos.



  Si a mamá le duele la cabeza y se acuesta él puede muy bien acariciarle la frente para que se le quite el dolor y estar un rato junto a ella.
 Enseñar a un niño a amar y querer a los demás también es preocuparse por su bienestar físico y emocional.
 Es importante que el menor no siempre sea el centro de las preocupaciones familiares. Él tiene que aprender que los restantes miembros del núcleo son humanos y, como tal, importantes.



  La responsabilidad como valor social está ligada al compromiso. La responsabilidad garantiza el cumplimiento de los compromisos adquiridos y genera confianza y tranquilidad entre las personas. 
 Toda responsabilidad está estrechamente unida a la obligación y al deber. Ambos conceptos constituyen la materia prima de la responsabilidad.
  Las personas responsables no solo son valoradas por los demás, también se autovaloran mejor que la media. 




Merece la pena una educación en este sentido, sobre todo teniendo en cuenta que los cimientos de una persona responsable se crean desde la infancia.

Ir a la fuente

Zacarias Perdomo

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.

Categorias

Síguenos