Todo lo que deberías saber sobre el lupus

 Alrededor del mundo existen un sinfín de enfermedades, unas mucho más preocupantes que otras y, por consiguiente, más reconocidas, peligrosas y con cuadros sintomatológicos elaborados.

No obstante, lo mencionado anteriormente llega a perder fuerza a la hora de nombrar otras dolencias. Un ejemplo perfecto para describirlo es el lupus.

¿Qué es el lupus?
Es considerada como una de las enfermedades más peligrosas e inestables alojadas en el cuerpo humano, todo gracias a su característica principal: es autoinmunitaria.
Los padecimientos de dicha denominación son poco comunes y, a su vez, son impredecibles, teniendo en cuenta la afectación del sistema inmunitario.
El lupus se encarga de atacar y afectar las células pertenecientes a dicho sistema.
 El lupus se encarga de destruir las defensas corporales, que no son capaces de hacer frente a bacterias y otro tipo de sustancias nocivas para el organismo.
El sistema inmunitario y el lupus
Con base en lo anterior, estos se encuentran ligados de sobremanera. Hablemos un poco sobre el sistema inmunitario y su importancia para el organismo.
  • Este se encuentra conformado por órganos especiales, células, tejidos, proteínas, entre otras cosas.
  • Este conjunto cumple con la función principal de proteger a todo el cuerpo de elementos extraños.
  • Dentro de estos elementos destacan las bacterias, los gérmenes y los microorganismos. Y es que estos se encuentran prácticamente en cualquier rincón por el cual nos desplazamos.
En síntesis, el sistema inmunitario es un conjunto de funciones pertenecientes al cuerpo encargadas de proteger al mismo; pero, ¿qué tiene que ver con una enfermedad como el lupus?
A pesar de no ser una enfermedad contagiosa, esta afecta todas las defensas del cuerpo. De ahí su estrecha relación con el sistema en cuestión. Poco a poco va atacando células y tejidos.
Tipos de lupus
Esta enfermedad se divide en tres tipos, los cuales expondremos a continuación.
1. Lupus eritematoso sistémico
También conocido como LES, por sus siglas en inglés, este tipo de lupus es el más común de todos. Los especialistas le llaman de manera simple ‘lupus’, ahorrándose el resto del nombre.
  • Este afecta de manera regular los sistemas más importantes, especialmente los órganos como el corazón, el cerebro y los riñones.
  • Su cuadro sintomatológico es bastante variado; en algunas personas llega a ser extremadamente severo y en otras, muy leve.
2. Lupus discoide o cutáneo
Tal y como lo indica su nombre, este tipo de padecimiento afecta de forma primordial los tejidos de la piel.
Teniendo en cuenta que esta cubre el 100 % del cuerpo en su zona más externa, cualquier parte del mismo puede resultar afectada. No obstante, sus síntomas se dan en el rostro y el cuero cabelludo.
Los principales son la aparición de erupciones cutáneas color rojo, o cambios en el tono de la piel.
3. Lupus secundario a medicamentos
Este tipo de padecimiento es similar al lupus sistémico, sin embargo está ocasionado por el rechazo por parte del organismo a ciertos medicamentos.
Afortunadamente, la suspensión del tratamiento puede ser suficiente para mejorar sus síntomas, ya que inmediatamente desaparece.
Los síntomas del lupus secundario tienden a ser menos severos que los del sistémico.
¿Es posible reconocer el lupus?
Es posible reconocer el lupus
Esta enfermedad es compleja, no solo para quien la padece, sino para los profesionales de la salud.
Y es que a veces es difícil dar un diagnóstico seguro.

A pesar de ello, el lupus ofrece algunas señales que ayudan a identificarla.
A continuación las más comunes:
  •     Dolor articular.
  •     Inflamación articular.
  •     Hinchazón de glándulas tiroideas.
  •     Cansancio extremo y sin sentido.
  •     Pérdida de cabello.
  •     Tristeza y preocupación en extremo.
  •     Afecciones en el rostro.
  •     Dolor en el pecho.
Para tener en cuenta
La aparición de estos síntomas son denominados brotes, y estos pueden aparecer y desaparecer; se recomienda visitar al médico de confianza.
Esta enfermedad puede presentarse en cualquier ser humano; su origen es desconocido, pero se asocia con factores hereditarios.
A pesar de no tener cura, existen muchas maneras de tratar el lupus; para ello, debemos acudir a un especialista.
Asistir a charlas con otros pacientes de esta enfermedad puede contribuir a sobrellevarla.
Este articulo fue realizado gracias a mejorconsalud.com Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.


Deja un comentario