Terapia de arte para sanar heridas emocionales

Tal vez la idea de sentarte frente a alguien desconocido y contarle todos tus problemas no te parezca lo más atractivo, pero por el otro lado realmente quieres trabajar con temas que te aturden o te traen problemas. Por eso, este tipo de terapia basada en el arte podría ser tu mejor opción. 

Este tipo de terapia tiene como premisa que las expresiones creativas de forma libre pueden ayudar a sanar y tener un mejor bienestar mental. No se centra solamente en arte sino que integra técnicas de la psicoterapia con un proceso creativo. Es un método que se comenzó a utilizar mucho más a mediados del siglo XX, ya que los especialistas se comenzaron a dar cuenta que las personas con algún desorden mental se expresaban de formas creativas: con dibujos, escritos, etcétera. Desde entonces se le comenzó a dar importancia a esta técnica. 

La terapia con arte se puede utilizar para tratar una gran cantidad de desordenes mentales y tensiones psicológicas. En algunas ocasiones se combina con terapias como la cognitivo conductual o terapia de grupo, esto depende de cada quien y siempre tienes que sentirte cómodo con el tipo de terapia que eliges para que realmente funcione bien. 

 

Puede ser un tratamiento para: 

•    Personas con ansiedad o depresión. 
•    Niños con problemas de aprendizaje. 
•    Personas que hayan sufrido alguna lesión cerebral. 
•    Niños o adultos que hayan pasado por algún evento traumático. 

 

¿Cómo funciona? 

Un terapeuta que basa su práctica en esto va a implementar diferentes técnicas artísticas durante la sesión. Aquí lo más importante está en tu experiencia interior: tus sentimientos, percepciones e imaginación. El énfasis se pone primero en desarrollar y expresar imágenes que vienen del interior de una persona. 

Existen diferentes tipos de terapia: 

Pintar. Este tipo de terapia es, probablemente, la que brinda mayores beneficios ya que las posibilidades aquí son infinitas. Pintar te brinda una gran libertad para expresarte, ya sea desde los colores, texturas y poder pintar todo lo que se te ocurra. 

Hacer collages. Aquí lo que necesitas hacer es recortar y pegar diferentes cosas para que puedas expresar cómo te sientes y qué emociones tienes adentro de ti. Es también una buena forma de exteriorizar todo lo que te guardas a través de recortes. 

Fotografía. Si lo tuyo no es hacer cosas manuales, pero quieres plasmar lo que sientes de alguna manera, puedes optar por lo digital. Todos los celulares hoy en día tienen cámara, así que es posible que puedas hacer un tipo ensayo de las cosas que te desagradan o de lo que te gusta y te llena de vida.  

Como todas las terapias, lo importante siempre es que tú te sientas cómodo con tu terapeuta y con el estilo que hayas elegido. Cuando esto sucede, puedes abrirte a compartir lo que sientes y estarás dispuesto a hablar de las cosas con más confianza. 

Te puede interesar: 7 tipos de terapia psicológica. ¿Cuál es ideal para ti?

Deja un comentario