TEORIA DEL SUPERHOMBRE

La colección otros Mundos de Plaza y Janés, significó un antes y un después en la divulgación de las tesis alternativas.

Buena parte de estos libros no se han digitalizado, y poco a poco van desapareciendo de Las Bibliotecas al no ser demandados por desconocimiento de los lectores.

Sin duda una colección imprescindible para comprender la evolución histórica de nosotros mismos, de buscar respuestas a esas preguntas que el día a día se empeña en ocultarnos.

maestroviejo

El libro Teoría del superhombre fue escrito por Víctor Colmenarejo y publicado por Plaza y Janes en esta colección en julio de 1969, Colmenarejo nos plantea su escrito en cuatro partes; Hombre y Superhombre, El universo biologico, La historia desconocida, y La sociedad psíquica. En la primera parte nos plantea la ciencia de la fe, referente con el alma y el espiritu, el futuro de la biologia y la regeneración de la vida.

https://mega.nz/#!EkYSUYoI!5I9i02A7Qd9qsaTpzu16OrGaDbIhbglKUzfa4P0cgAA

Mi abuelo paterno era castellano de la meseta, encargado de una central eléctrica, creyente fanático del progreso y de la Ciencia, socialista hasta la médula y, durante la mayor parte de su vida, ateo práctico. Por el contrario, mi abuelo materno, ganadero montañés, creyente fiel y puritano, padre de trece hijos a los que regía como un patriarca con mano dura y corazón amoroso, era un intransigente defensor de los valores tradicionales de la Religión y de la Patria.

Difícilmente, de haberlos buscado, se podrían haber encontrado dos hombres con un contraste más radical en sus ideas, lo cual fue, cuando en los principios de una adolescencia precoz comencé a hacerme consciente del mundo de las ideas, un constante revulsivo para mi pensamiento, sin que pudiera acabar por adherirme plenamente a ninguno de los dos, porque los sentimientos que ambos suscitaban en mí eran ambivalentes, cimentados como estaban por sus fuertes personalidades, la rectitud, nobleza e inteligencia de sus convicciones, así como por la gran simpatía y cariño con que me trataban y gustaban de discutir sus respectivas ideas.

A ellos debo, sin duda, y a mi padre, una amplitud de criterio que me ha permitido casi siempre ver con frialdad los pros y los contras de cada cuestión, y que con frecuencia me ha impedido adherirme demasiado radicalmente a ninguna opinión ajena. Mi padre, por otra parte, el hombre que mayor influencia ha ejercido en la formación de mi carácter y de mi pensamiento, era hombre muy …

Deja un comentario