Por difícil que sea un niño, no dejes nunca de hablarle bonito

Los niños, seres especiales, pequeñas cajas de sorpresa, baúl de emociones y ocurrencias, pero especialmente cera… el niño es como la cera de vela, en la cual quedará impreso todo lo que en él se grabe, intencionalmente o no, el niño repetirá todo lo que vio y escuchó en algún momento de su vida. Solemos perder la paciencia muchas veces con los niños, pueden llegar a ser agotadores y bastante difíciles de disciplinar, llegan a… Seguir leyendo