Quien se dedica a crecer, no tiene tiempo para criticar

No hay nada más agotador que escuchar a una persona criticar y malmeter contra todo lo que se mueve. Además, vivir rodeados de este peculiar negativismo nos acaba haciendo sentir fatal, pues las palabras y las actitudes de un criticón son como virus que se adentran en nuestra mente y la devastan.   El entrenador  de un exitoso equipo deportivo explicó en una ocasión que en vez de criticar y centrarse en lo que hicieron mal… Seguir leyendo