ESPACIONAVES GIGANTES: Una nave luminosa necesita por lo menos dos impulsos: uno normal que proporciona impulso hasta alcanzar la velocidad de la luz, y un segundo híper‑impulso, como vosotros lo llamaríais. Con este segundo impulso paralizamos el tiempo y el espacio. Y sólo cuando el tiempo y el espacio han dejado de existir somos capaces de viajar a distancias de años-luz en una fracción de segundo. Todo se realiza de una manera tan rápida que los vivientes ni se dan cuenta. -dijo la extraterrestre-

ESPACIONAVES GIGANTES: Una nave luminosa necesita por lo menos dos impulsos: uno normal que proporciona impulso hasta alcanzar la velocidad de la luz, y un segundo híper‑impulso, como vosotros lo llamaríais. Con este segundo impulso paralizamos el tiempo y el espacio. Y sólo cuando el tiempo y el espacio han dejado de existir somos capaces de viajar a distancias de años-luz en una fracción de segundo. Todo se realiza de una manera tan rápida que… Seguir leyendo