EL EMOCIONÓMETRO DEL INSPECTOR DRILO, 2º caso

¡¡Empoderando a nuestros niños!!

 

Resolvemos el primer caso del Inspector DRILO (Link)
Ya ha pasado una semana y ya toca resolver el primer caso.
Aquí están mis inspectores investigando pistas, buscando diferentes soluciones para el caso de la Señora Ciervis….

 

Y, así es como lo han resuelto:

 

  • Hugo, el de más abajo (todo escrito, sin dibujos), como punto 2. Interpretación, pensamientos, plantea que la señora Ciervis recuerda repentinamente que esa tarde tiene un teatro y que va a llegar tarde si no se da prisa. Y, como punto 3. Emoción, habla de la alegría “estaba contenta porque iba al teatro”
  • Eva (la de en medio) en cambio, lo interpreta de una forma completamente diferente… Como punto 2.Interpretación, dibuja un pulpo…. “De repente, la Señora Ciervis siente que un pulpo le toca los pies… Ahhh! Qué asco” Le invade entonces el asco y el miedo (esto sería el punto 3. Emociones)
  • Y, por último (el de más arriba) tenemos el dibujo del papi, que quería participar, el que más!! Su punto 2. expresado de una manera muy gráfica, es un cazador. La señora Ciervis ve de repente un cazador, le asalta el miedo (punto 3. Emoción) y sale huyendo..

¡¡Qué interesante!! ¡¡Ante una misma situación,  3 interpretaciones completamente distintas que despiertan 3 emociones diferentes…..!!

Este tipo de juegos ayudan, no sólo a empoderar a los niños en el sentido de hacerles entender que según cómo interpreten lo que les sucede, así es como se van a sentir y por lo tanto que su felicidad no depende de los ACONTECIMIENTOS, sino de CÓMO INTERPRETAN esos acontecimientos (LINK); sino que además favorecen la empatía, la capacidad de entender y sentir lo que al otro le ocurre, su punto de vista. ¿Quién de los 3 tiene razón, Hugo, Eva, el papi?
¡¡LOS 3 TIENEN RAZÓN!!
¿De qué sirve entonces querer imponer tanto mi razón? ¿Quizás sea más interesante sumar razones, las de los otros a la mía? Ampliamos así la perspectiva de cómo vemos las cosas. No sólo hay una forma, hay muchas… y todas, en cierta medida, son válidas!!

Y, hay más interpretaciones:

  • Dácil, una mami, compartió su interpretación: “Estaba prohibido bañarse en el lago y de repente vio un gendarme...” ¡¡Qué bueno!! ¡Otra forma distinta de interpretarlo! ¡Muchas gracias por compartir!
  • Y, el libro propone una historia completamente diferente…
La Señora Ciervis, mientras se baña en el río ve unas avispas revolotear por su cabeza. Le invade el miedo y sale huyendo.

Vamos pues a seguir entrenando nuestro músculo de la INTERPRETACIÓN con nuestro 2º caso….


Segundo caso del Inspector DRILO: ¿Qué le ocurre a Quinto Rat?

 

 

“En casa de los Rat estaban todos despiertos y muy agitados, el inspector Drilo llegó después de recibir su llamada. En la habitación de los quintillizos, Quinto Rat se encontraba acurrucado en un rincón de la litera, temblaba y lloraba desconsoladamente. A su lado, mami Rat le abrazaba para intentar consolarle. 
-¿Qué ha ocurrido?- preguntó el Inspector Drilo
– Ya es la tercera noche que Quinto Rat se despierta de madrugada gritando y comienza a llorar. No nos cuenta qué le pasa- explicó papi Rat. 
-De acuerdo- dijo el Inspector- Necesitaría que me dejaran un momento a solas en la habitación…”

En este 2º caso, tenemos claro el punto 4. La Reacción, la Conducta y nuestros Inspectores deben averiguar los otros 3 puntos: 
punto 1. La situación, 
punto 2. Interpretación, pensamientos y 
punto 3. Emoción.

 

¡¡Animaros a participar con vuestros niños y convertiros en Inspectores!! ¡¡Inspectores de seres humanos!! 
Y, si os apetece, podéis compartir todo lo descubierto en los comentarios del blog y así ampliamos perspectivas….

¡¡Será un gran placer leer todas las posibles interpretaciones!!
¡¡Gracias!! 
¡El próximo jueves más!

 

Ir a la fuente

EL EMOCIONÓMETRO DEL INSPECTOR DRILO

NUEVO PROYECTO, 


Empoderando a nuestros niños
¡¡Iniciamos un nuevo proyecto!! EL EMOCIONÓMETRO DEL INSPECTOR DRILO, de Susanna Isern, ilustrado por Mónica Carretero, editorial NubeOcho (LINK)
La diferencia y el gran encanto de este manual de emociones radica en que favorece el empoderamiento del niño.
¿Cómo?
Desde el principio, el Emocionómetro explica con un sencillo esquema compuesto por 4 puntos, cómo se producen las emociones:

  • 1º SITUACIÓN. Se produce una situación concreta. Ocurre algo.
  • 2º INTERPRETACIÓN. Percibimos esta situación y le damos un sentido, la interpretamos, creamos pensamientos acerca de lo ocurrido. Y esa interpretación depende 100% de las “gafas” con las que estemos viendo lo ocurrido. Nuestras ideas, pensamientos, lo que hayamos hecho justo antes o cómo nos encontremos ese día, pueden influir en nuestra interpretación de los hechos.
  • 3º EMOCIÓN. La interpretación de la situación produce una emoción en nosotros. La emoción pone en marcha unas reacciones o cambios físicos en nuestro cuerpo (todas las emociones se expresan a través del cuerpo).
  • 4º CONDUCTA. Según sea la emoción, así reaccionamos y actuamos.

El 2º paso, el de la INTERPRETACIÓN, es el paso clave, el paso del empoderamiento. La situación es la que es, no la podemos cambiar. Sin embargo, según cómo interpretamos esa situación, así nos sentimos.
Y ¿cómo nos queremos sentir? ¿De quién depende entonces la emoción que sentimos?
Y, aquí radica todo nuestro poder.
Depende única y exclusivamente de cada uno de nosotros.

La felicidad y el sufrimiento (dos caras de la misma moneda) no tienen tanto que ver con las circunstancias que nos rodean, con las cosas que nos ocurren, sino con cómo interpretamos, qué nos decimos (en nuestro eterno diálogo interno) respecto a esas circunstancias.

Hay un dicho popular que dice así: “Piensa mal y acertarás”
¡¡Pues quizás acertarás, pero probablemente no seas más feliz!!
Porque no cambiarlo a “Piensa bien, quizás te equivoques, si bien te sentirás más feliz”
¡¡Qué más da acertar o no!! Nuestro objetivo en la vida es ser felices. Y, eso sí depende de cada uno de nosotros. Depende de las gafas que usamos para interpretar todo aquello que nos ocurre.

La dificultad que tenemos es que nacemos con un cerebro “cableado para sobrevivir” no para ser feliz. Y, por este motivo, ve peligros por todos los lados, y focaliza su atención y registra en su memoria a largo plazo todos esos peligros. Tiene tendencia a INTERPRETAR EN NEGATIVO (por el por si acaso…)
La suerte que tenemos es que nuestro cerebro es moldeable. Podemos re-cablearlo para que focalice su atención en cosas que nos produzcan más felicidad. Debemos enseñarle a PENSAR BIEN, a INTERPRETAR A NUESTRO FAVOR.  Para ello, es necesario disciplina, paciencia, perseverancia, autocompasión….

¿Y, qué mejor que ir entrenando esta capacidad de nuestro cerebro desde pequeños?
¡Este Emocionómetro nos ayuda en esta tarea! Veamos cómo….

¿En qué consiste el EMOCIONÓMETRO DEL INSPECTOR DRILO?
En este proyecto vamos a focalizar nuestra atención en el punto 2. LA INTERPRETACIÓN, si bien este libro tiene muchas otras peculiaridades que lo hacen tan especial y tan valioso:

  • El Emocionómetro presenta varios casos que el Inspector Drilo debe resolver. Cada caso da pie a presentar una emoción. Esto ayuda a los niños a entender mejor la emoción ya que ésta viene rodeada de todo un contexto, de toda una historia, de algo concreto (no abstracto).
  • La descripción de las distintas emociones viene acompañada de una explicación muy gráfica de cómo éstas se expresan a través del cuerpo. Esta información es muy valiosa, ya que esta reconexión con el cuerpo permite darnos cuenta, de forma precoz, de que una emoción nos está invadiendo y permite hacer STOP evitando así cualquier reacción impulsiva guiada por la emoción.
  • La fabulosa idea del Emocionómetro o medidor de emociones. No sólo se trata de identificar la emoción sino también de medir su intensidad (se puede imprimir el emocionómetro y construirlo en este LINK). ¡No es lo mismo estar un poco enfadados que estar furiosos! Nuestras reacciones impulsivas serán muy diferentes y nuestra forma de gestionarlo también será muy diferente.
  • El libro termina con unas recetas y ejercicios que ayudan a regular las distintas emociones evitando así que nos desborden.

Un entrenamiento. Nos convertimos en el Inspector Drilo
¿En qué consiste el entrenamiento?
Cada jueves presentaré un nuevo caso del libro. Contaré sólo uno o dos de los 4 puntos del esquema explicados arriba (1.Situación, 2.Interpretación, 3.Emoción, 4.Conducta).
Los niños, con estos pocos datos se convierten entonces, en detectives y deben averiguar los otros puntos del esquema que faltan. Los dibujan y/o escriben.
Resulta muy interesante también plantearles que busquen otros finales posibles (lo que seguro supondrá un cambio en la interpretación y en la emoción..).

Si os apetece formar parte junto con vuestros hijos de este proyecto, sólo tenéis que presentarles el caso, explicarles bien el esquema Situación-Pensamiento-Emoción-Conducta y después dejar que su imaginación, ingenio y creatividad hagan el resto.

Podéis compartir todo lo descubierto por vuestros hijos realizando a través de los comentarios del blog. Será un verdadero placer leeros. Seguro que, entre todos, descubrimos muchísimas formas de interpretar una misma situación!!

La próxima semana, antes de presentar el siguiente caso, haré un resumen de todo lo que compartáis y contaré el verdadero final del caso….  No se trata realmente de acertar. Todo lo contrario! Se trata de darnos cuenta de que la interpretación es libre y depende de cada uno, y en ella reside nuestro verdadero poder.

Primer caso: LA MISTERIOSA HUIDA DE LA SEÑORITA CIERVIS 

“Aquella era una tarde soleada de verano, Drilo se encontraba paseando en el sendero que había junto al río de Forestville cuando vio a lo lejos a su vecina, la señorita Ciervis, resfrescando sus pies en la orilla mientras tatareaba una canción.
De pronto, la señorita Ciervis se calló y se quedó muy quieta durante varios segundos, parecía haber visto algo. Acto seguido arrancó a correr a toda velocidad y no se detuvo hasta que llegó a casa.
El inspector Drilo lo observó todo con detenimiento y tomó unas notas en su cuaderno.”

¿Qué ha ocurrido?

  • La situación es clara: la señorita Ciervis está tranquila en la orilla hasta que por algún misterioso motivo, se levanta y se va corriendo.
  • La conducta por lo tanto es de huída.

 

  • ¿Qué ha ocurrido en medio, entre la situación y la conducta? Toca investigar el punto 2.Interpretación, pensamientos y el punto 3. Emoción ¿Qué pensamientos y emoción han podido invadir a la señorita Ciervis para acabar teniendo esa conducta de huida?


 


Y, ahora ¡¡A INVESTIGAR!!
En una semana, compartiré vuestras respuestas junto con las de Hugo y Eva y la solución final….

Ir a la fuente