El cuidado y cariño por los animales está en nuestros genes

La gente que muestra un grado elevado de cuidado por otras especies comparte una variación genética que produce el neurotransmisor oxitocina, también conocido como la «hormona del amor», según un nuevo estudio científico. En su papel como neurotransmisor, la oxitocina está implicada en comportamientos relacionados con la confianza, el altruismo, la generosidad, la formación de vínculos, los comportamientos de cuidado, la empatía o la compasión, pero hay mucho más: ahora también se ha establecido que… Seguir leyendo