Cinco indicadores de una persona de mal corazón

Como cristianos, a menudo nos cuesta mucho discernir entre un corazón malvado, y un pecador ordinario que se equivoca, que no es perfecto, y está lleno de debilidad y pecado. Tendemos a pensar que el humano es intrínsecamente bueno, y que cuando no lo es, no es por maldad sino por un error o algo comprensible que lleva a la gente a actuar mal. Creo que una de las razones por las que no “vemos”… Seguir leyendo