Sociedad civil se reúne con los derechos ciudadanos bajo ataque

Miembros de los “chalecos amarillos” durante una de sus jornadas de protesta en París, ante el Arco de Triunfo. Crédito: Olivier Ortelpa/CC By 2.0

Miembros de los “chalecos amarillos” durante una de sus jornadas de protesta en París, ante el Arco de Triunfo. Crédito: Olivier Ortelpa/CC By 2.0

En medio de los crecientes ataques contra los activistas por los derechos humanos en el mundo y las protestas masivas en países como Francia y Serbia, los grupos de la sociedad civil instan a los gobiernos a garantizar la protección de los “valores democráticos” y de la libertad de expresión.

En Belgrado, unos 850 activistas de derechos humanos, líderes de la sociedad civil y ciudadanos comprometidos se reúnen desde este lunes 8 y hasta el viernes 12, durante la Semana Internacional de la Sociedad Civil (ICSW, en inglés), organizada la alianza global de organizaciones de la sociedad civil Civicus y la serbia Asociación para las Iniciativas Cívicas, con el apoyo de la Red de Desarrollo de la Sociedad Civil de los Balcanes.

Bajo el lema de “El poder de la unión”, ICSW 2019 “busca generar diálogos profundos entre los líderes de la sociedad civil, los defensores de la justicia social, los profesionales del desarrollo, los miembros de la comunidad filantrópica, los diplomáticos y otros sobre los nuevos desafíos globales y cómo debe ser la sociedad civil para poder darles respuesta”, dijo Mandeep Tiwana, director de programas de Civicus.

“La defensa de los valores democráticos, el espacio cívico y la participación, junto con la acción ciudadana, estarán entre los temas de discusión”, planteó a IPS en una entrevista desde Belgrado.

“Nuestro mensaje a los gobiernos es que el derecho a la protesta pacífica es un derecho humano básico consagrado en el derecho constitucional e internacional. Los gobiernos tienen la responsabilidad inherente de permitir el derecho a la protesta pacífica como un elemento integral de la defensa de la democracia”, agregó.

La ICSW 2019 se celebra en un momento en que las organizaciones de derechos humanos, activistas y trabajadores de los medios de comunicación soportan una creciente represión en varias regiones del mundo, en una espiral que incluye arrestos, golpizas y asesinatos que han conmocionado e indignado a los observadores internacionales.

“País tras país, la democracia vive bajo ataque, con movimientos populistas y de derecha que ganan terreno y una regresión democrática incluso en países históricamente considerados bastiones de la democracia”, considera Civicus, con su base en Johannesburgo.

“Se persigue a activistas, periodistas y personas que denuncian las crecientes restricciones. El aumento histórico de los líderes populistas ocasiona la erosión de las libertades fundamentales e incrementa la polarización política y siembra la división”, agrega el grupo que congrega al activismo mundial.

Ante esta situación, lo esperanzador, según los representantes de Civicus, es que la sociedad civil y la ciudanía, alarmados por la situación, han comenzado a responder con “determinación renovada” a los desafíos sin precedentes que enfrenta el mundo.

Esta determinación va a centrar las deliberaciones de la ICSW, que este año cuenta con una gran participación de jóvenes.

“El encuentro de este año en Serbia llega en un momento crítico y oportuno para que la sociedad civil y los ciudadanos del mundo se den cuenta del poder de la acción colectiva unificada para desafiar una tendencia global que amenaza nuestras libertades fundamentales”, dijo Lysa John, secretaria general de Civicus.

Los debates en Belgrado comenzaron con un contexto de inquietud en varios países: las concentraciones públicas masivas se mantienen en el país anfitrión, mientras en Francia los llamados “chalecos amarillos” volvieron a las alles el 6 de abril en París y otras ciudades, en la 21 semana consecutiva de manifestaciones.

Las protestas en Francia de este grupo de descontentos comenzaron en noviembre en respuesta al incremento de los combustibles, y los manifestantes aseguran que no saldrán de las calles hasta que se cumplan sus demandas de una reforma de la sociedad francesa, que quite los privilegios de las élites.

Durante las primeras semanas,  grupos de derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch criticaron a la policía francesa por el uso de “fuerza excesiva” y la “mano dura” de los agentes antidisturbios para controlar el desbordamiento de las multitudes.

Pero grupos de manifestantes también han protagonizada actos de violencia, saqueos y ataques a los profesionales de los medios mientras cubrían las protestas.

De hecho, los trabajadores de los medios de comunicación a menudo se encuentran atrapados entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes cuando intentan informar sobre incidentes turbulentos.

El papel de los medios de comunicación y su relación con la sociedad civil, insiste Civicus, será un tema clave de discusión en la ICSW 2019, junto como afrontar mejor la protección de los defensores de los derechos.

“Civicus está trabajando de varias maneras para detener los ataques contra miembros de los medios de comunicación y activistas de la sociedad civil a los que se agrede por exponer violaciones de derechos o decir la verdad al poder”, dijo Tiwana.

“Nos comprometemos con una amplia gama de organizaciones de la sociedad civil que apoyan la libertad de prensa utilizando varios enfoques, que van desde la investigación y el análisis participativos en profundidad hasta la sensibilización sobre los ataques a los medios de comunicación, la formación de coaliciones estratégicas y la participación directa de los responsables de la toma de decisiones a nivel nacional e internacional”, añadió.

Para Tiwana, en algunos casos los esfuerzos conjuntos han contribuido a “ la liberación de periodistas y el desmantelamiento de los proyectos de ley represivos que restringen las libertades de los medios”.

En otros, esos esfuerzos “han ayudado a poner las graves violaciones de las libertades de los medios en el radar de la Organización de las Naciones Unidas, mediante sus diversos mecanismos de derechos humanos”, añadió.

La elección de la capital Serbia como sede de la ICSW 2019 pretende adicionalmente poner la atención sobre las protestas ciudadanas en ese país y recordar la sangrienta historia reciente de los Balcanes, para así reforzar la necesidad de mantener una vigilancia internacional especial en materia de protección de los derechos en esa región del mundo, algo importante para la sociedad civil internacional.

“Durante la década de los 90, los regímenes autoritarios produjeron conflictos, graves violaciones de los derechos humanos y genocidios. Hoy, al acercarnos a ser miembros de la Unión Europea, los mecanismos independientes de monitoreo interno e internacional muestran una disminución de las libertades de los medios, una falta de separación de los poderes y un estado de derecho en deterioro”, dijo Maja Stojanovic, de la serbia Asociación para las Iniciativas Cívicas.

“Esta región, y en particular Serbia, evidencia que cambiar leyes, estrategias o gobiernos no ofrece garantías: la democracia no existe si no se construye constantemente. Al organizar el encuentro de este año en Belgrado, enviaremos mensajes conectados con el contexto y circunstancias locales, y que al mismo tiempo reflejen ampliamente los desafíos globales”, dijo.

Antes del comienzo de la reunión, Serbia y otros cuatro países fueron incluidos en una lista de vigilancia mundial de países que han visto “una escalada de graves amenazas a las libertades fundamentales en las últimas semanas y meses”, según Civicus Monitor, una plataforma en línea que rastrea las amenazas a la sociedad civil en todo el mundo.

Los ciudadanos de esos cinco países (Afganistán, Arabia Saudita, Sudán y Venezuela son los otros) sufren un aumento de las violaciones de derechos que incluyen “asesinatos, ataques contra manifestantes, restricciones a los medios y detenciones arbitrarias de defensores de los derechos humanos”, según el monitor.

“Es profundamente preocupante ver amenazas crecientes a los derechos básicos en estos países”, dijo Marianna Belalba, que lidera el área de Investigación del Espacio Cívico de Civicus.

“Es fundamental que esos cinco gobiernos se den cuenta de que no respetan el derecho internacional y toman medidas rápidas para respetar las libertades más básicas de sus ciudadanos en una sociedad democrática”, dijo Belalba.

Civicus también está solicitando a los “Estados vecinos y organismos internacionales que presionen a esos países para que pongan fin a la represión”, aseguró.

Sociedad civil se reúne con los derechos ciudadanos bajo ataque

La revuelta de los chalecos amarillos en Francia #Katecon2006

El movimiento de los chalecos amarillos (en francés, Mouvement des gilets jaunes) es un movimiento social de protesta que se formó en Francia a partir del mes de octubre del 2018.​ El movimiento también se extendió, en menor medida, a otros países vecinos principalmente Bélgica, Países Bajos, Alemania, Reino Unido, Grecia, Italia, y España.Es un movimiento espontáneo y transversal. Ciudadanos de todas las ideologías desde la izquierda radical pasando por moderados desengañados de la política tradicional hasta la ultraderecha nacionalista, se unieron a las protestas. Dentro de este movimiento, hay referentes como Laëtitia Dewalle, Éric Drouet,​ Ingrid Levavasseur, Priscillia Ludosky, Jacline Mouraud, Maxime Nicolle, Hayk Shahinyan entre otros, que actúan de portavoces improvisados de este movimiento.

Este movimiento social y político nace del fracaso del sistema sustentado por los partidos políticos tradicionales y apoyados, los que los medios  definen como partidos políticos moderados, que no se preocupan de los problemas de los ciudadanos y no hacen política social real. 
El origen de sus movilizaciones era protestar contra la subida del precio de los combustibles y de los impuestos, la pérdida de poder adquisitivo de las clases medias y bajas y el sentimiento de abandono en las zonas rurales. Algunos de sus objetivos son el aumento del salario mínimo, el incremento de las pensiones, la mejora del sistema educativo público, la sanidad pública, el restablecimiento del Impuesto Sobre la Fortuna, el mantenimiento de los servicios públicos, la destitución del presidente Emmanuel Macron y la organización de un Referendo de Iniciativa Ciudadana o RIC, una iniciativa sumamente interesante. Los chalecos amarillos reclaman democracia directa al estado francés y la celebración de Referéndum de Iniciativa Ciudadana (RIC), para que sean los ciudadanos, y no los políticos, los que tomen decisiones sobre ciertos asuntos que les afectan directamente.
Movimiento social y político clásico
Los chalecos amarillos apuestan por el activismo clásico, el que funciona, el único que puede conseguir concesiones del poder.  Sus métodos de lucha son contudentes, movilizaciones en las calles, cortes de carreteras, etc. Estos actos se realizan los sábados a partir del 17 de noviembre de 2018. Por desgracia, algunos muchos manifestantes han sido heridos, algunos de ellos de gravedad, 22 manifestantes que han perdido un ojo, cinco que se han quedado sin una mano, 210 que sufrieron heridas en la cabeza. Más de 6.400 manifestantes han sido detenidos por la policía ha habido cerca de 500 casos de abuso policial. También ha habido muertes,  10 manifestantes fueron atropellados por vehículos y una mujer de 80 años murió después de haber recibido en la cara una granada lacrimógena MP7 mientras que cerraba las persianas de en su apartamento.
Yo me siento plenamente identificado con ellos, tanto en la  causa de sus protesta y en los  métodos de lucha que usan para hacerse escuchar. No estamos hablando de la acampada flower power del 15M que lo único que hizo fue dar a luz a un partido político llamado PODEMOS que desmovilizó a la ciudadanía española, tan acostumbrada a que otros resuelvan el marrón y qué, ironías de la vida,  no puede con el sistema y hasta su líder Pablo Iglesias pide perdón por eso.
El presidente Macron en el punto de mira
Emmanuel Jean-Michel Frédéric Macron (Amiens, 21 de diciembre de 1977) es un político francés que desde el 14 de mayo de 2017 es el vigesimoquinto presidente de la República Francesa, copríncipe de Andorra y gran maestre de la Legión de Honor. Ex funcionario público y especialista en inversión bancaria; empleado y asociado del banco francés Rothschild & Cie, ejerció posteriormente de asesor económico del presidente de la República François Hollande. El 26 de agosto de 2014​ fue nombrado ministro de Economía, Recuperación Productiva y Asuntos Digitales. Dimitió el 30 de agosto de 2016 para dedicarse al movimiento político de centro​ En Marche! que había lanzado en abril. 
Estamos hablando de un tipo que es pura casta y que consiguió llegar a ser presidente de Francia por el miedo de muchos a que fuese la ultraderechista y populista Marine Le Pen, la que ocupara su lugar. Su política neoliberal fue la chispa que encendió la llama. A pesar de que inicialmente se resistió a acoger cualquier reclamo del movimiento, el 5 de diciembre Macron decidió renunciar al aumento de los impuestos al combustible y anunció varias medidas sociales.

Pablo Iglesias decía que las medidas que beneficiaban al conjunto de la ciudadanía, se conseguían desde las instituciones, no protestando en las calles. Una vez mas, la realidad demuestra que no, que hay cosas que solo se consiguen luchando en las calles, y más, teniendo una democracia devaluada de puertas giratorias para expresidentes, exministros, exdiputados y exaltos cargos, con partidos políticos que dicen ser de izquierdas (PSOE), permitiendo gobernar a la derecha (PP y C’s) durante 2 años por orden de banqueros y grandes empresarios, para después tener el cinismo de decir en campaña electoral, que si gana la derecha, supondría una involución de 40 años, con partidos políticos que dicen ser de derechas y prometer bajar los impuestos y, cuando llegan al poder, hacen todo lo contrario.
La revuelta de los chalecos amarillos nace cuando los partidos políticos defienden solamente a los ricos y poderosos o dicen defender a los pobres y minorías y va pasando el tiempo y se descubre el engaño. Como dijo el presidente de EE.UU Abraham Lincoln y terminó siendo asesinado: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.”

Franceses reprochan a Emmanuel Macron sus oídos sordos

No solo los chalecos amarillos protestan contra la política de Macron, sino los sindicatos de trabajadores piden un cambio de orientación en la política económica.

Los sindicatos de trabajadores están en París para reprocharle al presidente francés, Emmanuel Macron, que haga oídos sordos a sus reivindicaciones. Que no atienda el sufrimiento de millones de franceses. Que siga dando la espalda a trabajadores, pensionistas y estudiantes. Qué siga alejado del pueblo. Un presidente que se esconde detrás de la Policía.

Sus reivindicaciones no son nuevas. Son las de siempre, esas que nunca son satisfechas por un gobierno que prefiere exonerar de cargas sociales a la patronal y subvencionarla con miles de millones de euros de deducciones fiscales.

Estos hombres y mujeres (en vídeo) piden un aumento del salario mínimo para poder vivir decentemente. Piden pensiones que no condenen a la pobreza. Piden un sistema sanitario y educativo con los medios necesarios para atender el servicio público.

En un clima social tenso que ha encontrado su expresión más simbólica en el movimiento de los “chalecos amarillos”, las reivindicaciones de los sindicatos se suman a las de los cientos de miles de manifestantes que todos los sábados salen a las calles francesas desde el pasado 17 de noviembre. La cólera social se expresa de múltiples maneras.

Emmanuel Macron sigue decidido a continuar con sus reformas. Reformas a las que no se oponen los franceses siempre y cuando respeten la justicia social y por ello es significativo que un 80 % de los ciudadanos, según un sondeo elaborado por el Instituto francés de Opinión Pública (Ifop), sea favorable a la instauración de un referéndum de iniciativa ciudadana que pueda derogar leyes que van contra el pueblo.

Juan José Dorado, París.

mhn/rba

https://www.hispantv.com/noticias/francia/408191/chalecos-amarillos-protestas-macron-reformas-politica-economia

Estos son los efectos económicos de los “chalecos amarillos” de Francia #Katecon2006

Las diferentes revueltas de los “chalecos amarillos” en Francia, que se inició como una protesta en contra del aumento de los combustibles, se ha convertido en grandes movilizaciones contra el presidente Macron, costará a Francia 1 décima del PIB.

El Banco Central de Francia ha reducido hasta el 0,2 por ciento la previsión del crecimiento del cuarto trimestre de 2018, frente al 0,4 por ciento que se había previsto.

Nos podemos preguntar: ¿Cuál han sido los efectos económicos de los “chalecos amarillos” y las medidas del gobierno de Macron?

Los grandes perjudicados son los comercios en Francia

Los últimos fines de semana han estado marcados por las manifestaciones, durante las que la policía masivos arrestos y múltiples heridos. Las protestas han provocado el cierre de la mayor parte de los monumentos, museos y comercios en la capital gala, donde se han realizado todas las protestas.

Muchos de los importantes comercios de lujo han cerrado sus puertos o se han visto obligados a proteger sus escaparates ante las violentas protestas. Los “chalecos amarillos” también han cortado los accesos a centros comerciales en el extrarradio de las grandes ciudades de Francia.

Según estimaciones de la patronal de la distribución (FCD), las pérdidas aumentan a 1.000 millones de euros desde que las protestas se iniciaron hacen 1 mes. Por otra parte, las reservas hoteleras de París son la mitad respecto al 2017.

Las protestas ha tenido una especial repercusión entre los comercios en Francia. Las grandes cadenas como Printemps ha desvelado que han provocado las protestas una reducción de sus ventas entre un 25 y 30 por ciento en el último mes. El último sábado, la asistencia a sus centros comerciales ha disminuido un 17 por ciento.

El Banco de Francia baja a la previsión del crecimiento

El Banco Central de Francia ha recortado en 2 décimas su previsión del crecimiento del Producto Interior Bruto PIB) durante el cuarto trimestre del 2018, coincide con los avisos de los responsables económicos sobre el impacto negativa que están teniendo para la actividad de las protestas.

En el informe mensual, el Banco Central de Francia ha indicado que el PIB va a tener una evolución de un 0,2 por ciento en el último tramo del año, cuando hace sólo 1 mes sus estimaciones eran del 0,4 por ciento.

El ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno Le Maire, ha estimado que la crisis de los “chalecos amarillos” ha tenido un gran impacto negativo de 1 décima sobre el PIB de Francia en este último trimestre.

El Gobierno de Francia no estima revisar el objetivo de crecimiento económico del 1,7 por ciento para el 2018, pero que las protestas van a reducir 1 décima al PIB de Francia y eso no se va a poder recuperar. Por otra parte, el índice de confianza de la industria francesa ha bajado 1 punto en noviembre.

Medidas de Macron para contentar a los “chalecos amarillos”

Macron por fin salió del silencio y presentó una batería de medidas para frenar las movilizaciones de los “chalecos amarillos”, cuyos efectos negativos afectan ya a la economía francesa.

Macron se tuvo que reunir con los representantes de los empresarios y los sindicatos para buscar soluciones a la crisis que se está viviendo en Francia, comunicó que se va elevar el salario mínimo interprofesional (SMI) en 100 euros al mes a partir de enero de 2019, en estos momentos es de 1.498 euros brutos.

Macron anunció la intención de que las horas extra estén libres de impuestos y cargas, y mostró su intención de pedir a los empresarios que puedan que las paguen a sus trabajadores una prima a final de año, que también estaría exenta de impuestos y cargas.

Entre las medidas, Macron ha establecido una rebaja de impuestos para los jubilados, se va a eliminar el aumento de una tasa proporcional para aquellos que tienen una pensión inferior a los 2.000 euros al mes.

Pero Macron, por ahora ha descartado reinstaurar el impuesto a los más ricos en Francia, para aquellos que tengan un patrimonio superior a los 1.3 millones de euros.

Las reivindicaciones de los “chalecos amarillos”:

  • En tema de carburantes que evitar el aumento de precio de los combustibles a principios del año 2019, algo que el Gobierno de Macron ya ha congelado.
  • El poder adquisitivo de los franceses, ya que aspiran a tener un mejora en los servicios públicos en Francias, a que se aumento el salario mínimo o, por contra, reducir el IRPF, y hasta llegan a pedir la salida del Eliseo de Macron.

En El Blog Salmón | Tasa a las tecnológicas: España, Francia y Reino Unido lanzan la suya ante la falta de acuerdo

Imagen | Flickr

Seguir leyendo en la fuente original