LA HERENCIA BIOLÓGICA EXPLICADA POR RUDOLF STEINER

En la conferencia que Rudolf Steiner dio el 27 de abril de 1913, sobre este tema él aseguró lo siguiente:
« La ciencia cree que una persona asume las características de sus antepasados, pero yo os digo que en realidad la persona influye en las características de sus antepasados ​​del mundo suprasensible.
En cierto sentido nosotros mismos somos responsables de la forma en que lo fueron nuestros tatarabuelos. Y obviamente no podemos influir en todas sus características pero sí, entre otras cosas, deben estar presentes lo que nosotros mismos requerimos más adelante.
Lo que uno hereda de sus antepasados ​​primero se inculca en ellos.
Primero se determinan el tiempo y el lugar de nacimiento; entonces se elige la ascendencia. Fundamentalmente, lo que se llama el amor de un niño por sus padres es el surgimiento de una unión con una corriente en la que ha trabajado durante siglos desde el mundo suprasensible.
Y en el momento de la concepción, el individuo recibe las fuerzas que cooperan en la formación de su propio cuerpo, es decir de la cabeza y la forma corporal general.
Debemos imaginar estas fuerzas de modo que a partir de entonces estén activas principalmente en la estructura más profunda de la cabeza, menos en las manos y los pies, y menos también en el tronco, pero que van desde la cabeza hacia el tronco.
Por lo tanto si las teorías de la herencia física como lo afirma la ciencia fueran correctas, entonces los hombres aparecerían con sistemas nerviosos deformados y una mera indicación de manos y pies. »
Vemos que Rudolf Steiner asegura que nosotros no heredamos las características de nuestros antepasados, sino que nosotros modificamos a nuestros antepasados para que ellos nos den las características que nosotros deseamos.
Y para corroborar su idea, Rudolf Steiner mencionó el caso de un niño hidrocefálico, el cual según Steiner su padecimiento se debía porque:
« Ese niño no pudo trabajar correctamente con su línea ancestral para poder crear lo que resultaría en la sustancia apropiada para que su cabeza pudiera endurecerse de la manera correcta. Por consiguiente solo durante su vida podría adaptar su cerebro a su estructura general. Y tal individualidad no encontró las condiciones adecuadas que le permitieran influir en su ascendencia para que su cabeza pudiera endurecerse de la manera adecuada. »
Pero para infortunio de Rudolf Steiner, los descubrimientos que la ciencia hizo posteriormente sobre la genética demostraron que efectivamente nosotros heredamos los genes de nuestros antepasados y NO a la inversa como Rudolf Steiner lo pretendía. Y de hecho una de las causas de la hidrocefalia infantil se debe por la herencia de genes deficientes y no por la historia delirante que Steiner inventó sobre que ese niño “no pudo trabajar correctamente con su línea ancestral”.
~ * ~
Y este es un ejemplo más de la gran ignorancia y charlatanería que Rudolf Steiner mostró en su enseñanza sobre el cuerpo humano.

RUDOLF STEINER ASEGURA QUE LA CIENCIA ES PRODUCTO DEL CRISTIANISMO

En la conferencia que dio el 1ro de octubre de 1913, sobre ese tema Rudolf Steiner afirmo lo siguiente:
« Consideremos a Copérnico y toda la ciencia hasta el siglo XIX. Podría parecer que la ciencia, lo que desde Copérnico se ha infundido en la cultura espiritual de Occidente, hubiese contrariado al cristianismo; y hechos exteriores podrían corroborarlo.
Por ejemplo, hasta la segunda década del siglo XIX, la Iglesia Católica había puesto en el Index de autores prohibidos a Copérnico, Pero esto es cosa exterior que no impidió que Copérnico fuera canónigo. Y lo mismo ocurre con Giordano Bruno que fue quemado por hereje.
Ambos habían llegado a sus ideas, basándose en el cristianismo, y actuaban por el impulso cristiano. Mal lo comprende quien ateniéndose a lo que dice la Iglesia, pensase que aquello no haya sido fruto del cristianismo. »
Pero esto que afirma Rudolf Steiner es falso porque Copérnico para elaborar su teoría heliocéntrica se inspiró en Aristarco de Samos quien fue un astrónomo y matemático griego que vivió en el siglo III antes de Cristo y el cual fue la primera persona conocida que propuso que los planetas giraban alrededor del sol. Y Giordano Bruno se inspiró en el Panteísmo. Y ninguna de estas dos fuentes está basada en el cristianismo sino que por el contrario ellas se oponen a los dogmas elaborados por los cristianos.
Y lo que no precisó Rudolf Stiener es que Copérnico fue canónigo porque su tío le consiguió ese trabajo, pero su teoría científica solo la hizo pública al final de su vida, y podemos deducir que al entrar su obra en el Índice de los libros prohibidos por la Iglesia católica, seguramente Copérnico si todavía hubiera estado vivo habría sido excomulgado y expulsado.

Y luego Rudolf Steiner prosiguió diciendo:
« Quien considere las cosas más profundamente reconocerá que todo lo que los pueblos hicieron, hasta en los siglos recientes, fue resultado del cristianismo, y que por el cristianismo el hombre llegó a mirar desde la Tierra hacia las vastedades celestes, como lo muestran las leyes copernicanas.
Esto sólo fue posible dentro de la cultura y por el impulso del cristianismo. Para el que considere la vida espiritual no en la superficie sino en sus profundidades, resultará algo que, si lo enuncio, parecerá paradójico; no obstante es cierto.
Y toda la evolución de la ciencia moderna, por más que se esfuerce en desarrollar oposición al cristianismo, es realmente fruto de ese mismo cristianismo, una continuación inmediata del impulso cristiano. »
Pero esto que dice Rudolf Steiner es falso porque justamente es el cristianismo quien durante varios siglos fue el principal obstáculo para que la ciencia pudiera desarrollarse, al grado que los científicos de esas épocas oscuras tuvieron que llevar a cabo sus investigaciones de manera muy clandestina y oculta por el temor de ser encarcelados, torturados y asesinados por la Inquisición.
Y esto me demuestra que Rudolf Steiner era un tipo que estaba nublado por su dogmatismo y a quien no le importaba distorsionar los hechos históricos con tal de enaltecer su creencia religiosa.