Significados Ocultos de Cosas y Animales que se Aparecen a los Místicos

Muchos místicos han informado de apariciones de animales y otros objetos misteriosos que los amenazan y atacan.

Sin embargo, ¿podemos pensar que son perturbaciones psicológicas?

ojos-de-gato-negro

Hay que tener en cuenta las numerosas pruebas de la veracidad de estas apariciones.
.
Como por ejemplo las heridas físicas que les propinaron los supuestos animales a varios místicos.
.
Que son verificaciones concretas de que los encuentros físicos ocurrieron.

En el caso de los místicos, su misión principal es ser almas víctima.

Es decir, que están especialmente llamados por Dios para sufrir en unión con Jesús por la conversión de las almas.

Se trata de una batalla espiritual por las almas entre Dios y los demonios, donde el alma víctima es esencialmente el “campo de batalla”.

Y lo que está en juego es la conversión de muchas personas que se encuentran en ese momento en las manos del diablo.

UNA GUERRA OCULTA

Para la mayoría de nosotros, el diablo y sus demonios prefieren librar una silenciosa guerra oculta.
.
Sobre todo porque es a través de este método que los demonios representan la mejor oportunidad de tentarnos y engañarnos.

Porque si viéramos físicamente a un demonio en sus esfuerzos para tentarnos y llevarnos al pecado, estaríamos absolutamente horrorizados por su aspecto horrible.

Y de hecho seríamos fortalecidos en nuestras resoluciones contra el pecado y las malas acciones.

Antichrist_by_luluha

Lo mismo ocurre en nuestra vida cotidiana, en que la mayoría de nosotros estamos subyugados a las tentaciones ocultas y ataques por los espíritus demoníacos

Pero en la vida de algunos místicos, Dios permite que los espíritus malignos hagan una guerra abierta.

“¡GUERRA! GUERRA CONTRA TI Y TU DIRECTOR ESPIRITUAL”

Cuando se trata de los santos místicos hay mucho más en juego que en un alma individual.

Ya que es el alma víctima que, a través de su unión mística con Jesús en la Cruz, en realidad arrebata las almas de las manos de satanás.

Y con la perspectiva de perder las almas a su alcance, e incapaz de hacer caer al alma víctima en el pecado de una manera seria, toma la venganza más terrible en contra de ellos.

Utiliza todos los poderes del infierno en un torrente de ataques demoníacos en innumerables formas.

Todo en un esfuerzo para hacer que el alma víctima caiga en la desesperación y pierda su confianza y amor en Dios.

Así es que en el caso de muchos místicos, la batalla con los demonios en realidad es una guerra abierta.

Y esta batalla abierta está permitida por Dios para manifestar a todos la realidad tanto del diablo como del infierno, que, desgraciadamente, muchos hoy en día tratan de negar su existencia.

El diablo y los demonios son un hecho muy real, y en sus relaciones con los santos y místicos de Dios se manifiestan en las perversidades más horribles y no disimuladas de su naturaleza cruel y corrupta.

Con la esperanza de arrebatar a Cristo las almas que Él ama, y por quienes Él ha pagado un alto precio como en el derramamiento de su preciosa sangre.

perro demonio

Estas batallas entre los demonios y las almas víctimas son a menudo épicas, y terribles de presenciar o leer incluso.

Apenas uno de muchos ejemplos es el de Santa Gemma Galgani, que murió en 1903.
.
El diablo, en la forma de un hombre horrible, peludo, mono con apariencia de hombre o, a veces en la forma de un perro negro podía agarrarla por el pelo y arrancarle de la cama al suelo.
.
Sacando mechones de pelo en el proceso, y proceder a golpearla sin piedad, dislocando su hombro entre muchas otras cosas en el proceso.

.
Maldiciendo horriblemente a Dios y gritando “¡Guerra! Guerra contra ti y tu director espiritual”

Sin embargo, por muchas razones Dios permite este tipo de ataques diabólicos e infernales en la vida de los místicos; sin duda una de las razones es que nos enseña a tener un gran horror al pecado grave.

Y así contemplemos algunas de estas batallas de los místicos frente a los demonios, a fin de obtener nuevas perspectivas sobre el miedo beneficioso que debemos tener dentro de nosotros mismos por el pecado.

APARICIONES DE DEMONIOS EN DIFERENTES FORMAS Y SU SIGNIFICADO

Es muy importante tener en cuenta que satanás y tal vez un buen número de los demonios de mayor rango pueden aparecer en casi cualquier forma imaginable – a veces llamados “fantasmas”.

Los demonios pueden aparecer visiblemente como cualquier variedad de animales y criaturas, como ángeles, santos, la Virgen María y así como Jesucristo mismo.

ojo

Sin embargo, leyendo la vida de los místicos se pueden enumerar las siguientes formas más comunes.

Debemos tener en cuenta que todo lo que el diablo y los demonios hacen es en directa oposición a Dios y que a menudo tratan de burlarse de Dios y todo lo que es santo.

Mono negro u hombre negro – simboliza la burla de satanás a Jesús, porque él es realmente el “mono” de Dios.

– Serpiente negra o víbora – simboliza la inteligencia y astucia las tentaciones de satanás (como en el libro del Génesis)

– Grandes gatos negros y perros negros hacen sus apariciones muy a menudo en la vida de los místicos.
.
Su simbolismo preciso parece ser desconocido, pero ambos se utilizan muy a menudo en ataques físicos.
.
Ten en cuenta, el perro negro demoníaco no debe ser confundido con el gran perro gris que a menudo apareció misteriosamente en la vida de San Juan Bosco y el que, literalmente, le salvó la vida en varias ocasiones.

– Hombre negro con forma humana “sombra de personas” también son bastante comunes, y son demonios en forma primaria.
.
Su objetivo parece ser el de aterrorizar y asustar, con la esperanza de llevar a la víctima a la desesperación.

– El diablo se ha conocido a menudo por asumir la forma de una cabra, para burlarse de Jesús como el cordero de Dios que quita los pecados de la humanidad.

– Algunos de los santos describen que son mirados por un par ojos brillantes de fuego, de un rojo que “quema”.
.
Ojos demoníacos que contradicen el siempre vigilante “Ojo de Dios”, que a su vez simboliza la omnipresencia y omnisciencia de Dios, que cuida de todas las cosas.

Por ejemplo el 2 de julio 1961, las cuatro niñas de Garabandal, España, supuestamente vieron un “Ojo de Dios” muy grande por encima y a la derecha de la Santísima Virgen María cuando Ella se les aparecía.

Después de la aparición, cada una de las niñas en forma individual describen que este es precisamente el “Ojo de Dios”, quien presuntamente fue revelando a las niñas que Él cuida de todos los eventos.

UN CASO: EL DIABLO ARRASTRA JOSEFA MENÉNDEZ AL INFIERNO

“El diablo va a trabajar arduamente para hacer que tu caigas, pero mi gracia es más poderosa que su malicia infernal – Jesús a Josefa Menéndez, 6 de abril 1921.

Una de las muchas almas víctimas que tuvieron que someterse a terribles ataques de los espíritus malignos fue la mística española, Josefa Menéndez (1890-1923), quien se convirtió en monja en Francia.

Josefa__al_lavoro

El diablo se le apareció a menudo en la forma de un perro negro aterrador, una serpiente negra, o en la forma de un hombre “sombra”.

El 4 de diciembre 1921 Josefa fue violentamente sacada de su cama y ella fue arrojada al suelo, y luego golpeada por una andanada de golpes demoníacos, y de hecho escuchó blasfemias abominables contra Nuestro Señor y Nuestra Señora.

Largas horas pasó en estos fenómenos y las torturas fueron renovadas en las dos noches siguientes. Después de una terrible noche, ella escribió en la mañana del martes 6 de Diciembre:

“Imposibilitada de aguantar más, me arrodillé junto a mi cama, tratando de olvidar el horror de aquella voz malévola que insultaba a Nuestro Señor y Nuestra Señora.

De repente oí un crujir de dientes y un grito de rabia. Entonces todo desapareció y se puso delante de mí Nuestra Señora, toda hermosura”.

“No temas, hija mía, yo estoy aquí.”

“Le dije que lo aterrada que estaba del diablo, que me hizo sufrir mucho”.

“Él puede atormentarte, pero no tiene poder para hacerte daño.

Su furia es muy grande a causa de las almas que se le escapan… ¡Si supierais el valor de una sola alma!”

“Dándome su bendición, ella dijo: ‘No temas’”

“Besé su mano y ella se fue.”

Más tarde Jesús se apareció a Josefa, y ella inmediatamente le habló de su preocupación más grande.

El temor de que en esos tormentos infernales su alma hubiera perdido algo de su pureza, o en todo caso de lo que fue su inocencia

“Porque nunca conocí nada sobre todas esas cosas con las que el diablo me atormenta”.

Jesús le respondió:

No temas, tu alma está llena de mi sangre, y nada de eso puede mancharla”

Luego, aludiendo a una palabra específica que más de una vez en los días anteriores le había dado su fuerza:

“Sus madres han encontrado la palabra…’abandono’.

El diablo no tiene poder, sino lo que le es dado a él viene de lo alto. Cuéntele a sus madres que yo soy supremo”.

[Las “madres” en la cita de Jesús dadas a Josefa se refieren a la Madre Superiora del convento y también a la Madre Maestra de Novicias, que era personalmente responsable de Josefa, durante ese período]

Sin embargo, los demonios trataron de disuadirla de su misión de sacrificio y el sufrimiento por las almas, y ellos trataron por todos los medios llevarla a la desesperación, y ella les oyó decir cosas tales como:

“¡Vas a ser una de nosotros!… ¡vamos a cansarte!… ¡te venceremos!… No me sueltes… ¡Ella no debe escapar! … ¡Hay que inducirla a la desesperación!…”

SOR JOSEFA CONOCE LOS SUFRIMIENTOS DEL INFIERNO

En la vida de Sor Josefa tuvo lugar un fenómeno muy raro en la vida de los santos: conocer en carne propia los sufrimientos del infierno. Dios permitió al diablo que la bajase hasta el infierno.

infierno

Allá, pasa largas horas, algunas veces una noche entera, en una indescriptible agonía.

A pesar de que fue llevada al infierno más de un centenar de veces, a ella le parece que cada vez es la primera, y cada una le semeja tan larga como una eternidad.

Soporta todas las torturas del infierno, con una sola excepción: el odio a Dios.
.
No fue el menor de estos tormentos oír las estériles confesiones de los condenados, sus gritos de odio, de dolor y de desesperación.

A pesar de todo, cuando tras una larga espera vuelve a la vida, destrozada y agotada, con su cuerpo agonizante por el dolor, ella no se fija en el sufrimiento, por muy severo que sea, si con ello consigue salvar un alma de aquella espeluznante caverna de tormentos.

A medida que empieza a respirar mejor, su corazón estalla de alegría al saber que aún puede amar al Señor.

Sor Josefa escribe con gran reticencia sobre el tema del infierno.

Ella lo hizo solamente para conformar los benditos deseos de Nuestro Señor.

Nuestra Señora le dijo el 25 de octubre de 1922:

Todo lo que Jesús te da a ver y a sufrir de los tormentos del infierno es para que puedas hacerlos conocer al mundo.

Por lo tanto, olvídate enteramente de ti misma, y piensa en la gloria de la salvación de las almas.”

Ella repetidamente testifica sobre el mayor tormento del infierno:

Una de estas almas condenadas gritó con desesperación:

Esta es mi tortura… que deseo amar, y no puedo hacerlo; no hay nada que salga de mi excepto odio y desesperación.

Si uno de nosotros pudiese hacer tanto como un simple acto de amor… esto ya no sería el infierno, pero no podemos.

Vivimos en el odio y la malevolencia.” (23 de marzo 1922)

Otro de estos desgraciados dijo:

El mayor de estos tormentos aquí es que no podemos amar a Dios.

Mientras tenemos hambre de amor, estamos consumidos con el deseo de Él, pero ya es demasiado tarde.”

Ella registra también las acusaciones hechas contra sí mismas por estas infelices almas:

“Algunos gimen a causa del fuego que quema sus manos. Quizás ellos eran ladrones, porque dicen: “¿Dónde está nuestro botín ahora?… Malditas manos…

¿Por qué deseé poseer lo que no era mío… y que en cualquier caso, sólo podría haber poseído por unos pocos días?”

Otros maldicen sus lenguas, sus ojos… cualquiera miembro que fuese la ocasión con el que pecaron…

“¡Ahora, oh cuerpo, estás pagando el precio de los placeres con que te regalaste a ti mismo!… ¡¡¡Y todo ello lo hiciste por tu propia y libre voluntad…!!!.” (2 de abril 1922)

“Me pareció que la mayoría se acusaba a sí mismo de pecados de impureza, de robo, de comercio fraudulento; y la mayor parte de los condenados están en el infierno por estos pecados.” (6 de Abril de 1922).

Fuentes:

Deja un comentario