El siglo XIX en España significó un período de cambios no solo culturales y económicos para la península ibérica, sino también en todo el sentido epistemológico. El siglo XIX fue la época de las revoluciones y de las guerras independentistas, lo que implicó una nueva forma de ver el mundo y de aproximarse al conocimiento.

Con el siglo XIX se introdujo en España la industria moderna, lo que permitió el crecimiento económico, la utilización de nuevos métodos de agricultura y el desarrollo de la clase burguesa. Además, la pretérita monarquía absoluta propia de la hegemonía española fue sustituida por una monarquía constitucional y de carácter parlamentario.

Durante el siglo XIX Isabel II asumió el trono de España. Fuente: Luis de Madrazo [Public domain]

Así mismo, algunas organizaciones e instituciones eclesiásticas —como la Inquisición — fueron clausuradas. Junto con este cambio también desaparecieron los derechos señoriales, lo que llevó al declive de la sociedad feudal y permitió la gestación de una sociedad dividida en clases sociales, compuestas principalmente por obreros y burgueses.

Este proceso de renovación no solo ocurrió en España sino que se extendió por toda Europa y es conocido como la Revolución Industrial. Sin embargo, la industrialización en España no se desarrolló como en otros países del continente como Inglaterra o Francia, por lo que la agricultura mantuvo un peso fundamental dentro de la economía de la península.

En cuanto al nuevo régimen parlamentario español, este no pudo estabilizarse igual que en otros países europeos porque la burguesía española no tenía tanta participación dentro de las decisiones políticas. No obstante, con el paso de las décadas y gracias a la influencia extranjera se logró modernizar al país y dar inicio a la Edad Contemporánea.

En términos políticos, en las primeras décadas del siglo XIX para España hubo enfrentamientos entre liberales burgueses y absolutistas, lo que condujo a guerras civiles, contrarrevoluciones absolutistas y desacuerdos entre los mismos burgueses. Esto implicó la caída oficial de la monarquía y el nacimiento de la Primera República.

En materia económica, España logró desarrollarse y modernizarse más contundentemente a finales del siglo, especialmente en las áreas textil y siderúrgica que estaban encabezadas por Cataluña y la región vasca. Además, las minas españolas tuvieron un auge notable durante este periodo por las comunicaciones ferroviarias y las empresas extranjeras.

Situación política

Primeras décadas (1800-1830)

Las primeras décadas del siglo XIX en España estuvieron marcadas por dos acontecimientos principales: la Guerra de la Independencia contra Napoleón Bonaparte y la promulgación de la primera Constitución española.

En 1808 Napoleón había decidido aprovecharse de la debilidad política española para invadir los territorios de la península. Después de que la Conquista resultó exitosa, colocó a su hermano José Napoleón para que gobernara España.

Sin embargo, la mayor parte de la población española no aceptó esto, por lo que el 2 de mayo se produjo un levantamiento general en muchas regiones del país. Gracias a la resistencia de los pueblos y a la ayuda extranjera, España pudo salir victoriosa de la invasión napoleónica.

En cuanto a la primera Constitución española, esta fue establecida en 1812 durante las disputas napoleónicas y supuso un avance notable en la modernización del Estado. Sin embargo, las practicas absolutistas del rey Fernando VII afectaron notablemente este desarrollo.

Mediados del siglo (1840-1860)

A mediados del siglo XIX lograron entrar al poder los partidos liberales y progresistas, quienes se valieron de su posición para atacar el reinado de Isabel II; esto tenía la finalidad de acabar finalmente con la monarquía.

Tras esto sucedió la Revolución Democrática de septiembre (1868), también conocida como La Gloriosa, donde se logró destronar a Isabel II.

Un año después se promulgó una nueva Constitución en la que se estableció que la monarquía podía mantenerse como forma de Estado; sin embargo, se instauraron el sufragio universal, la libertad de culto, la libertad de enseñanza y las libertades individuales.

Finales de siglo (1870-1900)

En 1876 Cánovas del Castillo promulgó una nueva Constitución en la que se apelaba por el restablecimiento de la monarquía parlamentaria respetando las inclinaciones liberales de las instituciones.

Esta decisión permitió que en años posteriores se fundaran algunos partidos importantes como el Partido Socialista Obrero Español (1879) y el Partido Nacionalista Vasco (1887).

Finalmente, en 1895 Cuba consiguió su independencia del gobierno español, lo que trajo como consecuencia la guerra hispano-estadounidense que se libró en 1898.

Para solventar estos conflictos bélicos y políticos se llevó a cabo el Tratado de París, en el que se estableció que Cuba quedaba libre mientras que Puerto Rico y Filipinas se mantendrían como parte de los Estados Unidos.

Situación económica

Atraso industrial

La situación económica en la España del siglo XIX se caracterizó principalmente por el desarrollo —lento y lleno de dificultades— de los procesos industrializadores.

En el último período del siglo XVIII Inglaterra ya había conseguido liberar la mano de obra del sector agrícola para distribuirla en las nuevas actividades productivas, lo que contribuyó a la mejora de las rentas agrarias y facilitó el movimiento del mercado interior para desarrollar la producción industrial propia.

Por el contrario, durante el siglo XVIII y principios del XIX  la economía en España estaba representada por un orden mercantilista en el que no se localizaban los mecanismos de acumulación y apropiación pertenecientes al modelo capitalista ya implementado.

Factores que contribuyeron al retraso económico e industrial

Mercado fragmentado

El mercado nacional se encontraba fragmentado y reducido. En palabras del historiador español Josep Fontana, el mercado español era un conjunto de células asiladas y rurales con un tráfico intrascendente entre estas.

Dicha situación ocurría por el déficit de los medios de transporte porque estos no estaban adecuados para conectar los mercados locales.

Además, el nivel de demanda se encontraba muy bajo debido a la escasa densidad de población española en comparación con las regiones vecinas; también existía poco nivel de renta.

Agricultura tradicional

Otro de los factores detonantes del atraso industrial se debió a la presencia de la agricultura tradicional, lo que mantenía un fuerte autoconsumo que solo permitía ciertos intercambios de productos entre las pequeñas industrias artesanales locales.

Bajo presupuesto del Estado español

El Estado español se encontraba en un déficit presupuestario permanente gracias a la culminación de las remesas americanas.

Como consecuencia, la política económica forzaba la emisión de la deuda pública y se agravaba el sistema tributario. Todos estos elementos asfixiaban la economía privada, impidiendo el surgimiento de nuevos proyectos privados.

Ausencia de instituciones financieras

Uno de los factores más importantes fue la falta de instituciones financieras que se dedicaran a impulsar la industrialización. A esto se le suma la falta de tecnologías y de educación en España, donde en el año 1874 el 54 % de la población era analfabeta.

La industrialización

Con la llegada al trono en 1833 de Isabel II, el proceso de industrialización se aceleró porque comenzó a suplirse la falta del capital interno con la inversión extranjera.

Por esta razón la economía del siglo XIX en España estuvo protagonizada por la financiación exterior, ya que esta proporcionó no solo los recursos financieros sino también los avances técnicos.

Así mismo, con este capital se pudo construir el sistema de ferrocarriles, lo que impulsó la explotación de la minería y de los servicios públicos de carácter urbano.

Situación social

La sociedad española durante el siglo XIX se enfrentó a varios cambios importantes, especialmente en cuanto al orden de las clases y a las posibilidades laborales y económicas.

De estamentos cerrados a clases sociales abiertas

Gracias a la revolución liberal-burguesa la sociedad española —que antes era estamental— se convirtió en una sociedad de clases.

En consecuencia, esta ya no se encontraba dividida en estamentos cerrados y definidos jurídicamente, sino que a partir de este momento comenzó a expandirse el principio liberal que establecía que todo ciudadano era igual ante la ley.

Lo que definió a las clases sociales españolas fue el nivel económico; este contexto introdujo los estamentos de clase alta, media o baja. También se estableció una división en cuanto a los procesos de producción, recalcando la diferencia entre el proletariado y la burguesía.

Las clases sociales eran abiertas, por lo que podía gestarse un descenso o ascenso social, fenómeno también conocido como la movida vertical.

No obstante, este movimiento entre clases no era tan sencillo debido a que los factores externos jugaban un papel importante dentro de estas modificaciones. Por ejemplo, la otorgación de un título de nobleza podía ocasionar una mejora económica.

Acontecimientos importantes

A continuación se presentan de manera cronológica los acontecimientos más importantes ocurridos en España durante el siglo XIX:

– En 1808 ocurrió la Guerra de Independencia española frente a las autoridades napoleónicas.

– En 1812 se instauró la primera Constitución española, lo que implicó un cambio contundente dentro del sistema del Estado español.

– En 1833 asumió el trono la reina regente Isabel II.

– En 1837 se llevó a cabo la Primera Guerra Carlista.

– En 1836 ocurrió la llamada desamortización de Mendizábal, que consistió en la venta de propiedades privadas—especialmente aquellas pertenecientes a la Iglesia— con la finalidad de recuperar las finanzas del Estado.

– En 1871 asumió el gobierno Amadeo I de Saboya.

– En 1873 se instauró la Primera República española.

– En 1868 ocurrió el Sexenio Revolucionario.

– En 1898 se llevó a cabo la guerra con Cuba, en la que el país latinoamericano consiguió su independencia.

Referencias

  1. Contreras, E. (2014) La sociedad española del siglo XIX. Recuperado el 3 de julio de 2019 de Los ojos de Hipatia: losojosdehipatia.com
  2. Rosado, J. (s.f.) 10 acontecimientos más importantes de España en el siglo XIX. Recuperado el 3 de julio de 2019 de Time Toast: timetoast.com
  3. S.A. (s.f.) Cronología del siglo XIX en España. Recuperado el 3 de julio de 2019 de As Madrid: asmadrid.org
  4. S.A. (s.f.) Historia de España: siglo XIX. Recuperado el 3 de julio de 2019 de Web Saber: websaber.es
  5. S.A. (s.f.) Historia económica de España. Recuperado el 3 de julio de 2019 de Wikipedia: es.wikipedia.org

Zacarias Perdomo

Creo contenido web para mostrar que el tiempo que pasamos en la vida tiene sentido, somos muchos buscando la verdad, despertando la conciencia de que todos los humanos somos parte del mismo ser, nuestro planeta Tierra. Si nos dejas tus comentarios sabré tu opinión sobre los temas que escribo.

Deja un comentario

Deja un comentario