NO TE DESANIMES ANTE LA LOCURA DEL MUNDO

Estamos hechos para estos tiempos

Amigos míos, no se desanimen. Estamos hechos para estos tiempos. He escuchado a muchos recientemente que están profunda y apropiadamente desconcertados. Están preocupados por el estado de las cosas en nuestro mundo ahora. El nuestro es un momento de asombro casi diario y a menudo de rabia justificada por las últimas degradaciones de lo que más importa a la gente civilizada y visionaria.

Tienen razón en sus evaluaciones. El lustre y la arrogancia a la que algunos han aspirado mientras apoyaban actos tan atroces contra los niños, los ancianos, la gente común, los pobres, los desprotegidos, los indefensos, es impresionante. Sin embargo, les pido, amablemente, que por favor no gasten su espíritu lamentando estos tiempos difíciles. Especialmente no pierdan la esperanza. Más particularmente porque en realidad fuimos hechos para estos tiempos. Sí. Durante años, hemos estado aprendiendo, practicando, entrenando y esperando para reunirnos en esta misma llanura de compromiso.

Crecí en los Grandes Lagos y reconozco un barco en condiciones de navegar cuando lo veo. En cuanto a las almas despiertas, nunca ha habido barcos más capaces en las aguas que los que hay ahora mismo en todo el mundo. Y están completamente aprovisionados y son capaces de señalarse unos a otros como nunca antes en la historia de la humanidad.

Miren la proa; hay millones de barcos de almas justas en las aguas con ustedes. Aunque sus chapas puedan temblar por cada ola de este tormentoso oleaje, les aseguro que las largas maderas que componen su proa y su timón provienen de un bosque más grande. Esa madera de grano largo es conocida por soportar las tormentas, mantenerse unida, mantenerse firme y avanzar, a pesar de todo.

En cualquier época oscura, hay una tendencia a desanimarse por lo mucho que está mal o sin arreglar en el mundo. No te centres en eso. También hay una tendencia a caer en el debilitamiento por vivir en lo que está fuera de tu alcance, en lo que aún no puede ser. No te concentres en eso. Eso es pasar el viento sin levantar las velas.

Se nos necesita, es todo lo que podemos saber.

Y aunque encontremos resistencia, más aún encontraremos grandes almas que nos saludarán, nos amarán y nos guiarán, y las conoceremos cuando aparezcan. ¿No dijiste que eras creyente? ¿No dijiste que te comprometiste a escuchar una voz más grande? ¿No pediste la gracia? ¿No recuerdas que estar en gracia significa someterse a la voz mayor?

Nuestra tarea no es arreglar el mundo entero de una sola vez, sino estirarse para arreglar la parte del mundo que está a nuestro alcance. Cualquier cosa pequeña y tranquila que un alma pueda hacer para ayudar a otra alma, para ayudar a alguna parte de este pobre mundo que sufre, ayudará inmensamente. No nos es dado saber qué actos, o por quién, causarán que la masa crítica se incline hacia un bien duradero.

Lo que se necesita para un cambio dramático es una acumulación de actos, añadiendo, añadiendo más, y continuando. Sabemos que no hace falta que todos en la Tierra traigan la justicia y la paz, sino sólo un grupo pequeño y decidido que no se rinda durante el primer, segundo o centésimo vendaval.

Una de las acciones más calmantes y poderosas que puedes hacer para intervenir en un mundo tormentoso es levantarte y mostrar tu alma. El alma en la cubierta brilla como el oro en los tiempos oscuros. La luz del alma lanza chispas, puede lanzar bengalas, construir fuegos de señales, hace que los asuntos apropiados se incendien. Mostrar la linterna del alma en tiempos oscuros como estos, ser fuerte y mostrar misericordia hacia los demás; ambos son actos de inmensa valentía y de gran necesidad.

Las almas que luchan reciben la luz de otras almas que están completamente iluminadas y dispuestas a mostrarla. Si ayudas a calmar el tumulto, esta es una de las cosas más fuertes que puedes hacer.

Siempre habrá momentos en los que te sientas desanimado. Yo también he sentido desesperación muchas veces en mi vida, pero no guardo una silla para ello. No la entretendré. No tiene permitido comer de mi plato.

La razón es esta: En mis huesos más íntimos sé algo, como tú. Es que no puede haber desesperación cuando recuerdas por qué viniste a la Tierra, a quién sirves y quién te envió aquí. Las buenas palabras que decimos y las buenas acciones que hacemos no son nuestras. Son las palabras y las acciones de Aquel que nos trajo aquí. Con ese espíritu, espero que escribas esto en tu pared: 

Cuando un gran barco está en el puerto y amarrado, es seguro, no puede haber dudas. Pero no es para eso para lo que se construyen los grandes barcos.

Clarissa Pinkola
(Fuente: 
https://www.sott.net/)

https://astillasderealidad.blogspot.com/2020/11/no-hay-que-desanimarse-ante-la-locura.html

Ir a la fuente

Cada día somos más los seres humanos que reconocemos la importancia de conectarnos con nuestra sabiduría. Lo hacemos para alcanzar paz interior, mejorar nuestras relaciones o sentirnos merecedores de abundancia y prosperidad a todo nivel. Hablamos de crecimiento personal.

Deja un comentario

Deja un comentario