Según conspiracionistas y algunos cristianos, este 23 de septiembre inicia el Apocalipsis

La música es un lenguaje universal. Quizá por eso sea casi imposible encontrar personas que se mantengan estériles ante un estímulo musical. Sin embargo, hay quienes verdaderamente logran transportarse a través de los sonidos armónicamente hilados. ¿Alguna vez haz experimentado que la piel se te “enchine” o “ponga de gallina” cuando escuchas alguna canción? Si tu respuesta es afirmativa, entonces tenemos noticias: es muy probable que la estructura de tu cerebro sea distinta, especial.

Más allá de la respuesta emocional que la mayoría experimentamos ante ciertas melodías o canciones, cuando esta reacción se traslada a lo físico, por ejemplo en la piel o en un nudo en la garganta, entonces, de acuerdo con un investigador de la Universidad de Harvard, esto se debe a que tu estructura cerebral es diferente a la del resto. Tras examinar a 20 personas, la mitad de las cuales experimentan físicamente la música, Matthew Sachs encontró que tienen un mayor volumen de fibras que conectan la corteza auditiva y áreas que procesan las emociones, por lo que gozan de una comunicación más nítida:

La idea es que, a mayor cantidad de fibras y mayor eficiencia entre ambas regiones, significa que tienes un mejor procesamiento entre ambas.

En pocas palabras, aquellos que reaccionan incluso físicamente a la música tienen la capacidad de vivir con mayor intensidad las emociones. Y esto es sin duda un privilegio, ya que estas personas pueden encontrar un verdadero palacio de dopamina al escuchar la música que disfrutan.

Y mientras tanto, aprovechando la incidencia de la música en la forma en la que percibes la realidad, te invitamos a literalmente programar tu realidad con música (lo cual te explicamos en este enlace).

Una respuesta a “Según conspiracionistas y algunos cristianos, este 23 de septiembre inicia el Apocalipsis”

Deja un comentario