Se avecina un desastre global de alimentos

F. William Engdahl
New Eastern Outlook

No, esto no es en absoluto una confirmación de los escenarios apocalípticos propuestos por la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez o por la famosa joven experta sueca en clima, Greta. Sin embargo, sí se trata de una mirada a los desastres climáticos inusuales en varias regiones claves para el cultivo, desde Estados Unidos hasta Australia, Filipinas y más allá, que podrían afectar dramáticamente la disponibilidad de alimentos y los precios en el próximo año. Esto, a su vez, podría tener importantes implicaciones políticas dependiendo de cómo se desarrolle el resto de la temporada de cultivo.

damaged soybeans

El Medio Oeste de EE.UU. está inundado

Según el último informe del 20 de mayo del Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas (NASS, por sus siglas en inglés) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, los cultivos de maíz y soja están muy por debajo de los niveles normales de crecimiento de la siembra para esta época de la temporada de siembra. Se reporta que sólo el 49% de toda la superficie planeada para maíz en los Estados Unidos ha sido sembrada, comparada con el 78% en estas fechas hace un año. De ese total, sólo el 19% ha surgido del suelo, frente al 47% en mayo de 2018. En cuanto a la soja, apenas se ha plantado el 19% de los cultivos, frente al 53% del año anterior. La superficie de arroz plantada ha bajado al 73%, en comparación con el 92% hace un año en los seis estados productores de arroz de los Estados Unidos. Por supuesto, en caso de que el clima mejore drásticamente, las cifras de la cosecha final podrían mejorar. Es simplemente demasiado pronto para predecirlo. 

Comentario:Catástrofe de cosechas en el Medio Oeste de EEUU: Último reporte del Departamento de Agricultura describe escenario de pesadilla de producción de comida

Estados Unidos es por un amplio margen el mayor productor mundial de soja con el 34 por ciento de la producción mundial y el 42 por ciento de las exportaciones mundiales antes de las batallas comerciales contra China. Estados Unidos es también el mayor productor mundial de maíz, casi el doble de China, el número dos. Una grave falla en la cosecha de estos dos cultivos podría afectar significativamente los precios mundiales de los alimentos, dejando de lado el desafortunado hecho de que casi toda la soja y el maíz de los Estados Unidos son cultivos transgénicos. Se utilizan principalmente en la alimentación animal. 

Un factor importante en la interrupción de la temporada de crecimiento del Medio Oeste de los Estados Unidos es el hecho de que en los últimos 12 meses se han registrado los mayores niveles de precipitación desde que el Gobierno de los Estados Unidos comenzó a mantener estadísticas en 1895, según los Centros Nacionales de Información Ambiental de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos. Las nevadas récord seguidas de lluvias anormales son la razón

Cabe destacar el hecho de que El Niño del Pacífico ocurrió con fuerza durante 2015-16 y un nuevo fenómeno de El Niño fue confirmado el pasado invierno, un poco antes de lo normal. Todavía no está claro cómo afectó eso al clima actual. El Niño es el calentamiento periódico del Océano Pacífico ecuatorial oriental y central. 

Está conectado con la actividad solar, no con factores provocados por el hombre,y puede cambiar los patrones climáticos globales durante un período de meses, lo que trae consigo la posibilidad de un clima más cálido, frío, húmedo o seco en algunas partes del mundo. Ocurre en ciclos cada varios años, generalmente entre dos a siete años, y es notable que haya un Niño ya confirmado, aunque relativamente débil, que se espera que alcance su punto máximo este mes de mayo. La NOAA estimó en abril que las condiciones actuales de El Niño probablemente continuarán a través del Hemisferio Norte para la primavera (~80% de probabilidad) y el verano (~60% de probabilidad) de 2019. 

Comentario: Vea también: Congelamiento global: Se predice glaciación de 15 años dentro de sólo 4 años mientras que el sol se prepara para «hibernar» (en inglés

Severas sequías en Australia y las Filipinas

Mientras que el cinturón agrícola del Medio Oeste de los EE.UU. está saturado de agua, otras regiones del mundo sufren sequías, sobre todo Australia, uno de los principales productores de granos. Por primera vez desde 2007, Australia se ve obligada a importar trigo, principalmente de Canadá. La sequía del año pasado provocó una reducción del 20% de las cosechas. El Gobierno ha expedido un permiso de importación a granel para hacer frente a la situación. Las estimaciones actuales de la cosecha de trigo son de sólo 16 millones de toneladas métricas, la mitad de lo que era hace dos temporadas. Australia es en los últimos años el quinto país exportador mundial de trigo. 

Además de la escasez de cereales, Filipinas está sufriendo una grave sequía desde febrero de 2018, que está devastando la actual cosecha de arroz. Aunque el país no es uno de los principales productores de arroz del mundo (la India, Tailandia, Vietnam y Pakistán representan un total del 70% de toda la exportación de arroz), tiene un impacto político significativo en el atribulado país. 

Otro país afectado por una grave sequía es Corea del Norte. Las precipitaciones en lo que va de año son las más bajas desde 1982. Los medios de comunicación estatales informan de que una «sequía grave ha persistido en todas las partes» del país. La precipitación promedio desde enero es sólo del 42,3% de la precipitación anual promedio de 12,7 cm. Esto se produce a medida que el país experimenta una importante escasez de alimentos. Si bien es probable que los datos estén politizados, el efecto de las sanciones internacionales no ayuda

Si bien estas importantes carencias aún no son motivo para declarar la emergencia mundial, en particular se producen al mismo tiempo que la República Popular China se encuentra en medio de la peor infestación de la mortífera peste porcina africana que afecta a la población porcina china entera. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos estima que hasta 200 millones de cerdos deben ser sacrificados este año si se quiere contener el contagio. China es, por mucho, el mayor productor mundial de cerdos, con unos 700 millones de cerdos. Por si esto fuera poco, el país está siendo golpeado por una plaga de gusanos del cogollero de maíz que podría devastar cultivos como el maíz o la soja en toda China. 

Todo esto no tiene en cuenta las diversas zonas de guerra en todo el mundo, desde Yemen hasta Siria y el Congo, donde la producción agrícola ha sido devastada como consecuencia de la guerra. 

¿Rusia como la nueva potencia de granos?

Estas dificultades actuales de las cosechas o sus posibles déficits podrían ser una gran ventaja para Rusia, el país que, desde la imposición de las sanciones de EE.UU. y la UE en 2014, se ha convertido en los últimos tres años en el mayor exportador de trigo del mundo, superando con creces tanto a Canadá como a los Estados Unidos. En este año de cosecha 2019/2020, se estima que Rusia exporte un volumen récord de 49,4 millones de toneladas de trigo, un 10% más que hace un año. El año pasado, Rusia representó el 21% del total de las exportaciones mundiales de trigo, frente a alrededor del 14% de los EE.UU. y más o menos lo mismo para Canadá. 

Las sanciones occidentales contra Rusia han tenido el interesante efecto de obligar al gobierno a tomar medidas para ser autosuficiente en la producción de alimentos. El Gobierno prohibió las plantaciones e importaciones de organismos genéticamente modificados en 2016 y cuenta con algunos de los suelos de tierra negra más productivos del planeta. Al menos a corto plazo, Rusia está en condiciones de intervenir para hacer frente a los diversos déficits de cosechas en los mercados mundiales de cereales. 

Aunque es poco probable que se le pida que venda grano a los Estados Unidos, si eso ocurriera, sería una gran ironía histórica. Durante los fracasos de la cosecha soviética de principios de la década de 1970, fue el Secretario de Estado Henry Kissinger quien orquestó, con la complicidad de Cargill y el cártel del grano, la venta de toneladas de grano a la URSS a precios enormemente inflados en lo que vino a llamarse el Gran Robo del Grano, elevando los precios del grano en las bolsas de productos básicos de Chicago a su máximo en 125 años. Combinado con el impacto del 400% de los precios del petróleo de la OPEP en 1973-74, en el que la astuta diplomacia del mismo Kissinger desempeñó un papel central, los alimentos y el petróleo fueron responsables de la gran inflación de los años 70, no de las demandas salariales de los trabajadores estadounidenses o europeos, como se nos dijo.

Acerca del autor 

F. William Engdahl es consultor y profesor de riesgos estratégicos, es licenciado en política por la Universidad de Princeton y es uno de los autores más leídos sobre petróleo y geopolítica, en exclusiva para la revista en línea «New Eastern Outlook«.

Deja un comentario