Rusos planean crear una nave espacial que pueda llegar a los límites del sistema solar

Científicos rusos están desarrollando una nave espacial en forma de rosquilla que puede alcanzar los rincones más lejanos del sistema solar en un tiempo récord, al recargarse del Sol directamente.

Según afirma el profesor Roman Kezerashvili, participante en la investigación, y miembro de la Academia Internacional de Astronáutica, la nave tendría una estructura redonda, sería inflable y podrá acelerar sin motores adicionales.

Los científicos de la Universidad Estatal de Samara trabajan en desarrollar un método de abastecimiento de combustible directamente del Sol, permitiendo que la nave supere las velocidades de sondas más rápidas, llegar a los lugares más lejanos del sistema solar.

La placa que cubre la parte media de esta nave espacial es una vela solar. Está recubierto de una sustancia especial que comenzará a evaporarse a medida que se acerque la luz del Sol, lo que le dará a la nave un impulso de aceleración de equivalente a la propulsión a chorro sin portar motores pesados.

Los científicos piensan que la nave ayudará a descubrir el origen de los cometas e incluso podría proporcionar electricidad a los futuros colonos de Marte.

«La duración de los vuelos a otras estrellas es enorme. La sonda espacial de alta velocidad Voyager 1 tardará 300 años en llegar a la nube de Oort. Nuestro velero podría alcanzarla en 20-30 años», explicó la profesora Olga Stárinova, la directora del proyecto y colaboradora del Departamento de Ingeniería Espacial de la Universidad de Samara.

También puede interesarte: Astrónoma advierte que la Tierra está en peligro y que la humanidad debe trasladarse a Marte.

La Nube de Oort es una nube esférica de objetos transneptunianos (cualquier objeto del sistema solar cuya órbita se ubica más allá de la órbita de Neptuno) que se encuentra en los límites del sistema solar y que no ha podido ser observada directamente.

Sistema solar
Imagen referencial. Crédito: NASA

«Esto significa que nosotros o la próxima generación podremos obtener evidencias de la existencia de esta nube que presumiblemente genera todos los cometas, y estudiar lo que queda de la época de la formación del sistema solar, hace unos 4.600 millones de años», explicó Stárinova.

</div><div class=

Deja un comentario