Resultados de ADN muestran que los cráneos alargados de Paracas no son nativos de América

Resultados de ADN muestran que los cráneos alargados de Paracas no son nativos de América

Según un grupo de expertos que se ocupan del fenómeno de los cráneos de Paracas, los recientes resultados del ADN han revelado que los cráneos alargados de Paracas, en Perú, no son nativos de la región.

En la década de 1920, el arqueólogo peruano Julio Tello descubrió por primera vez tumbas en Paracas, llenas de esqueletos que poseían algunos de los cráneos alargados más grandes encontrados en la tierra. Desde entonces, se han desenterrado muchos más cráneos alargados de esta región que se cree que datan de hace unos 3.000 años.

En 2013, el investigador L. A. Marzulli, el biólogo Brien Foerster y un equipo de investigadores comenzaron a trabajar en un entendimiento científico y la explicación de estos antiguos cráneos alargados de Paracas. Algunos de sus análisis iniciales del ADN revelaron que la elongación no fue causada por una deformación craneal artificial, sino más bien por la genética, con algunos de los cráneos alargados teniendo el volumen craneal hasta un 25% más grande y un 60% más pesado que los cráneos humanos convencionales. Esto significa que no podrían haber sido deformados intencionadamente a través de la fijación o aplanamiento de la cabeza, ya que la deformación craneal puede cambiar la forma pero no altera el volumen o el peso del cráneo.

A comienzos de este mes, L. A. Marzulli, Brien Foerster y su equipo de investigadores anunciaron algunos nuevos hallazgos de pruebas de ADN. El biólogo Brien Foerster, que actualmente vive en Paracas y desentierra algunos de estos cráneos alargados, da la siguiente información con respecto a los últimos resultados de ADN:

“Los resultados de ADN en realidad fueron increíblemente complicados. Me va a tomar algún tiempo averiguar realmente lo que significan los resultados. Lo que sí demuestra con seguridad es que la gente de los cráneos alargados de Paracas no eran 100 por ciento nativos americanos. Eran una mezcla o incluso se podría decir, en cierto modo, un híbrido de personas diferentes. Sus grupos sanguíneos también son muy complicados, deberían ser del tipo “O”, si son 100 por ciento nativos americanos, y ese no es el caso. Es probable que estemos mirando a una subespecie de la humanidad en lo que respecta a los Paracas. Parece haber una gran cantidad de evidencia de ADN provenientes desde el extremo de Europa oriental y el extremo occidental de Asia. Más concretamente, me refiero a la zona entre el Mar Negro y el Mar Caspio, donde vivía gente de cráneos alargados, creo que hace unos 3000 años.

Tenía que ser genético, tenían que nacer con estas anormalidades. Ellos tenían el pelo rojo oscuro. La realeza Paracas eran los que tenían la cabeza alargada, no la gente común. la familia real de los Paracas, vivían en casas subterráneas y creo que la razón de eso es que tenían la piel de color claro, probablemente ojos sensibles debido al sol extremo.”

C.1040

Deja un comentario