Descubrir mi mundo interior

¿Alguna vez ha cambiado tu comportamiento, o has hecho ciertas acciones, porque tenías miedo de crear un mal karma?… Si es así, no estás solo. La mayoría de nosotros lo hemos podido hacer muchas veces. Además, si somos muy espirituales o religiosos, incluso podríamos haberlo convertido en una forma de vida.

Confieso que cuando mis hijos pequeños se portaban mal, los “amenazaba” con el karma, sugiriendo que su “mal comportamiento” volvería a en contra de ellos en el futuro. Debo decir que funcionó, porque el miedo a una fuerza misteriosa, les hizo pensar dos veces antes de actuar. Aunque puede haber sido una estrategia útil para usar en ese momento, sabía que a medida que crecían, tendría que corregir ese nombre equivocado que le puse. Cuando fueron adolescentes, les conté toda la verdad sobre el karma, y ​​ahora quiero compartirlo con vosotros, junto con 3 pasos efectivos para liberar los bucles del karma.

Significado del Karma

Un concepto clave en el hinduismo, el budismo, el sijismo y el taoísmo, es el karma, que se deriva de la palabra sánscrita que significa “acto” o “acción”. El concepto más aceptado del karma en la sociedad es la ley de causa y efecto. Esto significa que todo lo que hacemos vuelve a nosotros y debemos pagar el precio inevitable por dañar a otros, para experimentar ese daño nosotros mismos. De acuerdo con ciertas tradiciones espirituales, llevamos este karma de vida en vida, hasta que rectifiquemos nuestras deudas kármicas o rompamos el ciclo de la reencarnación a través de la iluminación.

Así visto, no parece haber nada malo con este enfoque del karma. Después de todo, ¿cuál es el daño de ser amable y qué perder al hacer lo correcto?… Bueno, probablemente mucho más de lo que puedas imaginar. De hecho, este viejo modelo de visión del karma a menudo contribuye al desempoderamiento y a la pérdida del libre albedrío, convirtiéndolo en una trampa oculta disfrazada.

mal karma

¿Cuál es el daño en el karma?

El mayor problema con el modelo tradicional del karma, es que es imposible rastrear todas las consecuencias de nuestras acciones. Incluso un acto de amor puede afectar y lastimar a alguien. Por ejemplo, digamos que te encuentras un perro callejero y decides adoptarlo. Mientras tanto, el joven dueño del perro está desconsolado y este hecho le pone en una espiral de depresión en la vida. Ayudamos al perro pero lastimamos al joven. ¿Significa esto que eres kármicamente responsable de lastimar al joven y a todas las personas que indirectamente pudieron sufrir alguna consecuencia?

Aquí vemos que las intenciones buenas podrían ser dañinas a largo plazo; por ejemplo, permanecer en una relación insatisfactoria porque no quieres lastimar a tu pareja, puede parecer algo amable y amoroso. Pero tus acciones podrían evitar que tu pareja encuentre una relación auténticamente amorosa con otra persona.

En el otro lado de la moneda, digamos que te comportas de forma cruel con alguien, pero tu mal comportamiento le impulsa a la otra persona a tomar una decisión que le cambiará la vida, y de hecho, el impacto de esta decisión se extiende para ayudar al mundo.

El punto es que no hay forma de saber cómo el efecto dominó afectará a los demás. De hecho, si trazas unas ondas hacia afuera, inevitablemente descubrirás que cada acción tiene consecuencias tanto positivas como negativas. Entonces, teniendo en cuenta todo esto, ¿cómo es posible discernir las consecuencias kármicas de nuestro comportamiento?… y si no puedes hacer este discernimiento… ¿Cómo puedes prevenir de una manera realista el karma negativo?…

Cuando consideras todos los efectos potenciales que tienen nuestras acciones, no hay forma posible de evitar el karma no deseado. Simplemente en la vida, creamos karma con cada elección, lo que nos hace acumular más y más karma de una vida a la siguiente. Por lo tanto, no hay forma de “adelantarse” a la causa y efecto. En este viejo modelo de karma, las “cartas del karma” están en contra de nosotros, y es un juego complicado que nunca podremos ganar.

Sin embargo, una vez que entiendas la verdad sobre el karma y su propósito oculto, es un juego al que puedes dejar de jugar, así que vamos a ver la verdad hasta el punto de que todo tenga sentido …

Gota de agua y ondulación

Karma es retroalimentación

El Universo siempre está conspirando para nuestro despertar. Pero para despertar, debemos ser conscientes, y esto requiere que hagamos que el inconsciente sea consciente. Sin embargo, ¿cómo podemos conocer el inconsciente si no somos conscientes de él?… Bueno, la mejor manera de hacer que el inconsciente sea consciente es a través de la retroalimentación. Es por eso que el Universo ha creado la “tecnología de la retroalimentación” perfecta en forma de vida. De hecho, el propósito de la vida es aprender, observar y demostrar que nuestras creencias, pensamientos, emociones e intenciones conscientes e inconscientes son ciertas. Por lo tanto, incluso si ocultamos nuestro juicio y la hostilidad actuando con amor y amabilidad, la vida no tiene más remedio que reflejar un juicio hostil hacia nosotros de una forma u otra. Esto es la retroalimentación.

En realidad, es aún más simple que esto. Cuando miramos de cerca, se hace evidente que nuestros pensamientos, emociones e intenciones, son manifestaciones de nuestras creencias. Por lo tanto, es correcto decir que el propósito de la vida es demostrar nuestras creencias, y a esta demostración se le conoce como karma.

Esta comprensión nos permite crear un Nuevo Modelo de Karma. De acuerdo con este modelo, el karma es un sistema de retroalimentación que opera manifestando nuestras creencias en experiencias reales en la vida vida, con creencias que nos fortalecen al manifiestarse como experiencias positivas y que resultan en alegría y satisfacción, y las creencias que no nos fortalecen que se manifiestan como experiencias negativas y que resultan en desafíos y dolor emocional.

Todas las creencias que no nos fortalecen se remontan a tres creencias centrales: indignidad, impotencia y victimización. Pero estas creencias son universalmente falsas, por lo que cuando las creemos, experimentamos una retroalimentación emocional en forma de dolor y sufrimiento. Esto no es para castigarnos, sino que el dolor y el sufrimiento tienen la intención de hacernos prestar atención al hecho de que tenemos una creencia inherentemente falsa. Si no les prestamos atención, el dolor y el sufrimiento aumentarán hasta llegar a un punto insoportable que nos obligue a buscar alivio de alguna manera. Entonces, para encontrar una cura permanente, debemos identificar y liberar las creencias que no nos fortalecen y que son las responsables del dolor.

Mujer encerrada como el mal karma
Young woman who is imprisoned

Una nueva comprensión del karma

El viejo modelo de karma nos dice que es mejor perdonar y olvidar, porque ciertas acciones pueden crearnos mal karma; y como resultado, se nos enseña a evitar estos comportamientos. Pero cuando tenemos miedo de decir nuestra verdad, adoptar una posición, o establecer unos límites, nos desempoderamos, reforzando así las creencias que no nos fortalecen y que nos mantienen dormidos. Como resultado desafortunado, aparece el miedo al karma que es una fuente principal de impotencia y, a veces, incluso de victimización .

El nuevo modelo de karma nos muestra que los comportamientos que apoyan las creencias que no nos fortalecen, perpetúan un karma continuo, y esas creencias se seguirán manifestando en nuestras vidas. Entonces, en lugar de evitar el karma negativo al ser amable, podrías estar creando karma negativo para ti cada vez que toleras el abuso y te quedas sin poder.

Digamos que estás en una relación con una persona agresiva, pero tienes miedo de defenderte, no porque le tengas miedo a tu pareja, sino porque crees en el viejo modelo de karma y tienes miedo de crear un mal karma para ti mismo. Entonces, en lugar de afirmar tu poder y establecer límites, eliges ser amable y amoroso. En consecuencia, el comportamiento agresivo de tu pareja no cambia y estás encerrado en un ciclo de desempoderamiento.

De acuerdo con este Nuevo Modelo de Karma, la relación está demostrando tus creencias sobre la impotencia para llamar tu atención sobre esta creencia que no te fortalece, para que puedas liberarla.

En primer lugar, esto significa que debes identificar esta creencia como falsa y, en segundo lugar, debes elegir conscientemente liberar la creencia. Esta elección también requiere una demostración física en forma de acción. Debes disipar esta falsa creencia de impotencia al reclamar su poder y demostrarlo a través de acciones de poder, como hablar por ti mismo y hacer cumplir los límites. Debes continuar haciéndolo durante el tiempo que sea necesario para experimentar una mejor respuesta o un cambio tangible en tus circunstancias. Esto se traduce en un cambio positivo en el comportamiento de tu pareja o la disolución de la relación.

Cuando ya no creas en la impotencia, dejarás de manifestar relaciones de que te dejen sin poder, porque ya no necesitas que las personas actúen respecto a esta creencia quitándote el poder. En consecuencia, todo el karma negativo pasado asociado con esta creencia también se resolverá. Finalmente te alinearás con relaciones mutuamente empoderadoras.

Los 3 pasos para liberar el karma

Paso 1 – Asumir la responsabilidad total

El primer paso para liberar el karma, es asumir la responsabilidad de cada experiencia en tu vida; te guste o no. Creas tu realidad a través de tus creencias conscientes e inconscientes, y por lo tanto, nadie, excepto tú, eres responsable de tu vida.

Mientras culpes al mundo de tus problemas, no tienes la capacidad de recibir una retroalimentación informativa en forma de experiencias. Sin el beneficio de este sistema de retroalimentación, inevitablemente te encerrarás en un ciclo vicioso del karma.

Una vez que tengamos la visión de que tenemos la responsabilidad total de nuestra vida, poseeremos la llave de oro para nuestra libertad emocional. Esta llave se puede usar en los pasos siguientes para trascender conscientemente el karma.

Paso 2 – Identificar las creencias de desempoderamiento

Una vez que reconoces la retroalimentación kármica de la vida, puede usar esa información para identificar tus creencias. Es bastante fácil identificar las creencias que causan un karma, ya que las creencias que desempoderan atraen experiencias complementarias que reflejan esas creencias. A su vez, esas experiencias desencadenan las mismas creencias, por lo que solo necesitas identificar las creencias que surgen durante y después de las experiencias desafiantes.

Por ejemplo, si una situación te hace sentir indigno, puedes estar seguro de que la creencia preexistente de indignidad manifestó la situación en primer lugar. Debido a que la situación actual te hace sentir indigno, inconscientemente perpetúas la creencia de indignidad, manifestando así experiencias futuras que desencadenarán en sentimientos de indignidad. Este patrón interminable continúa hasta que rompas este ciclo kármico. En este caso, salir de la rueda kármica de la indignidad requiere que abordes esta falsa creencia, la liberes y finalmente reclames tu valor incondicional.

Paso 3 – Toma una acción empoderada

Una vez que elijas liberar la creencia que no te fortalece y aceptar su contraparte que si te fortalece, es esencial tomar acciones que demuestren la nueva creencia de fortalecimiento. Por ejemplo, si liberas la creencia de impotencia y aceptas la creencia de que eres intrínsecamente poderoso, tus acciones deben apoyar la autoexpresión de tal manera que demuestren tu poder intrínseco. O, si liberas la creencia de indignidad y acepta tu valía incondicional, tus acciones se alinearían con la valía. Esto podría incluir nutrirse a sí mismo o desarrollar un diálogo interno positivo, por ejemplo.

Cuida tu propio karma

A pesar de cómo te siente a veces, no eres el responsable de las experiencias de otras personas o de sus emociones. Lo más amoroso que puedes hacer, es permitir que todos tengan su propia experiencia, sientan sus propias emociones y crezcan de la manera que elijan, incluso si eligen no crecer.

Si te encuentras reaccionando a la situación de otra persona, en lugar de tratar de ayudarle o cambiarle, mira dentro de ti y localiza la parte de ti que te desencadena emocionalmente. Tal vez sea porque tienes una herida no curada similar y que es hora de sanarla.

¡Libérate!

Al comprender este Nuevo Modelo de Karma, tienes el conocimiento para liberarte del karma pasado y futuro. Pero no solo confíes en mi palabra, descúbrelo por ti mismo. ¡Quizás descubras que la verdad realmente te puede liberar!

https://www.shurya.com/resolver-el-mal-karma-creencias-experiencia-y-accion/

Zacarias Perdomo

Creo contenido web para mostrar que el tiempo que pasamos en la vida tiene sentido, somos muchos buscando la verdad, despertando la conciencia de que todos los humanos somos parte del mismo ser, nuestro planeta Tierra. Si nos dejas tus comentarios sabré tu opinión sobre los temas que escribo.

Deja un comentario

Deja un comentario