¿Quieres ganar la confianza de tu hijo? Lee esto.

¿Quieres ganarte la confianza de tu hijo para siempre? Para ello, debes tener muy presente una premisa importante, y es que la amistad y la relación con los hijos no se consigue si nos ponemos al mismo nivel que ellos. Puedes convertirte en una persona de máxima confianza, pero siempre sin menoscabar tu autoridad, y esto es imprescindible para que no te perciba de una forma negativa.

IMAGEN: ETSY
Niños: trabajar la confianza desde la infancia
La confianza hay que trabajarla desde la niñez, recuerdan los expertos. “La adolescencia hay que entenderla como un periodo en donde se manifiesta lo que el niño ha recibido en su infancia”, apunta Óscar González, director de la Escuela de Padres con talento. Por tanto, “su forma de actuar y comportarse dependerá de cómo le hemos educado y lo que le hemos ofrecido cuando era pequeño”, añade González. Cuanto mayor sea el clima de confianza, y más fluida la comunicación con los hijos durante su infancia, más difícil resultará que se rompa del todo ese vínculo al llegar a la adolescencia.


Como padre, debes hacer lo imposible por comprender a tu hijo, pero nunca debes ponerte a la altura de él porque podrías correr el riesgo de perder su respeto. Este es un aspecto muy importante para que tu hijo te siga considerando una figura paterna merecedora. Los hijos no buscan en sus padres a un amigo, más bien desean a alguien de confianza con la suficiente autoridad y experiencia para que les guíe en la vida. Para ganarte la confianza de tu progenitor, debes dar el primer paso y recordar que nunca es tarde para hacerlo. Este proceso se hace más difícil con el paso del tiempo, los hijos crecen y es más complejo modificar los esquemas que rigen vuestra relación. Si deseas cambiar tu relación con tu hijo, no esperes a hacerlo.


Si quieres conseguir que tu hijo confíe en ti, debes valorar todo lo que le importa de verdad. Piensa en sus intereses, en sus proyectos, en todo lo que sabes de tu hijo; habla con él y realiza actividades que le gusten. Si compartes tu tiempo con él haciendo cosas que le encanten, conseguirás consolidar la relación y la confianza. No le juzgues, simplemente disfruta haciendo cosas con él.

También es importante que te preocupes por todo lo que hace y piensa, debes ser capaz de conversar con tu hijo de cualquier tema, y siempre sin reproches. Tu hijo desea que te preocupes por él, necesita sentir que lo consideras importante.

Cuando tu hijo te necesite, debes estar a su lado. Si le apoyas y te entregas a él en los momentos clave, sentirá que podrá confiar en ti siempre. Recuérdale que estás para lo que necesite siempre y especialmente para cuando tenga problemas, dudas o cualquier imprevisto. No hay mejor forma para conseguir la total confianza de tus hijos que haciéndoles ver que siempre estarás con ellos.


Por último y no menos importante, puedes pedirle su opinión sobre temas importantes. Escucha con atención lo que tenga que decirte, puede que te ayude o puede que no, pero seguro que sentirá que su forma de pensar te importa y mucho. Después, procura tenerle informado de todo lo que hagas al respecto, si lo haces partícipe de tu vida siempre tendrá confianza. Si confías en él, él confiará en ti, es un proceso lleno de reciprocidad.


Deja un comentario