Queilosis: síntomas, causas y tratamientos

La queilosis, también conocida como queilitis angular, es una condición médica que se caracteriza por la inflamación de las comisuras labiales. Puede involucrar una sola o ambas comisuras, y presentarse de forma repentina o ser un estado que perdura en el tiempo.

La queilosis puede ocurrir en cualquier individuo; nadie está exento de sufrirla y muchos ya han presentado esta condición a lo largo de sus vidas, incluso sin saber que es una enfermedad que puede ser tratada.

Fotografía: Mathew Ferguson, 2015

La inflamación que se presenta en las comisuras puede ser muy severa e ir acompañada de infecciones molestas que causan síntomas como ardor, grietas más o menos profundas e incomodidad estética, al representar un elemento poco agraciado en el rostro.

Esta condición clínica se manifiesta a partir de múltiples causas, incluyendo: falta de dentadura, edad, lamerse mucho los labios (que es muy común en los niños), infecciones por enfermedades que hacen más susceptible a los individuos, como el SIDA, y falta de algunas vitaminas por desnutrición.

En el siguiente artículo se busca explicar en profundidad la queilosis como enfermedad, sus causas, tratamientos y pronóstico. Con esta información será más fácil reconocer la enfermedad y acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado en el menor tiempo posible.

¿Qué es la queilosis?

La queilosis o queilitis angular es un proceso de inflamación de la piel, originado a partir de múltiples causas, tanto médicas como ambientales. Esta inflamación involucra específicamente la comisura de los labios.

Las comisuras labiales, que son los ángulos laterales de la boca, son áreas de mucho movimiento. Por esa razón, cuando hay un proceso de inflamación, la piel se va debilitando y con los movimientos normales, como abrir la boca, pueden formarse grietas que llegan a ser muy profundas.

Cuando hay grietas en las comisuras, estas se pueden contaminar fácilmente con bacterias y hongos. El hongo que contamina con más frecuencia en esta condición es el llamado Candida albicans, creando una infección conocida como candidiasis.

En la mayoría de los casos de queilosis hay candidiasis. Esta infección hace que sea más difícil el tratamiento y que se convierta en una enfermedad más difícil de manejar y que puede perdurar en el tiempo.

¿Por qué se origina? Causas

La queilosis es una condición que se presenta por múltiples causas que tienen en común el aumento de la exposición de las comisuras labiales a la saliva, lo que hace que haya debilitamiento y maceración de la piel.

Factores como la edad o grandes pérdidas de peso así como la pérdida de los dientes, forman arrugas en los ángulos bucales exponiéndolos a un contacto constante con la saliva. La saliva contiene moléculas que ayudan a la digestión de alimentos, por lo que es capaz de debilitar la piel de las comisuras.

En los climas fríos es común la queilosis porque hay resequedad de los labios. Muchos individuos buscan humectar sus labios lamiéndose, lo que ocasiona un alivio momentáneo pero va inflamando la boca y, eventualmente termina formando grietas en los ángulos.

Cualquier producto que cause alergia en la boca, puede desencadenar la inflamación de las comisuras labiales. Esto es frecuente en el uso de labiales con ingredientes químicos fuertes o por el uso de bálsamos con protector solar ya vencido.

Además de estos factores, que no son del propio individuo, existen enfermedades que pueden llevar a la formación de esta molesta condición.

Los estados en los que las defensas del cuerpo disminuyen, conocidos como estados de inmunosupresión, hacen que se desarrollen fácilmente infecciones bucales por hongos y bacterias. Así, es común encontrar queilosis en pacientes con VIH/SIDA, lupus, diabetes y otros síndromes que comprometen las defensas.

Junto con las causas explicadas, un factor común para queilosis es la deficiencia nutricional severa que lleva al paciente a una condición de anemia.

En estados de desnutrición que involucran el déficit de vitamina B, hierro y ácido fólico, la queilosis es un signo frecuente en el examen clínico y, como en las causas nombradas antes, puede también contaminarse con microorganismos que agravan el problema. 

¿Cómo se diagnostica?

Tratándose de un proceso inflamatorio, la queilosis se presenta de la misma forma que otras inflamaciones: con enrojecimiento de la piel de la comisura de los labios, que puede ser de uno o de ambos lados, aumento de la temperatura local y dolor.

Así, la queilosis es una condición visible que se identifica con facilidad. Por lo general es autolimitada, es decir que puede desaparecer sin ayuda profesional y con tratamientos caseros, aunque no es lo más recomendable.

Cuando la situación se agrava o hay infección, es necesaria la evaluación por un médico u odontólogo. El diagnóstico, generalmente, es mediante el examen clínico y el interrogatorio.

En los casos en los que se sospecha desnutrición y otras enfermedades, es importante hacer exámenes de sangre para asegurarse de la causa que está ocasionando el cuadro de queilosis.

Raramente es necesaria la realización de exámenes más profundos, como biopsias o toma de muestras de la lesión para evaluar los microorganismos que están contaminando. Sin embargo, en casos específicos es indispensable hacerlo.

¿Cuál es su tratamiento?

La decisión de qué tratamiento utilizar en un caso de queilosis depende de los síntomas del paciente, de la causa principal que está ocasionando la inflamación y de la presencia de infección.

Así, cuando hay una queilosis infectada, debe determinarse el microorganismo (ya sea bacteria u hongo) que está produciendo la infección. Según sea el caso, se utilizan medicamentos antifúngicos o antibióticos.

Dependiendo del grado de infección, los medicamentos serán de aplicación local, como cremas o ungüentos, pastillas administradas vía oral o ampollas para inyección.

Una vez que esté controlada la infección, debe tratarse el problema base. Por ejemplo, si el paciente presenta alergia a algún producto que se aplica en los labios, debe suspenderse el uso de ese producto; si es un paciente diabético, es necesario controlar los niveles de azúcar en la sangre; si el paciente está desnutrido y se evidencia falta de vitaminas, debe comenzarse la reposición de las mismas.

La mayoría de los cuadros de queilosis se resuelven de manera relativamente rápida. Cuando hay grietas, estas comienzan a sanar al comenzar el tratamiento y aproximadamente un mes después, ya se verá la total recuperación.

¿Qué esperar después de la recuperación?

La queilosis es una condición totalmente tolerable y, casi siempre, de fácil manejo. En la mayoría de los casos la recuperación es completa y no representa una amenaza para la vida.

Las cicatrices que se forman, por la aparición de grietas, se curan por completo y no representan un riesgo de desfiguración del rostro.

Una vez que se trata la causa de base y la infección, si la hay, la queilosis es una condición completamente benigna.

Es importante tener en cuenta que, en muchas ocasiones, la queilosis es el síntoma de un problema más serio que debe ser atendido. Por este motivo siempre debería consultarse con un médico u odontólogo ante la aparición de esta condición.

Referencias

  1. Gharbi A, Hafsi W. Cheilitis. [Actualizado 2019 Ene 27]. En: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2019 Ene-. Disponible en: ncbi.nlm.nih.gov
  2. Federico JR, Zito PM. Angular Chelitis. [Actualizado 2019 Ene 8]. En: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2019 Ene-. Disponible en: ncbi.nlm.nih.gov
  3. Sharon V, Fazel N. Oral candidiasis and angular cheilitis. Dermatol Ther. 2010;23 (3):230–42. Disponible en: ncbi.nlm.nih.gov
  4. García López Eneida, Blanco Ruiz Antonio O., Rodríguez García Luis Orlando, Reyes Fundora Delis, Sotres Vázquez Jorge. Queilitis: Revisión bibliográfica. Rev Cubana Estomatol  [Internet]. 2004  Ago [citado  2019  Jul  11];  41(2). Disponible en: scielo.sld.cu
  5. Rose J. Folic Acid Deficiency as a Cause of Angular Cheilosis. The Lancet [Internet]. 2003 Ago-. Disponible en: sciencedirect.com
  6. Lugović-Mihić L, Pilipović K, Crnarić I, Šitum M, Duvančić T. Differential Diagnosis of Cheilitis – How to Classify Cheilitis? Acta Clin Croat. 2018 Jun; 57(2):342-351. doi: 10.20471/acc.2018.57.02.16. PubMed PMID: 30431729; PubMed Central PMCID: PMC6531998

Deja un comentario