#QuedateEnCasa: ”Si me quedo en casa, me muero de hambre”


La realidad de muchas personas en Latinoamérica y también en Chile, donde las campañas en las redes sociales y en los medios de comunicación de optar por quedarse en casa no la toman en cuenta para nada. #QuedateEnCasa no es otra cosa que una mirada desde el miedo y el ombligismo indiferente de la realidad social de muchos compatriotas.

Carlos Barrera. Miércoles, 18 de marzo de 2020.

Dejar de trabajar y encerrarse en casa durante el estado de excepción por Coronavirus es un lujo que quienes trabajan en el sector informal de El Salvador difícilmente pueden darse. No hablamos de poca gente. Según un estudio que Fusades presentó en octubre de 2018, se trata de siete de cada diez salvadoreños. Gente que no tiene Seguro Social ni pensión y, salvo excepciones como algunas empleadas domésticas, tampoco un pago fijo. Los vendedores informales son ícono de este desafortunado sector de la economía nacional, y los vendedores del Centro Histórico son los más célebres de entre ellos. No son pocos. Al menos hasta 2015, la Alcaldía capitalina calculaba que son más de 8,600 en puestos en las calles del Centro, y unos 10,000 ambulantes: carretoneros y buhoneros (que andan la venta en la mano). Toda esa gente no se puede dar el lujo de encerrarse. Si venden, comen; si no, no. Así lo dicen algunos de ellos. “¿Se imagina si no salimos a vender lo que va a pasar con nosotros? Nos van a dejar morir”, dice una anciana que vende medicamentos. “Si no me dejan venir al trabajo, yo voy a hacer un escándalo”, dice un lustrador de zapatos. “La gente de dinero compra cosas para guardarlas, nosotros ni el supermercado conocemos”, dice una vendedora de ropa interior. De momento, el Gobierno no ha prohibido la actividad comercial en las calles, pero la sola idea de que esta crisis llegue a ese punto pone en jaque a estos trabajadores.

El 15 de marzo, el presidente Nayib Bukele ordenó a las empresas enviar a sus casas a las personas mayores de 60 años, esto debido a que son los más vulnerables ante una inminente infección por el COVID-19. Ese domingo, el presidente dijo que los mayores deben salir para cosas “estrictamente necesarias”. En las cuadras remozadas del Centro lo estrictamente necesario para muchos ancianos es pasar todo el día en la calle intentando vender algo. La vida no es normal en el Centro. Hay menos afluencia de gente, aunque siguen siendo multitudes en las horas pico, y a partir del martes 17 las principales plazas amanecieron cerradas con cinta amarilla para evitar aglomeraciones. Sin embargo, los vendedores de ropa, sorbetes, hamacas, panes, café, baratijas no se detienen. Siguen pateando calle, buscando sobrevivir al hambre en tiempos de Coronavirus.

Delmy Cornejo tiene 43 años, vive en la colonia San Antonio de Soyapango y se dedica a la venta ambulante de ropa interior. En un día bueno puede ganar . “De aquí nos van a tener que sacar a la fuerza, de aquí uno come lo del día, la gente de dinero compra cosas para guardarlas, nosotros ni el supermercado conocemos”, dijo.

Luis Alcántara tiene 67 años de edad. Es un canillita, se dedica a la venta de periódicos en el Centro Histórico. A diario le queda una ganancia de que le alcanza justo para conseguir algo de comer. ”Yo tengo un padecimiento de bronquitis, pero me toca salir porque si no es así no se cómo haría para comer y no quiero pedir en las calles, prefiero trabajar”, dijo.

Fuente: elfaro.net


Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.