¿Qué recordará la gente sobre ti?

Si te fueras mañana, ¿qué recordarían? Sé honesto sobre esto. ¿Sería algo que realmente valiera la pena recordar? Claro, tus padres te recordarán en la mejor luz posible; algunos de tus amigos más fieles también lo harían, pero en el gran esquema de las cosas, ¿hay algo sobre ti que es digno de recordar?

IMAGEN: LAURA GREY

Si la respuesta es no, únete al club. Creo que la mayoría de nosotros se siente de esta manera. Y eso probablemente nos pone tristes. Darnos cuenta de que las cosas que hacemos en la vida son mucho más insignificantes de lo que originalmente queríamos creer que serían.


Atravesamos la vida deseando ser grandes. Cualquiera que te diga que no se preocupa por el reconocimiento, por ser maravilloso y grande, te está mintiendo, y se está mintiendo él mismo.


¿Para qué podemos ser recordados?


¿En qué cosas participas y trabajas para que seas recordado?



¿Estás pensando fuera de tu zona de confort, siendo innovador y único; ¿Te preocupa el bien mayor de la humanidad y ayudas a impulsar a la sociedad a convertirse en algo mejor?


Todos queremos ser especiales y capaces de influir en otros ideales y valores. Queremos ser inspiradores, pero no sabemos cómo serlo, o por dónde empezar.


Creo que la mejor manera de empezar es comenzar a analizar a quién queremos seguir o que persona nos inspira. ¿Quién es el modelo con quien te comparas actualmente con tu vida? ¿Quién te inspira?


Al buscar ser una persona digna de ser recordada, primero tienes que tener una comprensión sólida de cuales son realmente características de las personas dignas de ser recordadas.


Para algunos, podría ser cuántos seguidores tuviste en tus plataformas de redes sociales, cuánto dinero has hecho en el transcurso de tu vida. Otros podrían medir su dignidad en lo bien que lucían o cuanta gente quería ser como ellos.


Si quieres ser recordado por algo grande, tienes que hacer algo grande. Y no hay cosa más grande que puedas hacer que seguir fielmente tus creencias y cumplir tus sueños.



Escrito por Kevin Guanilo de Hoy Aprendí. 

Deja un comentario