¿Qué es un retiro realmente?¿Es aburrido?¿Temor al encuentro con uno mismo?

Retirarse no es algo vacío o poco práctico sino profundamente valioso. No es tiempo perdido sino ganado. Muchas tradiciones de sabiduría recomiendan retirarse al menos una vez al año. Realizar un retiro consciente ofrece la oportunidad de un encuentro real con nosotros y con lo esencial de la vida. A menudo esto asusta a la parte de nosotros que tiende a boicotear nuestra evolución:

¿Nos asusta un encuentro íntimo con nosotros mismos? Y sin embargo evitar tal encuentro es el sustrato de nuestras adiciones y sufrimiento. Y viceversa, darse un tiempo y lugar, en ambiente y condiciones adecuadas, aporta comprensiones e integraciones físicas y mentales necesarias, y nos renueva. Nos permite volver a la vida habitual con más energía y paz, desde un mejor lugar interior que el que llevábamos.

Retirarse no es aburrido salvo para el falso yo (ego), que dará a tu mente excusas para no asistir (no puedo, no estoy preparado, no es para mi, el habitual posponer: más adelante, cuando esté….). También sucede que nos decimos: “ya lo hago a mi manera”. Pero lo hago realmente?. Algo tan importante como un adecuado retiro consciente no recibe la atención y la frecuencia que daríamos a otras cosas.

La realidad se conoce con la experiencia real. La mente fantasea con la palabra retiro e imagina cosas diferentes a las que se pueden experimentar. A menudo observamos que personas que dudaban o temían venir a un retiro al tener la experiencia real, se sorprenden hasta el punto de querer alargar su estancia cuando antes de venir les parecía larga…

Un retiro aporta claridad y centramiento, desde donde surgen las comprensiones y el amor. Retirarse nos ayuda a sentirnos y a conocernos de verdad. Nos ayuda a aclararnos emocionalmente, a procesar, limpiar y disfrutar.

A través del descanso, la meditación, las palabras que apuntan hacia esos lugares internos, los caminos conscientes, el apoyo del grupo con igual propósito, los silencios llenos, la presencia consciente, la bella naturaleza que nos acoge y serena, la atención en el ahora…se crea el ambiente adecuado que nos armoniza y nos hace sentir la energía inclusiva y consciente que une en el retiro.

En un retiro el grupo apoya, nos sentimos acompañados y a la vez con espacio propio gracias al silencio. La energía grupal aumenta el potencial del retiro  y nos permite relacionarnos de una forma más consciente, a la vez que hace posible la realización del propio retiro.

Los que hemos vivido determinadas experiencias vitales, grupos o caminos, sabemos que a veces es necesario un cierto recorrido para poder conocer la realidad de esas experiencias. Sabemos que no aprendimos a montar en bicicleta o a nadar a la primera, que muchas cosas llevaron un tiempo de aprendizaje y experiencia, que fue bien invertido y valioso. Aquí la humildad y la disposición apoyan al caminante.

Quienes coleccionan experiencias cambiantes o asocian un juicio a su única experiencia de retiro: “ya lo hice o probé una vez” se pierden la esencia del retiro: Cada retiro es nuevo incluso si coincide en formato y lugar.

Nuestros retiros se basan en experiencias y sabiduría diversa. El objetivo es aportar perspectiva y experiencia real sobre nuestro potencial y naturaleza esencial. Poner luz y ampliar la mirada. Se realizan en condiciones cómodas de alojamiento, cuidada nutrición y lugares bellos, a la vez que tranquilos. El diseño del retiro permite experimentar a quien llega por primera vez y profundizar al experimentado. Los contenidos tienen los ingredientes necesarios para sostener a la mente inquieta o lo que surja en cada momento, y para que surjan importantes comprensiones.

Poco a poco va sucediendo la magia del retiro, el proceso alquímico por el cual la densidad se va transmutando en sutilidad, y comenzamos a disfrutar el encuentro propio, con los demás y la naturaleza. Aparece una alegría interior que no depende de algo externo. El propio grupo va vibrando más alto y los participantes se benefician. Uno comienza a ver belleza y disfrutar lo ordinario. Surge lo extraordinario en lo ordinario. La vida nos regala atención y presencia.

No hay palabras para expresar el valor de darse un tiempo para estar con uno mismo de verdad en un contexto que facilite el retiro (organización, diseño y guía adecuada, contenidos que sostengan la atención consciente, lugar y comida apropiada, ritmos y silencios, músicas afines…).

El único conocimiento real posible: la experiencia propia.

Te invitamos a confiar y dar el paso, para poder disfrutar de todo el potencial de un retiro, y en todo caso, para dedicarte cariñosamente un tiempo de verdadero encuentro consciente contigo mismo, algo que nos ayudará especialmente a tener una vida más plena.

Retiro integrador y silencio inspirativo. El Retiro es fuente de claridad, lucidez y comprensión. Para algunos retirarnos es ya una prioridad en nuestra vida, es decir, el encuentro esencial es una prioridad en nuestra vida. ¿lo es para ti?

José Ignacio Fernández

Algunos contenidos de nuestros retiros:

• Meditaciones diversas.
• Reflexiones abiertas sobre temas esenciales.
• Ejercicios de atención.
• Caminar consciente.
• Contenidos complementarios.
• Relajación y música evocativa.
• Espacios de silencio compartido en grupo.
• Encuentro con la naturaleza interior y exterior.
• Sonidos del agua.

Información ampliada sobre nuestros retiros.

El silencio en apariencia incómodo acompañante acaba convirtiéndose en amigo y aliado esencial. Así recibimos mejor al gran invitado: nosotros mismos. Con ello llega el regalo de sentirnos más acompañados por otros, y sobre todo más conectados con nosotros mismos.

Confundiste silencio con tristeza. Sólo una confusión. El silencio aumenta la posibilidad de un hueco, de un vacío en el sonido. Al mismo tiempo amplía el espacio. Esta capacidad de vacío, de plenitud, es la que ofrece posibilidades inimaginables.

Deja un comentario