Qué es la disonancia cognitiva

pensamientos con disonancia cognitiva

¿Alguna vez has hecho algo mientras pensaba en algo distinto a eso? Eso es disonancia cognitiva. La disonancia cognitiva aparece cuando hay un conflicto interno con lo que se piensa con lo que se hace. Si alguna vez has mentido y te has sentido incómodo porque eres una persona honesta y así te consideras, entonces también has experimentado la disonancia cognitiva.

La disonancia cognitiva aparece cuando tus ideas, creencias o comportamientos se contradicen entre sí: si, por ejemplo, te ves a ti mismo como alguien inteligente, pero no puedes creer que hayas realizado inversiones de acciones que te han llevado a la bancarrota. Es muy importante saber cómo elegimos resolver esta disonancia para tener una buena salud mental. Cuando experimentas disonancia cognitiva, es importante reconocerlo para poder crecer como persona.

Por tanto, experimentarás disonancia cognitiva cuando tengas cierta tensión o sientas incomodidad al mantener dos ideas contradictorias dentro de ti o cuando lo que piensas no está en concordancia con tus actos.

La disonancia cognitiva

La disonancia cognitiva se refiere a una situación que involucra actitudes, creencias o comportamientos conflictivos. Esto produce una sensación de incomodidad que conduce a una alteración en una de las actitudes, creencias o comportamientos para reducir la incomodidad y restablecer el equilibrio, etc. Por ejemplo, cuando las personas fuman (comportamiento) y saben que fumar causa cáncer (cognición), se encuentran en un estado de disonancia cognitiva.

caminos en la disonancia cognitiva

La disonancia cognitiva fue investigada por primera vez por Leon Festinger (1957), como resultado de un estudio de observación participante de un culto que creía que la tierra iba a ser destruida por una inundación, y lo que les sucedió a sus miembros, particularmente a los realmente comprometidos que habían renunciado a su hogares y trabajos para trabajar en ese culto… y la inundación no sucedió.

Mientras que algunos miembros estaban más inclinados a reconocer que se habían equivocado, los miembros que estaban más comprometidos con esa causa eran más propenso que esa evidencia era real aunque la tierra no fue destruida.

La teoría de la disonancia cognitiva de Festinger sugiere que tenemos un impulso interno para mantener todas nuestras actitudes y comportamiento en armonía y evitar la falta de armonía en ellas, como conocemos también como disonancia cognitiva. Todo tiene que ver con la consistencia o inconsistencias entre las actitudes. Cuando hay una inconsistencia entre las actitudes o los comportamientos (disonancia), algo debe cambiar para eliminar la disonancia.

Si te obligan a hacer algo que no quieres, no tendrás disonancia cognitiva

Si tienes disonancia cognitiva posiblemente no te sientas cómodo contigo mismo y afecte incluso, a tu estado de ánimo. Para que una persona esté bien debe sentirse en armonía con sus pensamientos y también con sus acciones.

Las personas que no modifican la disonancia que tienen tenderán a autojustificarse. Por ejemplo, si quieres perder unos kilos pero no haces dieta, te justificarás diciendo cosas como que no tienes tiempo para hacer dieta. Pero que esto ocurra puede provocar ansiedad en la persona puesto que siente que realmente está tomando una decisión equivocada: no hacer dieta para perder esos kilos que le sobran y que le harían tener una mejor salud.

Aunque para evadir esa ansiedad es posible que la persona se invente razones o justificaciones para apoyar la decisión incorrecta. Las personas no pueden soportar tener dos pensamientos que son contradictorios en su mente y se tiende a justificar aunque estas ideas sean en la mayoría de los casos, absurdas.

La disonancia cognitiva ocurre más a menudo cuando las personas tienen libertad en la toma de decisiones. Pero cuando a una persona se le obliga a hacer algo en contra de su voluntad, no se produce esta tensión o ansiedad. Porque al convencerse uno mismo que lo hacen es por una imposición ajena a su voluntad, puede ser una justificación lo suficientemente fuerte como para no sentir incomodidad aunque las acciones no estén en armonía con los pensamientos que se tienen.

Cómo acabar con la disonancia cognitiva

Existen algunas formas de evitar que ocurra en ti la disonancia cognitiva. Tendrás que seguir estos consejos para poder tener armonía en tus pensamientos:

Cambia tus actitudes.

Tendrás que cambiar una o más de las actitudes, comportamientos o creencias que están en contradicción, así podrás crear una relación entre los dos elementos sea consonante.

Cuando uno de los elementos disonantes es un comportamiento, deberás cambiar o eliminar ese comportamiento. Este modo de reducción de disonancia con frecuencia presenta problemas para las personas, ya que a menudo es difícil cambiar las respuestas conductuales bien aprendidas (como por ejemplo, para las personas que fuman pero les cuesta dejarlo aún sabiendo que es malo para su salud).

Adquiere nuevas informaciones.

La información es poder y la información correcta puede que te ayude a superar las creencias disonantes. Por ejemplo, sabes que fumar causa cáncer de pulmón por lo que puedes tener disonancia cognitiva si sigues fumando. En cambio, si descubres alguna investigación que no haya demostrado definitivamente que fumar causa cáncer de pulmón puede reducir tu disonancia cognitiva.

Reduce la importancia de tus ideas.

Si reduces la importancia de tus ideas, creencias o actitudes, podrías sentirte mejor viviendo el presente aunque también pienses en el futuro de vez en cuando. En otras palabras, podrías decirte a ti mismo que una vida llena de placeres es la mejor forma de vivir.

De esta forma, estarías disminuyendo la importancia de la cognición disonante (como que fumar es malo para ti o que si haces dieta estarás haciendo mal para tu salud).

Para combatir la disonancia cognitiva deberás tener en cuenta tres áreas fundamentales: tus creencias, tu comportamiento y el esfuerzo que conlleva luchar contra las ideas contradictorias en tu mente.

pensamientos contradictorios en disonancia cognitiva

¿Es malo reducir la disonancia cognitiva?

No es malo ya que estarás haciéndolo por tu bienestar y salud mental. Pero es necesario ser conscientes de cuándo es un autoengaño y cuando no lo es. Por ejemplo, si tu pareja te deja puedes pensar que no merecía la pena esa relación, pero en realidad sientes dolor y lo estás pasando mal.

Una persona con baja autoestima puede ponerse ‘máscaras’ para intentar parecer que son más fuertes de lo que son realmente. Pero cuando esto ocurre se sienten incomprendidas y su baja autoestima aumenta porque se sienten frustradas consigo mismas. En este sentido es importante saber cuando tenemos disonancia cognitiva O cuando estamos engañándonos a nosotros mismos y mintiéndonos. Sólo de esta manera poder tener una buena salud mental.

Deja un comentario