Las cosas se pusieron realmente incómodas para Sony y los usuarios de la PlayStation 4 (PS4) y PlayStation 5 (PS5) en la semana con la escandalosa liberación de la actualización 8.0 de su sistema operativo.

Una reciente actualización del PlayStation 4 (PS4) disparó debates y críticas contra Sony por una notificación de que graba chats de voz. Afecta igual al a PS5.

El argumento detrás de todo era el velar por la seguridad de los usuarios y el cumplimiento de las reglas de comunidad. Pero el debate sobre la invasión a la privacidad no se hizo esperar.

Todo derivado de una nueva notificación del software en donde todo apuntaba a que ahora los administradores de la PSN sí se tomaban la molestia de avisarte que todo el tiempo te estaban espiando.

La función, según asegura Sony, no grabará los chats de voz de los jugadores, ni todos los chats de voz se grabarán en absoluto.

Sony habla directo sobre el asunto

Por ¿fortuna? la empresa nipona ha salido a dar la cara, en el blog oficial de PlayStation, para aclarar algunos puntos necesarios sobre lo que significa esa notificación que detonó el escándalo.

Una vez que se inicia la consola PS5, si un jugador de PS5 necesita presentar un informe de acoso, podrá incluir un clip de chat de voz de hasta 40 segundos en su informe: 20 segundos de la conversación principal con el otro jugador, más un 10 segundos adicionales antes y después de la selección de la conversación.

En cambio, los jugadores que experimentan acoso o abuso a través del chat de voz mientras juegan tienen la opción de denunciar al otro jugador, en el que solo se registran los cinco minutos más recientes anteriores al momento del reporte:

En otras palabras, la PS5 y la PS4 sí graban todo cuando juegas en línea, como siempre lo ha hecho, pero también abarca lo que se registra en el micrófono.

Solo los cinco minutos más recientes de un chat de voz estarán disponibles para que un jugador los use para esta función de denuncia.

Y encima lo almacena un fragmento de manera permanente si se levanta algún reporte. Pero fuera de ello el resto, se supone, no es escuchado por nadie.

Lucía Marrero

Escribidora, no escritora. Mi mundo gira diariamente y quiero compartirlo con mis lectores.

Deja un comentario

Deja un comentario