¿POR QUÉ NACEN NIÑAS CON PENE Y NIÑOS CON VULVA?

Los creyentes católicos no tienen el derecho a sentirse ofendidos que asiste al
“lobby” feroz LGBT (traducción: Lo Grotesco Bula Tiene). 

Vivimos en un mundo tan podrido en las alturas, que la degeneración ya se ha instalado en el pueblo liso y llano. Es la sociedad del todo vale, que le hace la guerra a la decencia, al respeto y a las buenas maneras. En los carnavales de Canarias, un pobre diablo protagonizó una escena en la que aparecía de Virgen rodeada de nazarenos y al final se transformaba en una “drag queen”, vestida sólo con un tanga, sobre una gran cruz simulando ser Cristo crucificado. Lo peor de todo es que ganó el concurso, lo cual indica cómo anda el sentir del alma colectiva. Pero esto es solo una anécdota.

Ruego al lector sensible que disculpe la exhibición de una evi-
dencia científica una imagen tan cruda, discriminatoria y ofen-
siva. Sus responsables arderán en las hogueras inquisitoriales.

Últimamente, en Madrid y en varias ciudades del país Vasco, se han desplegado en las paradas de autobuses y metro, con anuencia de las autoridades, carteles en los que se lee “hay niñas con pene y niños con vulva”. Es parte de la aberrante y antihumana campaña que la LGTB está haciendo para que la ciudadanía admita como cosa loable la transexualización. Por el contrario, un autobús que mostraba el mismo lema, pero con el añadido “que no te engañen, si naces hombre, serás hombre y si eres mujer, seguirás siéndolo”, ha sido inmovilizado por las autoridades de las respectivas ciudades por “violento y ofensivo” y como “una incitación al odio”.

La progresía, ante el silencio y la cobardía de los “ciudadanos decentes”, siempre temerosos de que los tachen de fascistas o de fanáticos, está haciéndose muy audaz y descarada; y amparada por alcaldesas como las de Madrid y Barcelona, (auténticos modelos de sectarismo) o presidentes de comunidades, como la ideóloga del nuevo PP, Cristina Cifuentes, se atreve a los disparates más desvergonzados.

Ahora bien, aunque no de manera tan exagerada como dicen estos colectivos, sí es cierto que están naciendo niños con anomalías en sus genitales. Este es el problema fundamental, ante el que hay que preguntarse por qué está ocurriendo esto. Aunque se lo mantiene oculto, hace tiempo que se habla de los disruptores endocrinos, una serie de agentes químicos –pesticidas, fungicidas, herbicidas, metales pesados y otros— que pueden alterar el sistema endocrino de los animales y los humanos, según los estudios. En la provincia de Granada (España), donde existe mucho cultivo intensivo, con abundancia de plaguicidas, entre ellos el endosulfán –prohibido en muchos lugares—, se han registrado cientos de casos de criptorquidias (testículos no descendidos) o penes muy pequeños. Estos agentes químicos podrían ser a su vez los causantes de la baja calidad de los espermatozoides en los varones, tema tan recurrente en la actualidad.

Todo esto nos lleva, una vez más, a nuestros gobernantes corruptos, que compadrean con los accionistas de los grandes laboratorios –en muchos casos también ellos son accionistas— y no les importa que miles de personas mueran a causa de los tóxicos, enfermen o nazcan con malformaciones como las que acabamos de tratar. Aparte de la sociedad en general, a LGTB también debería pedir explicaciones, a quien corresponda, sobre el porqué están naciendo tantos niños y niñas con sexualidad ambigua. Mejor eso, que vocear para normalizar la anormalidad. Eso es hacerles el juego a los grandes productores de venenos legales, como Bayer o Monsanto. ¿O es que los laboratorios dan fondos para que estos colectivos legalicen su horror, engañando a los propios padres de estos niños? Es un tema realmente espeluznante.

Salvador Freixedo
(Visto en Facebook)

Y ahora, todos a pedirle disculpas a Justin Bieber por haberle hecho objeto de mofa y
escarnio con este grotesco montaje. ¡Si es un adelantado, leñe!

Ir a la fuente

Deja un comentario