¿Por qué es bueno vivir conectados?

Noviembre 29, 2018

¿Alguna vez has escuchado la frase que dice que “todo el tiempo creas tu propia realidad”? Aunque no lo creas, esa frase es muy real, pues es posible crear la realidad que deseas.

Como muestra de ello está la experiencia de una mujer, llamada Mariana, quien desde hacía tiempo tenía en la cabeza la idea de tener una vida diferente, y fue esa idea la que la llevó a su verdadero camino en la vida.

Desde muy pequeña, ella tenía el concepto de libertad. Creía en las relaciones libres, donde cada quien se hace responsable de sus emociones; donde se entienden unos a otros; donde cada quien puede ser quien realmente es; donde todos se pueden expresar sin necesidad de separarse y juzgarse; donde todos se aceptan tal cual son; y donde el amor es incondicional.

Mariana recorrió un largo camino, sin perder la fe y con la esperanza de que llegaría al lugar que anhelaba. Para lograr su sueño tuvo que trabajar en su transformación para poder reflejarlo, y así crear su propia realidad.

Cuando su sueño comenzó a manifestarse, se encontró en el camino a una persona que la llevó hasta la terapia de vinculación, donde fue guiada por la creadora de la misma, Cécile Kachadourian.

En el proceso tuvo la oportunidad de experimentar, entender, deshacerse del ego, crecer, enojarse, sentir vergüenza, coraje, rechazo, amor, alegría, frustración…

¿Qué es la vinculación?

La terapia de vinculación se trata de sentir. Vincular significa estar unido a ti, a los demás. Significa aceptarte como ser perfecto e imperfecto, con tu sombra y tu luz. Sobre todo, permitirte ser “bueno” o “malo” sin ninguna connotación, ya que en la sociedad se ha transmitido el mensaje de catalogar las cosas como “buenas” o “malas”.

Cuando se logra la vinculación (conexión) contigo mismo, la vida misma te llevará a sentir de qué manera actuar en cada situación. Estar vinculado te lleva a un estado de libertad y paz.

Si tu sensación te lleva a rechazar a una persona, al estar vinculado sabes que rechazar no es “malo”. Lo haces desde la conexión, la libertad y sin sentir culpa, ya que vives conectado a la intuición y al plan divino de lo que estás destinado a ser. En pocas palabras, dejas de controlar el papel que te toca actuar en esta vida, y todo esto lo haces desde el amor.

Si te preguntas cuáles son las ventajas de la vinculación, estas son sólo algunas de ellas:

1. Libertad


2. Paz


3. Felicidad


4. Oportunidad de vivir tus emociones sin miedo 


5. Conexión con tu poder para crear tus sueños


6. Capacidad de manifestar lo que tu corazón desea


Todo es energía, tú eres energía

Para comprender esto, basta con observar la naturaleza y reflexionar sobre ella, donde todo es perfecto y hasta lo que parece imperfecto tiene una razón de ser.

Si analizas la teoría de la corriente eléctrica, ésta dice que cuando se usa alto voltaje (cuando se mueven más electrones, o sea que hay mucha carga positiva) todo sucede en tiempo real.

¿Y qué significa esto? El alto voltaje es un grado alto de concentración de energía. Imagina un relámpago. Tiene un alto voltaje y la energía positiva (los electrones) viaja tan rápido que el relámpago se produce en ese instante. Este hecho es una muestra de que si eres energía, es posible crear tu propia realidad.

Si todo lo que esta a tu alrededor, como el funcionamiento de la naturaleza y de la energía, lo vinculas contigo, puedes encontrar la lógica de cómo funciona el universo.

La teoría eléctrica dice: cuanta menos resistencia haya en un cable, más fácil transporta energía. Al aplicarlo a tu vida, significa que entre menos resistencia tengas al cambio de conciencia (cambio significa enfrentarte al dolor, aceptar lo que es, ver la oscuridad en ti), mas fácil será transportar energía y asimilarla como parte de ti. Tú eres el cable y la energía debe fluir a través de ti.

Por otro lado, un científico japonés llamado Masaru Emoto realizó un experimento, en el cual le colocó etiquetas con diferentes frases (unas positivas y otras negativas) a un conjunto de recipientes que contenían agua. Además, le habló al agua con palabras de amor y palabras agresivas, le puso música clásica y música metal.

Los resultados que obtuvo son muy interesantes, porque descubrió que la energía de todos esos estímulos afectó la estructura molecular del agua. Por lo tanto, ya que tu cuerpo está compuesto en su mayor parte por agua, puedes imaginar cómo afecta a tu ser cada vibración que te rodea.

 

Lo que es arriba es abajo, todo está conectado

Como lo ya lo sabes, tú eres energía. Estás compuesto por patrones y estructuras ramificadas, llamadas sistema nervioso o meridianos de energía. Esos cables energéticos que tienes, hacen posible que puedas crear tus propias resistencias.

Al no tener consciente quién eres, de dónde vienes y qué sientes, entre otras cosas, creas resistencia. Con resistencias no es posible el cambio. No podrás entender de dónde vienen los pensamientos limitantes que hacen que tu vida no fluya. Manifestarás tu realidad de una manera inconsciente y caótica.

Para poder ver las resistencias de tus cables (mente), es necesario sanarte y así poder callar a la mente. Una vez que lo logras, entras automáticamente en conexión directa con tú energía divina. ¿Lo quieres comprobar? No creas nada de lo que ves. Experiméntalo.

Es verdad que para la mente lógica, científica, no hay pruebas, y si vieras tu cuerpo desde el interior no se podrían ver las nadis (meridianos energéticos o chakras), pero eso no quiere decir que no existan.

Para experimentar la existencia de la energía divina es necesario que te trabajes a través de herramientas que te ayuden a quitar resistencias, como lo es estar vinculado (conectado). De esta manera, podrás ver la raíz de tus bloqueos. Podrás desactivar al ego, para evitar que sea él quien maneje de tu vida.

Existen miles de herramientas; muchas pueden funcionarte, otras no. Pero lo más importante es desarrollar la capacidad de sentir las emociones. Como recomendación, es importante que elijas como guía a una persona que haya trabajado profundamente con su historia para poder guiarte, ya que estás lleno de defensas, barreras que tu mismo creaste cuando eras niño para protegerte del dolor.

El punto es que ahora esas defensas, en vez de protegerte, te alejan de la conexión divina. Es necesario destruir las defensas que te llevan a la desconexión del sentir verdadero. En el sentir está tu poder personal. Cuando trabajas en tu historia de vida, te vuelves capaz de destruir esas defensas para crear un estado de no resistencia en el cuerpo.

Es así como se genera la luz. Cada vez que limpias más tus canales, el cableado se hace más fuerte, y a medida que los usas, permites que la energía fluya. Dondequiera que exista conciencia, la energía comenzará a fluir, prosperarán las conexiones físicas y podrás vivir a través de la creación de tu propia realidad, lo que se define como vivir vinculado.

Básicamente, el proceso de la vinculación es vivir la emoción, aceptarla, agradecer que se haya presentado, pedirle al universo, a Dios o a la energía más grande, que lo transforme y te ayude a reconocer lo que necesitas ver en ese momento. Al terminar este proceso, puedes usar frases como “Todo es para bien” y “Soy feliz”. Y recuerda nunca saltarte la parte más importante: sentir.

Para concluir, piensa y reflexiona sobre esta frase de Carl Jung: “Aquel que mira hacia afuera sueña y el que mira hacia adentro despierta”.

Deja un comentario