Pieter van Musschenbroek (1692-1761) fue un destacado científico nacido en Holanda a quien se le atribuyó la creación, en el año 1746, del primer condensador, que llevó el nombre de botella de Leiden.

Sus aportes a la ciencia fueron númerosos. También fue pionero en el estudio de la inestabilidad elástica, aportó al describir de forma bien detallada cómo eran las máquinas que hacían pruebas de tensión, compresión y flexión.

Retrato de von Musschenbroek. Fuente: [Public domain], vía Wikimedia Commons.

Biografía

Durante toda su vida Pieter van Musschenbroek estuvo muy ligado a su ciudad natal. Nació en 1692 en Leiden, Holanda, donde murió casi 70 años más tarde.

Formó parte de una familia que destacó en la fabricación de instrumentos de bronce, normalmente para ser usados en los experimentos científicos. Entre los productos que realizaron se encontraban bombas de aire, microscopios y telescopios.

El trabajo de la familia estuvo muy vinculado al de los físicos que hacían vida en la Universidad de Leiden, considerada para la época como una de las instituciones más importantes en el campo de los experimentos y la enseñanza de las ciencias. Además les permitió ocupar una muy buena posición en la sociedad de la época. 

Vida personal

Se casó dos veces, primero en 1724 con Adriana van de Water, con quien tuvo dos hijos: Maria y Jan Willem van Musschenbroek. En 1732 murió su esposa y cuatro años más tarde Pieter se volvió a casar, esta vez con Helena Alstorphius.

Pieter aún no tenía quince años cuando su padre murió, y también enseñó su futura educación a su hermano.

Educación

Van Musschenbroek asistió a la escuela para aprender latín en 1708. Durante esos primeros años de estudio también aprendió griego, francés, inglés, alemán, italiano y español.

Estudió en su ciudad natal, en la Universidad de Leiden. Allí recibió su doctorado en el área de medicina en el año 1715. Más adelante, en 1719, recibió un nuevo doctorado, esta vez en filosofía en Londres. Fue en Inglaterra donde conoció a Isaac Newton y presenció algunas ponencias de John Theophilus Desaguliers.

Como profesor

Para el año 1719 logró convertirse en profesor de matemática y filosofía en Duisburgo (Alemania). Unos años más tarde hizo lo propio en Utrecht (Holanda). En ambas ciudades se caracterizó por ofrecer conferencias que abordaron temas que tenían que ver con la física experimental. A menudo usó aparatos hechos por uno de sus hermanos para probar sus ideas.

Uno de sus aportes más importantes como profesor fue que introdujo las ideas de Newton en Holanda. Además, fue el primero en usar la palabra física, algo que en el año 1729 aún no había sucedido. Incluso, llegó a enseñar astronomía a sus estudiantes.

A finales del año 1739 aceptó un cargo en la Universidad de Leiden, que desempeñó hasta sus últimos días de vida. Fue durante esta etapa que van Musschenbroek empezó a mostrar mayor interés por la rama de la electrostática.

Experimentos

Uno de sus primeros inventos ocurrió en 1731 cuando creó el pirómetro. Se trató de un objeto que sirvió para calcular la temperatura de alguna sustancia sin tener que tocarla.

En el año 1745 empezó a realizar sus primeros experimentos con electricidad estática. Lo hizo con la ayuda de Andreas Cunaeus, un científico holandés que se desempeñó como asistente de van Musschenbroek. Junto a Cunaeus descubrió que era posible acumular electricidad en un recipiente.

De estos experimentos nació la famosa botella de Leiden. Importante por haber sido el primer tipo de condensador que existió.

Botella de Leiden

Durante la primera etapa del siglo XVIII no había ninguna prueba que demostrara que la electricidad podía almacenarse. Tampoco estaba demostrado que fuera posible generar electricidad a través de medios diferentes a la fricción.

Van Musschenbroek intentó en varias ocasiones producir chispas a través de la fricción, al igual que científicos como Gilbert, von Guericke, Hauksbee y Dufay habían experimentado de forma previa. Para ello, utilizó una botella de vidrio que estaba conectada a una máquina de fricción que funcionaba de forma eléctrica.

El experimento consistió en llenar la botella con agua, ya que van Musschenbroek sabía que el agua era un buen conductor de la electricidad, aunque el vidrio del recipiente no fuera conductor.

No ocurrió nada la primera vez que van Musschenbroek tuvo en una de sus manos la botella de vidrio y en la otra un pedazo de cable, mientras funcionaba la máquina de fricción.

Tras esto, Cunaeus colocó uno de los extremos del cable en el agua. En ese momento van Musschenbroek sintió una corriente que definió como un golpe violento. De esta forma, la botella había logrado acumular electricidad.

La botella de Leiden recibió su nombre gracias a la ciudad natal y a la Universidad donde estudió y trabajó van Musschenbroek, que fue también el sitio donde se realizaron los experimentos. 

En disputa

La creación del pirómetro y de la botella de Leiden se le otorgó de igual forma a otros científicos. En el caso del primer instrumento, Josiah Wedgwood también creó un aparato que tenía características muy similares al de van Musschenbroek.

Quizás el debate más intenso es por la botella de Leiden, pues el crédito está repartido. Algunos historiadores afirmaron que Ewald Jurgen von Kleist fue el primero en inventar la botella de Leiden.

La confusión nació debido a que von Kleist publicó primero sus conclusiones sobre el tema. Lo hizo en 1745, pero van Musschenbroek realmente fue el primero en desarrollar un modelo que fuera funcional para acumular electricidad.

Los experimentos de von Kleist afirmaron que una botella, con alcohol o mercurio, y que tenía un clavo en su interior podía almacenar electricidad. Al enviar sus consideraciones, nadie pudo repetir su experimento de forma exitosa. Así que sus apuntes pasaron por debajo de la mesa.

Aportes

La botella de Leiden ha sido considerada como uno de los inventos más relevantes de la historia. Durante mucho tiempo su uso fue muy importante ya que actuaban como condensadores.

Los estudiosos afirman que sentó las bases para desarrollar otros sistemas, como es el caso de la radiotelegrafía. Esta forma de comunicarse usó las ondas radioeléctricas para propagar los mensajes.

La cantidad de obras que publicó fue importante, lo que demostró lo implicado que estaba con el estudio del área. Los trabajos de van Musschenbroek fueron escritos siempre en latín, pero tras su muerte fueron traducidos a idiomas como el holandés, el inglés, el francés y el alemán.

Referencias

  1. Arca, A. (2006). Historia de las Telecomunicaciones. Biografía de Petrus (Pieter) van Musschenbroek. Recuperado de histel.com
  2. Beek, L. (1985). Dutch pioneers of science. Assen, Netherlands: Van Gorcum.
  3. Geoffroy, E. (2018). La representación de lo invisible. Alicante: Publicacions Universitat Alacant.
  4. Keithley, J. (1999). The story of electrical and magnetic measurements. New York: IEEE Press.
  5. Ordóñez, J., & Elena, A. (1990). La Ciencia y su público. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Deja un comentario