Los meses de pandemia han transformado la vida de miles de personas. Aunque muchos hicieron un esfuerzo por llevar la rutina lo más «normal» posible (pararse todos los días a la misma hora, bañarse, desayunar y sentarse a trabajar), el guardarropa sólo ha acumulado polvo durante la pandemia, y lo mismo ha pasado con el calzado.  

 

Es irresistible, pues aunque te vistas bien, te peines y te maquilles, los zapatos en casa no siempre son lo más cómodo (ni se ven en las videollamadas). Sin embargo, como ya habrás observado, los cambios en tu rutina pueden traer cosas negativas: ¿qué pasará con los pies descalzos? ¿será mejor ponerse zapatos siempre?

 

«Tus pies descalzos están naturalmente acolchados, y aunque los zapatos pueden ayudar a proporcionarles un cojín adicional, no hay necesidad de preocuparse por caminar descalzo todo el día en tu hogar«, explica el doctor Pedro Cosculluela, cirujano ortopédico especializado en cirugía de pie y tobillo del Hospital Houston Methodist.

 

Adaptarse a estar descalzo

Caminar descalzo todo el día no dañará tus pies a largo plazo, pero es algo a lo que la mayoría de las personas necesitará adaptarse. El pasar de usar zapatos la mayor parte del tiempo a estar descalzo frecuentemente, supone una nueva tensión para tus pies que podría resultar incómoda.

 

El especilista señala que «los pequeños músculos del pie (los músculos flexores cortos, los músculos interóseos y los músculos lumbricales) no se usan mucho al caminar con zapatos». Cosculluela explica que cuando te quitas los zapatos y caminas descalzo, estos músculos comienzan a trabajar intensamente, lo que provoca fatiga muscular y, «si caminas descalzo más de lo normal, incluso puedes sentir un dolor leve».

 

Sin embargo, este dolor no es preocupante, ya que es como el dolor que sientes después de ejercitar otros músculos e, igualmente, desaparecerá con el paso de los días. El tiempo necesario para adaptarse a estar descalzo varía de una persona a otra y puede depender de factores como el tipo de piso que tengas (alfombra, loseta, madera, etcétera).

 

Si simplemente no puedes soportar el dolor, no te preocupes, no tienes que renunciar por completo a tu comodidad y ponerte tus zapatos de trabajo habituales. «Casi cualquier tipo de zapato de descanso está bien para usar mientras se trabaja desde casa, incluidas las pantuflas».

 

Sin embargo, andar descalzo no es para todos pues, si bien la mayoría de la gente no debería de tener problemas al estar descalza durante todo el día, es posible que algunas personas deseen o necesiten usar zapatos para contar con una protección adicional.

 

La única recomendación del especialista sobre estar descalzo es para las personas que viven con diabetes, ya que con esta condición a menudo se tiene falta de sensibilidad en los pies: «Esta falta de sensación puede facilitar que los rasguños y cortes menores en la planta de los pies pasen desapercibidos y, en última instancia, puede conducir al desarrollo de una herida o infección difícil de curar».

 

Foto de portada: Unsplash

Zaida Bemanar

La conciencia espiritual es la que nos permite tener un propósito claro, reconocer nuestros dones fundamentales y nuestra misión en la vida. Ella ofrece mirarse a uno mismo y al otro de una manera mucho más significativa que lo puramente psicológico o técnico

Deja un comentario

Deja un comentario