piercingspiercings

PIERCINGS Y TATUAJES SON COLOCADOS POR UNA NECESIDAD A VECES INCONSCIENTE

La función del piercing en el ombligo es la de bloquear la energía que circula por el meridiano concepción (que va desde el periné hasta los dientes), teniendo como consecuencia la esterilización tanto en mujeres como en hombres. El piercing que se coloca en la parte superior del ombligo nos habla de una orden recibida del árbol genealógico de “no traer más hijos a este mundo con el fin de evitarles el sufrimiento”, mientras que el que lo hace en la parte inferior, nos muestra la decisión, a nivel personal, de no querer tener hijos.

En relación a lo anterior, Vilma asegura que un piercing en el ombligo es un efectivo método anticonceptivo, después de haber tratado a un gran número de mujeres con problemas de esterilidad y percatarse que aproximadamente la mitad de ellas portaban un piercing en esta zona del cuerpo, las cuales, TRAS SERLE RETIRADO, PUDIERON QUEDAR EMBARAZADAS.

Extraído de entrevista a Vilma Mazzolini
Autora de “Joyas, tatuajes y piercings”

La persona que se presta al TATUAJE es aquella que, estando identificada con un miembro del clan que fue excluido del mismo, le toma (y le agradece y acepta incondicionalmente) para integrarlo de nuevo tanto en el sistema familiar como en el corazón, respetando el destino del otro y asumiendo el propio. Hay que tener en cuenta que excluidos/incluidos son tanto los miembros del árbol familiar (desde los no reconocidos, exiliados, expulsados… hasta los propios abortos pendientes de duelo), como aquellos otros que tuvieron algún tipo de relación con nuestros antepasados, relación que terminara en conflicto y no haya sido agradecida.

Por otro lado, sabemos que nuestros hijos vienen a resolver los problemas que nosotros no hemos podido, a veces no hemos querido, solucionar. En el caso de los tatuajes en los hijos es conveniente considerar que rechazar el tatuaje es tanto como rechazar al excluido, permitiendo que el hijo que lo porte termine siguiendo su mismo destino.

Bert Hellinger
Creador de las Constelaciones

Los tatuajes también pueden expresar algún secreto que el propio sistema se niega a ver. Y nada mejor para sacarlo a la luz que mostrarlo en la parte más visible de nuestro cuerpo.

Cuando una persona se modifica es porque quiere dejar de ser la persona que fue para convertirse en otra. Normalmente es querer borrar, destruir, olvidar un pasado de sufrimiento y mostrarse al mundo siendo diferente.

Sin embargo esto que se quiere mostrar con las modificaciones (fuerza, dureza, seguridad, etc) no dejar de ser pura fachada, porque la persona, en lo más profundo de sí, puede continuar siendo el mismo niño herido o niña herida que sufre por no sentirse aceptado/a tal y como es

Ir a la fuente

Deja un comentario