Numerosas personas honestas salen a la defensa del gran Josep Pamies del escarnio público que está sufriendo

SI A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

DENUNCIEMOS EL LINCHAMIENTO DE JOSEP PÀMIES POR EL FASCIO-PROGRESISMO DE LA SEXTA

El domingo día 14 de Octubre en un programa nocturno de La Sexta se vertieron muy graves acusaciones, mantenidas sin pruebas, contra Josep Pàmies. No fueron sólo palabras, pues una y otra vez se exigió la intervención policial contra él y su proyecto, su punición jurídico-legal. No hace falta decir que Pàmies no fue invitado a defenderse, a ofrecer su propia versión.

De nuevo vemos cuáles son los procedimientos del nuevo fascismo.

La Sexta es la cadena que más ha hecho por lanzar y mantener al nuevo partido fascista, Podemos, que es habitual en ella. Resulta esclarecedor que quien se pone al servicio de los fascistas de izquierda realice un linchamiento brutal y lleno de odio contra un hombre que lleva años efectuando una labor meritoria.

Ahora vemos para qué sirven las religiones políticas (fascio-feminismo, racismo antiblanco pro-emigración, gayfascismo e islamofilia nacional-socialista), para acostumbrar a la población a los linchamientos, para meter el miedo en el cuerpo a la gente, para promover el silencio y la pasividad, para permitir a los telepredicadores del gran capitalismo, Pablo Iglesias y otros, defender a las multinacionales y, sobre todo, al Estado, que es el fundamento, sustento y centro del fascismo.

Pàmies es acosado, perseguido, amenazado y linchado mediáticamente en La Sexta por orden de la industria farmacéutica, que está perdiendo clientes, y por tanto sufriendo perdidas económicas notables, debido a su benemérita labor. Por eso han hecho con él la atrocidad que aquí se denuncia. La Sexta es un instrumento del poder constituido: por orden del CNI lanzó al estrellato a los canallas fascistas de Podemos y por orden de la gran industria farmacéutica capitalista ahora se ha propuesta exterminar la Pàmies y a su obra.

Las religiones políticas, en particular el fascio-feminismo, o feminazismo, están acostumbrando a la población a renunciar a la libertad de expresión, a evitar exponer en público sus ideas. El miedo avanza en medio de ataques y linchamientos, cada vez más frecuente y más brutales, perpetrados por los nuevos fascistas.

Hay que dar una respuesta. Hay que levantar la bandera de la libertad de expresión, de la libertad de pensamiento y de la libertad de conciencia. No se trata de debatir si Pàmies está o no acertado sino de si tiene o no derecho a expresarse con libertad. Esa es la cuestión.

Se debe añadir a lo dicho la función que la Generalitat está realizando, igualmente de acoso a Pàmies, con multas cuantiosas impuestas a su colectivo y proyecto. Esa Generalitat que se dice “antiespañola” (jajaja) y que organizó la ridícula pantomima del “procés” pactado con Madrid, está ahora concentrada en perseguir a uno de los catalanes más universales de la era presente, conocido en todo el planeta. ¿Por qué? Pues porque se lo ordenan: 1) las multinacionales farmacéuticas, 2) el Estado español.

Conviene hacer observar, así mismo, que el linchamiento televisivo fue perpetrado sobre todo por mujeres. Es lo habitual ahora pues el fascio-feminismo ha ido gestando mujeres de una violencia y maldad superlativa, que por dinero y por puestos institucionales se atreven a realizar cualquier atrocidad.

Pero todo ello es muy positivo, ya que está permitiendo a muchas personas una mejor y mayor comprensión de la realidad, así como de la verdadera naturaleza de La Sexta, el bastión del fascio-progresismo y de los fascistas y canallas fascistas de izquierda que amamanta.


11 h

Es un monstruoso ataque a nuestra libertad, como individuos y como pacientes, de tomar decisiones sobre nuestro propio cuidado, sobre nuestra salud y sobre nuestra vida. ¿Somos dueños de nuestro propio cuerpo, o lo es el Estado o cualquiera de sus extensiones burocráticas o corporativas empleadas en levantar una dictadura sanitaria con quién sabe qué oscuros motivos?

A través de Pàmies hoy, que ha asumido con inmensa dignidad la defensa de tan fundamental Derecho, o de cualquiera mañana.

Nuestra libertad para decidir sobre el tipo de terapia que nos parece más segura, saludable y adecuada, así como nuestra libertad para rechazar cualquier otra que nos sea propuesta, está reconocida por el art. 2.4 de La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la Autonomía del Paciente, como manifestación que es del Derecho a la Vida y a la Integridad Física y Moral.


Anuncios

Un comentario sobre “Numerosas personas honestas salen a la defensa del gran Josep Pamies del escarnio público que está sufriendo”

Deja un comentario

Maestroviejo

El tiempo del despertar … tu conciencia, tu alma, tu mente, tu vida

Somos conciencia

Un grupo de personas queriendo buscar puntos de vista distintos de cómo llevar la vida y enfrentar los problemas nos pusimos a recopilar información para poder compartir nuestras inquietudes y tratar de desenmarañar la vida.