No servirá de nada a menos que se revele la verdad total sobre este planeta

DIVULGACIÓN DEL FENÓMENO OVNI ¿Con qué fin?  
La discusión del fenómeno OVNI se ha convertido en un tema serio de cobertura en los medios de comunicación. Hemos visto cómo el gobierno de los Estados Unidos reconoció la existencia de un programa del Pentágono para estudiar los ovnis. Un destacado astrofísico afirmó  que el “asteroide” Oumuamua podría ser una construcción artificial.
 
Pilotos militares se presentaron en diciembre de 2017 y luego nuevamente en mayo de 2019, relatando sus encuentros con ovnis en las costas este y oeste de los EE.UU. Si bien nadie en el Departamento de Defensa ha dicho que los objetos son extraterrestres, ahora incluso los escépticos no descartan completamente la posibilidad de que exista actividad extraterrestre en la Tierra.
 
Pero ¿cuáles serían las posibles implicaciones de la Divulgación controlada del fenómeno ovni en relación con los cambios geopolíticos y las agendas religiosas de quienes han controlado el planeta desde tiempos ancestrales? ¿Acaso no es la Divulgación controlada lo que el Estado Profundo necesita para implementar la última fase del control planetario?

 
Los ovnis no son lo mismo que la vida extraterrestre, pero los medios de comunicación tradicionales están comenzando a aconsejar que debemos comenzar a pensar en esa posibilidad, algo que parece peligroso, pues quienes controlan la información han vinculado los fenómenos paranormales y el cosmos con modelos religiosos, desde tiempos ancestrales, con el objetivo de manipular a las masas.
 
Por eso, mientras que los principales medios convencionales de comunicación finalmente han decidido informar que los pilotos de la Armada vieron OVNIs casi a diario en 2014 y 2015, debemos preguntarnos también si estos objetos no identificados son parte de  programas espaciales secretos o si en realidad hay entidades extraterrestres/interdimensionales llegando a nuestra dimensión, y si la presencia de estos seres misteriosos y sus OVNIs son verdaderamente algo bueno para la humanidad o parte de la operación de bandera falsa (Blue Beam) que le vendría al Cabal como anillo al dedo para escenificar su show de los “últimos tiempos”, es decir la agenda milenaria de control que fue planeada como profecía bíblica.
 
Habrá que estar alertas y vigilar qué papel jugarán estas entidades —falsas o auténticas— en la mañosa narrativa de la Nueva Era, que por muy idílica que parezca introduce un nuevo modelo de sociedad religioso. Habrá que ver qué medidas toman los gobiernos y cómo usan el fenómeno ovni para ajustarlo a sus planes en el nuevo orden mundial multipolar y la agenda espacial.
 
Pues la narrativa de la Divulgación de este y otros fenómenos no servirá de nada a menos que implemente medidas rotundas e inmediatas que fomenten el desarrollo conciencial del ser humano, la abolición de la censura, la salvación de los ecosistemas, la divulgación de tecnologías suprimidas y la abolición de tecnologías genocidas y parasitarias, la supresión del dinero o por lo menos la implementación de un sistema monetario justo e inviolable, la revelación total de la verdad sobre este planeta y la erradicación total del Estado Profundo global y no sólo de ciertas facciones del mismo y sus chivos expiatorios.
 

Deja un comentario