No esperes la aprobación de los demás para sentirte orgulloso de lo que haces

Somos muy malos en reconocer cuando hemos hecho un buen trabajo. Estoy seguro de que has estado en una situación en la que trabajaste duro en algo y te sentiste muy bien sobre la calidad de tu trabajo, pero no podías estar completamente seguro hasta que pudiste obtener comentarios de otras personas. Obviamente, la retroalimentación es necesaria para cualquier persona que quiera mejorar sus habilidades. El problema es que confiamos demasiado en otras personas para decirnos que hemos hecho algo bien. Damos a otras personas la autoridad para determinar si debemos seguir haciendo lo que estamos haciendo o si debemos renunciar.

IMAGEN: YVYWORLD

Desafortunadamente, algunas personas nunca te dicen cómo estás en realidad. Ellos no reconocen tu trabajo en absoluto. Incluso si terminan elogiando tu trabajo, es tan fácil olvidar los elogios que recibimos de los demás. Seguimos cuestionando si somos lo suficientemente buenos porque la palabra de otra persona no es suficiente para hacernos sentir contentos para siempre.


Siéntete orgulloso de tu propio trabajo

Me inspiré para escribir sobre este tema porque me di cuenta de que rara vez tomo un segundo para preguntarme si estoy orgulloso de mi propio trabajo. Esto no sucede a menudo, probablemente porque la sociedad nos desanima de darnos el crédito puesto que nos tildarían de  arrogante o presumido. Pero siempre que hagamos algo que ha llevado nuestro esfuerzo, compromiso y dedicación, debemos sentirnos orgullosos de ello y no pensar en que los demás dirán si mostramos nuestros sentimientos sobre nuestro trabajo ante los demás.



Escribe tus realizaciones

Estamos tan inclinados a concentrarnos en el futuro y en lo que nos gustaría que sucedieran días, semanas, meses y años a partir de ahora, mientras que nuestros éxitos del pasado son empujados más y más atrás en nuestros recuerdos. Es aún más difícil si eres un perfeccionista y nada parece estar yendo de la manera que lo imaginabas. Por supuesto, es invaluable establecer metas y esforzarse continuamente para mejorar tus habilidades, pero las partes que vienen antes son las que determinan cómo vas a seguir adelante. Necesitas hacer un seguimiento de tus logros, porque nadie va a hacerlo por ti. Comienza a escribirlos, incluso si es algo tan pequeño como averiguar cómo cambiar el color de una fuente o hacer los brownies perfectos. Hay tres razones por las que esto va a ayudarle:


Podrás mirar atrás y ver dónde estabas hace un año, hace dos años, etc. y reconocer el progreso que has hecho.


Podrás compartir tus éxitos con otros y ayudarlos a superar obstáculos.


Tendrás un impulso constante de confianza cuando estés trabajando en algo que no estás seguro.


Y cuando no estás seguro de algo, tienes que preguntarte si te hace sentir orgulloso. Si no estás orgulloso de ello, hazlo mejor.


Si te enorgulleces y a alguien no le gusta, es más fácil ver que es su problema y no el tuyo. Puede que tengas que hacer algunos cambios, pero no dejes que la opinión de una persona te disuada y te haga cuestionar tus habilidades. Una persona puede amar algo, otra no…es inevitable. Una vez que te das cuenta de esto, pasarás menos tiempo tratando de complacer a los demás y más tiempo tratando de complacerte a ti mismo.


Escrito por Paola Céspedes de Hoy Aprendí.

Deja un comentario