MI «EX» YA ESTÁ CON OTRA PERSONA

¿A quién no le ha pasado alguna vez que ha vivido la ruptura de una relación y se entera al poco tiempo de que su pareja ya está con otra persona? Da igual el tiempo que haya pasado: horas, días, semanas, meses… Descubrir que la persona a la que has amado tiene una nueva pareja remueve todos los cimientos del corazón.

HE DESCUBIERTO QUE MI EX ESTÁ CON OTRA PERSONA

Cuando una relación se termina parece que el equilibrio se resquebraja, que los cimientos sobre los que estaba organizada la vida personal y de pareja se tambalean de tal manera que en un principio uno se siente perdido.

En los casos en los que todavía uno se siente íntimamente ligado con su ex pareja, y a veces aunque ya no haya relación, uno de los grandes impactos es descubrir que ese ex ya está con otra persona. Parece que, llegado ese momento, es como si se abriera una caja de pandora que antes no existía y el final de la relación es más palpable que nunca y uno comienza a hacerse preguntas de todo tipo, ¿Qué tiene esa persona que yo no tenga?

En el momento en el que la relación de pareja se termina y cuando uno descubre que ya hay otra persona en su vida, parece que uno se ve sumergido en el duelo por la pérdida de la persona amada y por la pérdida de ese futuro soñado para los dos.

El duelo lo entendemos como un periodo de adaptación emocional a una nueva situación donde se ha producido una pérdida. Dicho esto, uno puede pasar por sentimientos tan extremos como la rabia a la indiferencia, el dolor a la incredulidad, tristeza y una sensación de falta que a veces cuesta manejarla.

Tanto tras la ruptura de la relación como en el momento en el que ya hay alguien más, uno suele volver a repensar la relación y lo aportado por cada uno. Es importante que llegue el momento en el que uno pueda quitarse la venda de los ojos para sopesar con objetividad por qué no ha funcionado, qué es lo que cada uno podría haber hecho mejor y qué puede aprender de esa relación para los futuros amores.

Es cierto que no es fácil llegar a ese punto de objetividad y de valorar abiertamente la relación, de poder sacar un aprendizaje. Muchas veces, puede resultar difícil dejar marchar a la otra persona y uno se queda enganchado en ese amor a pesar de no ser sano para ninguno de los dos, o ya de los tres.

Dicho esto, el que no sea fácil no quiera decir que sea imposible o inalcanzable. Hay que trabajar emocionalmente por poder llegar a ese punto, para poder liberarse de la carga del pasado y escoger una nueva pareja desde el equilibrio propio, sabiendo las necesidades personales y las aspiraciones amorosas.

¿QUÉ SENTIMIENTOS SON LOS NORMALES?

Hay momentos en los que necesitamos exponer nuestros sentimientos y emociones a un oído externo para saber si lo que sentimos es normal o nos hemos vuelto completamente locos. A veces, los sentimientos son tan intensos cuando un Ex vuelve a tener otra pareja que uno se siente desbordado.

Entendiendo que cada persona es única y que cada uno siente de una manera concreta, podemos pensar que de forma general suelen aparecer sentimientos de sorpresa, de rabia, de dolor e incluso una sensación de traición que sería completamente irracional.

Es entonces cuando uno se encuentra de frente con la posibilidad de haber sido olvidado y que, ante ese temor de que ese amor ya haya encontrado su final, uno siente que ha sido reemplazado. Son momentos en los que uno puede dejarse llevar por el bucle de preguntas tipo “¿Qué tendrá que no tenga yo?, ¿Cómo será?, ¿Le hará más feliz?, ¿Tan fácil soy de olvidar?” y un largo infinito de cuestiones que nunca tendrán respuesta.

Cuando una relación se termina es necesario que haya un momento de reconstrucción, de volver a recoger todo el afecto y las esperanzas que se han puesto en otra persona y devolvérnoslas a nosotros mismos. Para ello, se necesita un tiempo a solas, un tiempo en el que sanar heridas, en el que poder mirar atrás con objetividad para ver qué fue lo que fallo, cuántos errores dependieron de la otra persona y cuántos de uno mismo.
Pero en el caso de que te hayas enterado al poco de que te dejaran o, a pesar de que haya tenido lugar este paso, las inseguridades y las comparaciones aparecen, hay una herida narcisista que te recuerda que no eres el elegido, que esa relación en la que tanto te esforzaste no era lo que esperabas, no eres esa persona ni él/ella es tu persona.

Esto a veces suele generar mucha contradicción porque uno piensa que estaba bien previamente, que ya lo había superado pero de repente todo cambia ¿Qué es el que ocurre entonces?

¿CÓMO SUPERAR QUE MI EX ESTÉ CON OTRO/A?


En el caso de aquellas personas que han pasado página pero que al enterarse de que su Ex ha encontrado a otra persona todos los cimientos se le remueven, no tiene porqué estar relacionado con que no hayan superado la relación. Como hemos mencionado anteriormente, puede deberse a una herida narcisista en la que uno se compara con la nueva pareja y que a veces es vivido como que está ocupando el lugar que fue de uno, también puede deberse a que en ese momento no haya encontrado de nuevo el amor o por problemas que pueda haber con la pareja actual.Advertisement

La verdad es que son múltiples las opciones que hay al respecto y, como siempre, cada persona es un mundo y cada historia es un caso único.

Cuando uno está viviendo ese momento de primera mano parece que la sensación no va a terminar nunca, que los sentimientos de minusvalía no van a desaparecer pero la realidad es que no hay nada como el tiempo para poder sanar las heridas y ver todo desde otra perspectiva.


Hay personas que consideran que «un clavo quita otro clavo«. No puedo decir que esa sea la solución, hay personas a las que le sirve para rellenar el vacío que deja la persona amada, otros lo hacen simplemente para demostrarse que también pueden salir a adelante, otros simplemente para no pensar y disfrutar…

Cualquiera de las razones que te plantees pueden ser consideradas un arma de doble filo ya que los temas del corazón pueden resultar impredecibles: uno puede enamorarse, disfrutar o al comparar los sentimientos que le hacía sentir la otra persona sentir aún un vacío más profundo.

Apóyate en tu gente más cercana, de confianza, proponte nuevos retos y sueños que cumplir, hay un mundo de posibilidades ahí fuera, tanto amorosas como de todo tipo. No te juzgues porque la relación terminara, aprender a quererte a ti mismo, a ver tus virtudes y defectos, aceptarte, es la mejor solución.

Pasar por la etapa de duelo es fundamental

Puede que nos lleve semanas, meses o incluso años, pero lo cierto es que todos necesitamos atravesar por esa etapa denominada “duelo (lleva el mismo nombre que cuando fallece alguien muy cercano porque significa que debemos aceptar que esa persona no estará más a nuestro lado). No importa quien decidió que la relación terminase, incluso en aquellos que han “dado el gran paso” de separarse es una etapa por la que pasar.

Corazón roto sobre una mesa de madera simbolizando cuando un ex rehace su vida

Este período sirve para adaptarnos a la nueva realidad, comprender que la vida ahora es diferente y que todo lo sucedido tiene una razón y una explicación. Es decir, para aceptar que ningún dolor es para siempre y que se puede seguir adelante aunque ese individuo ya no forme parte de nuestro presente o nuestro futuro. Simplemente se quedó “a mitad de camino” y ahora es una pieza más del pasado.

Tras el duelo se aconseja volver a hacer aquello que nos gusta, centrarnos en los sentimientos y por supuesto aprender de los errores cometidos. Nadie puede garantizar que, aún cuando creamos que ya estamos “curados”, tengamos recaídas o momentos de tristeza asociadas a la pérdida, pero lo cierto es que con el paso del tiempo las heridas sanan.

Si ya hice el duelo, ¿por qué mis sentimientos siguen siendo tan intensos?

Nadie dice que es fácil aprobar este examen… Cuando un ex rehace su vida es normal experimentar algún tipo de emoción. Así, realidades como la tristeza o la aceptación son comunes hasta permisibles. Es más, en ocasiones basta una palabra, un recuerdo, una fotografía, un encuentro para reavivar recuerdos. Escarbar tan hondo en nuestras emociones y sacar los recuerdos del cofre más alejado, puede hacer flaquear incluso hasta el más fuerte.

  • Cuando nos enteramos de que nuestra ex rehace su vida y ha comenzado una relación nueva los sentimientos “disparan” y no entendemos bien por qué. “Si ya lo he olvidado… ¿por qué me molesta?”, “¿Tan rápido me ha quitado de su corazón?”, “¿Cómo puede ser que haya rehecho su vida antes que yo?”, “Ahora ya no tengo esperanzas de recuperarle”. Estas son solo algunas de las preguntas más habituales ante esta situación por la que muchos han pasado.
  • Se entiende que al tener una pareja nueva todo lo demás ha quedado en el pasado y eso no es tan así. No son pocos los que intentan olvidarse de un/a ex con otra relación, están los que consideran incluso que no pueden vivir solos o que necesitan a alguien para ser felices.

Todas ellas son situaciones de gran complejidad y poco saludables que deben invitarnos a una reflexión.

mujer llorando simbolizando cuando un ex rehace su vida

Tras el duelo, debes «entrenar» tus pensamientos

El duelo alivia la parte emocional y favorece la aceptación de lo ocurrido. Sin embargo, como ya hemos señalado es común experimentar en ocasiones cierto desánimo y tristeza al ver que nuestro ex rehace su vida. Así, tal y como nos revela un estudio llevado a cabo en la Universidad de Missouri, St. Louis y publicado en el Journal of Experimental Psychologylo más efectivo tras realizar el duelo es llevar a cabo ciertas estrategias cognitivas.Son las siguientes:

  • Decirnos a nosotros mismos que está bien seguir «sintiendo algo» por nuestra pareja. Es un modo de alimentar la visión positiva sin caer en el odio o el desprecio.
  • Es necesario repetirnos a su vez algo muy simple: nuestro ex es pasado. Vivir en el pasado es sufrir y nosotros no merecemos una vida de sufrimiento. Hay que mirar al futuro, por nuestra dignidad, salud  y bienestar.
  • Detener pensamientos obsesivos: detener el flujo del dolor. Esta estrategia mental es imprescindible. Pensar de forma constante en esa persona carece de sentido. Debemos enfocarnos en el presente distrayendo la mente y situando la mirada en nuevas ilusiones.


Deja un comentario