"Mentiras". Por Mirta Medici.

“¡Detesto que me mienta!” dijo. Estaba enfurecida y angustiada. Y en esas emociones se diluía lo más importante: la gran verdad que dice una mentira.

Hagamos un “recuento”. ¿Cúantas veces te mintieron en tu vida?… Apuesto que muchas. Y vos…¿cúantas veces mentiste?. Estoy segura que otras tantas. “¡Yo no miento!”, suelo escuchar. Sin embargo, todos mentimos. Pequeñas estúpidas mentiras o grandes desvastadoras mentiras. Mentiras piadosas o mentiras crueles. Necesarias o inútiles. Justificadas o no. Diplomáticas o burdas. Bien intencionadas o pura maldad. Sin querer o a propósito. ¡Mentiras al fin! ¿Es malo mentir? Si… No… Depende… ¿Quién sabe? Solo sé que mentir no es sano. La mentira implica negar lo que es, por lo tanto es una distorsión de la realidad. Visión distorsionada, porque lo que es, seguirá siendo, aunque mientas.
El mentiroso cree que le miente al otro, cuando en realidad, se miente. Evita pero no resuelve, no pierde posiciones pero no avanza, consigue cosas pero no gana. La mente aprende de las experiencias, y el mentiroso manipula esas experiencias para que sean más fáciles. A menor esfuerzo, menor aprendizaje.
Mentir es ganar (tiempo, dinero, reconocimiento, perdón, oportunidades, permanencia …) haciendo trampa. Y un triunfo tramposo satisface el ego, pero no hace feliz a nadie. Podrás engañar a todos, pero tu verdad sigue estando en tu mente. Y escondida, pausada, negada, se convertirá en frustración. Eso es lo que dice una mentira: el que miente lo hace porque no sabe qué hacer con su verdad.

Mirta Medici
Imagen de elblogdeyes.com
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────
“Mentiras Que Nos Inventamos”
───────»♣ ☆  ☆ ♣«───────

Ir a la fuente

Deja un comentario