mató a su novio, pero le echó la culpa al «culto del reptil extraterrestre»

Murtaja Qureiris, el chico que Arabia Saudita quiere ejecutar por
Newsletters Clarín

Planeta redes | Te contamos cuáles fueron las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Planeta redes | Te contamos cuáles fueron las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Todas las semanas.

Recibir newsletter

Pero detrás de lo que parecía ser un simple asesinato doméstico, los investigadores pronto encontraron una historia extraña relacionada con un culto extraterrestre en el que estaban involucrados tanto a Rogers como a Mineo.

Cuando comenzó el juicio por asesinato en primer grado en marzo, Rogers afirmó en el tribunal que la pareja había entrado en desacuerdo con el líder de un culto, que predica una mezcla de teorías de conspiración alienígenas, interpretaciones bíblicas apocalípticas y advertencias sobre «extraterrestres reptiles» que viven secretamente como humanos. Rogers afirmó que Mineo, muy angustiado, había puesto el arma en las manos de ella y apretó el gatillo. La mujer dijo que no sabía que el arma estaba cargada y que su novio le había pedido que le disparara.

Mirá también

Los fiscales intentaron quitar de la escena todos los elementos de otro mundo de la historia. Pero al final el jurado encontró a Rogers culpable de la acusación menor de asesinato en tercer grado. Este lunes, un juez sentenció a la mujer de 44 años a entre 15 y 40 años de prisión, según informa The Washington Post..

La familia de la víctima no quedó conforme. «Para mí, es asombroso que alguien pueda ponerle un arma a la cabeza a alguien, que le haga volar el cerebro, y un jurado la encuentre culpable de asesinato en tercer grado y no en primero», dijo Jackie Mineo, la tía de Steven Mineo.

Mirá también

La caída por violación del

Rogers y Mineo eran seguidores de Sherry Shriner, quien en su sitio web se llama a sí misma «Servidora, Profeta, Embajadora, Hija y Mensajera del Dios Altísimo». Shriner cree que un «Nuevo Orden Mundial» está amenazando a la humanidad, una conspiración malvada eclosionada por extraterrestres y otros seres malvados.

En una entrevista con NJ.com en julio de 2017 , Shriner negó ser un líder de culto. «No tengo un culto. Puedes encender mi video o apagarlo. Puedes encender mi podcast o apagarlo. No tengo una lista o una regla de membresía», aclaró.

Mirá también

Según la investigación, Mineo comenzó a seguir a Shriner a principios de la década de 2000. Pero su relación con Rogers eventualmente lo puso en desacuerdo con las enseñanzas de Shriner, que le dijo a NJ.com que creía que Rogers era un «súper soldado reptiliano de brujas vampiro».

La disputa parece haber comenzado cuando Rogers escribió publicaciones en Facebook hablando de sus antojos por la carne roja. Shriner creía que la carne roja era una señal de que una persona era en realidad reptiliana. «Solo hay ciertos tipos de personas que anhelan la carne cruda, porque anhelan la sangre. Aquellos con el demonio vampiro en ellos», había denunciado Shriner en un video de YouTube. Shriner le advirtió a Mineo que su novia estaba poseída.

Mirá también

El testimonio de Daniela, la joven mexicana que vivió en la secta sexual Nxivm

«Cuando el demonio se manifestó en ella, si era el demonio o un lagarto, si tuviera ambos, un humano no puede competir con ese tipo de fuerza sobrenatural», agregó Shriner a NJ.com . «Lo único que sabía era que ella no era buena».

La noche de su muerte, Rogers y Mineo habían estado bebiendo en un bar hasta las 2 de la mañana. Rogers dijo que la pareja tomó algunas bebidas, pero que no estaban «intoxicados».

Mirá también

Los escalofriantes testimonios de las esclavas sexuales de la secta Nxivm

Según declaró Rogers, cuando regresaron a su casa, Mineo sugirió que salieran al bosque y dispararan su arma. Más tarde, de vuelta en el dormitorio, todavía desconcertado por su pelea con Shriner y sus seguidores, él presionó la pistola contra su cabeza, agarró las manos de su novia y la obligó a apretar el gatillo.

Antes de que comenzara el juicio por asesinato en marzo, el juez le preguntó a Rogers si deseaba aceptar una petición de asesinato en tercer grado. La acusada se negó. Sin embargo, tras el testimonio, el jurado condenó a Rogers por el cargo de tercer grado. En Pensilvania, a diferencia de un cargo por asesinato en primer grado, una condena en tercer grado no requiere la intención de matar, aunque el acusado debe haber tenido conocimiento de que su conducta amenazaba la vida.

Mirá también

Conmoción por la decapitación de una monja en República Centroafricana

La condena en tercer grado conlleva una pena de prisión menor, con un máximo de 20 a 40 años. La defensa, citando su falta de antecedentes penales y el hecho de que es madre de tres hijos, pidió indulgencia. Y en la sentencia del lunes, Rogers reiteró sus afirmaciones de que Mineo fue verdaderamente responsable de su muerte.

Mirá también

Secta sexual y esclavas: testigos dieron detalles sobre cómo actuaba el gurú de autoayuda Keith Raniere

Después de que el juez sentenció a Rogers por un mínimo de 15 años, los fiscales expresaron su frustración: «Nos hubiera gustado verla obtener más, pero entendemos por qué el juez hizo lo que hizo», dijo a Andrew Kroeckel, un asistente del fiscal de distrito del Condado de Monroe.

La madre de Mineo, Donna, fue menos prudente: «Lo que le pasó a mi hijo es permanente. Su sentencia debe ser permanente. Fue totalmente injusto».

Deja un comentario