«La Ley Celaá atenta contra libertades democráticas, margina a los trabajadores de los centros de iniciativa social y no aborda los problemas educativos de nuestro país». Con este encabezado, la plataforma ‘Más Plurales’, que aglutina a distintos colectivos contrarios a la reforma educativa han solicitado una «reunión urgente» con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para negociar directamente cambios en la LOMLOE que, entienden, «está provocando una fractura en la educación española al aplicar recortes a las libertades democráticas».

Tras el rifirrafe televisivo entre la ministra de Educación y el portavoz de la plataforma, Más Plurales ha decidido prescindir de la ministra como interlocutora principal, y ha registrado esta mañana en el Palacio de la Moncloa un escrito para solicitar, oficialmente, «una reunión urgente» con el presidente del Gobierno, para plantearle «una serie de sugerencias para mejorar el contenido de una Ley que esta Plataforma critica duramente no solo por las formas en que se está tramitando (impidiendo la participación de la comunidad educativa en sus debates parlamentarios) sino también por muchos aspectos que propone el Proyecto de Ley, que alejan la posibilidad de alcanzar un alto grado de consenso y respaldo necesario que dé estabilidad al sistema educativo», han apuntado en un comunicado.  


Una «fractura» democrática 

Para ‘Más Plurales’, la ley Celaá «está provocando una fractura en la educación española al aplicar recortes a las libertades democráticas y condenar a los centros de iniciativa social a un papel subsidiario de la educación pública, que se convierte en el único modelo que será promovido por las Administraciones educativas».

«Nos parece muy bien que se refuerce el papel de la pública, pero pensamos que no es necesario que para ello haya que excluir a la enseñanza concertada«, constatan los representantes de la plataforma, que denuncian cómo la futura norma «anuncia la progresiva desaparición de los centros de Educación Especial, desprecia al profesorado de la Enseñanza Concertada y convierte a la asignatura de Religión en una asignatura marginal y decorativa».

Sánchez, contra los «privilegios y guetos» en la educación

Una petición que no parece tener visos de realizarse, ni de tener éxito, si consideramos las palabras del propio Sánchez este fin de semana, durante un acto del PSOE, en el que achacaba las críticas a la Lomloe o ley Celaá a que busca que la educación pública recobre «el papel protagonista que nunca debió perder» y, por contra, «elimina privilegios y guetos».

Al tiempo, el presidente del Gobierno defendía una «educación pública, moderna, inclusiva, de calidad, que no deje a ningún niño atrás». Sánchez ha considerado que en las últimas semanas ha habido «mucho ruido» en torno al proyecto educativo del Ejecutivo, en referencia a las críticas desde el PP, Vox o Ciudadanos o a la marea naranja en defensa de los centros concertados y de Educación Especial.

«Los socialistas lo tenemos claro, la educación pública no es un negocio, es un derecho y nunca nos vamos a cansar de defenderlo», ha enfatizado.

Ha recordado que ya ha habido polémicas con otras leyes educativas socialistas como con José María Maravall de ministro y Felipe González de presidente, quienes «soportaron las peores descalificaciones» cuando su LODE promovía una «auténtica revolución educativa».

«Hoy defendemos lo mismo que entonces», una educación pública, moderna, de calidad, que no deje a nadie atrás y que en España el 27,1% de los menores están en riesgo de pobreza.

«La educación es la principal herramienta de los socialistas para vencer a la injusticia social», ha añadido Sánchez.

Graduado en Psicología. También ha cursado varios posgrados, entre los que destacan el de Gestión de Recursos Humanos y el de Mindfulness por la Universidad de Málaga. Experto universitario en Coaching.

Deja un comentario

Deja un comentario