Mantarraya: características, hábitat, alimentación, reproducción

La mantarraya o manta gigante (Manta birostris) es un elasmobranquio perteneciente a la familia Mobulidae. En esta especie se destacan sus grandes aletas pectorales, que tienen forma de triángulo y pueden llegar a medir hasta 6,8 metros.

Además, tiene dos aletas cefálicas, situadas a ambos lados de la boca. Para alimentarse, estas pueden desplegarse, para encauzar la mayor cantidad de agua posible hasta la cavidad bucal.

Mantarraya. Fuente: jon hanson from london, UK [CC BY-SA 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)]

Su piel es gruesa y en la región dorsal de oscura, pudiendo ser negra, o azul grisáceo, con manchas de color blanco en los “hombros”. Contrariamente, el vientre es blanco. Una característica propia de este animal es la boca. Esta es negra y se ubica de manera terminal, en la parte superior de la cabeza.

En cuanto a su distribución, habita en aguas templadas, tropicales y subtropicales a nivel mundial, entre las latitudes 35° S y 35° N. Suelen vivir a grandes profundidades, pero sin embargo, pueden localizarse en regiones costeras

Este pez cartilaginoso no descansa en el suelo marino, tal como hacen muchos peces planos. Esto es debido a que necesita nadar de manera continua, con la finalidad que entre agua a sus branquias y de esta manera pueda respirar.

Migración

La manta gigante es una especie migratoria. Además, suele ser una visitante estacionaria a todo lo largo de las costas, cerca de pináculos submarinos, en alta mar y en algunas islas oceánicas.

El tiempo de estadío en estas regiones puede estar asociado a la abundancia de zooplancton, los patrones y la circulación de las mareas, el apareamiento y la temperatura del agua marina.

Esto se sustenta con los avistamientos estacionales significativos al norte de Nueva Zelanda, en la costa oeste de Estados Unidos, Uruguay y en las Islas Similan.

En investigaciones realizadas, donde se utilizaron rastreos satelitales y foto identificación, quedan en evidencia las grandes migraciones de Manta birostris, a una distancia mayor de 1.100 kilómetros. Así, se registraron movimientos desde Mozambique hasta Sudáfrica, con un total de 1.100 kilómetros.

También, viaja de Ecuador a Perú, con un recorrido aproximado de 190 kilómetros y de Yucatán al Golfo de México, recorriendo una distancia de 448 kilómetros.

Nado

La manta gigante puede nadar sola o en grupos, navegando de manera lenta por el océano. Sin embargo, en algunos casos tiene la capacidad de hacerlo a una mayor velocidad, así como de sumergirse hasta una profundidad de 1000 metros.

Patrones de movimiento 

Existen dos modelos de nado, que se encuentran relacionados con las aletas pectorales. Una de estas es la locomoción ondulatoria. En ella, las ondas se extienden hacia la parte de debajo de las aletas pectorales, desde el área anterior hasta la posterior de dicha estructura corporal.

El otro tipo de desplazamiento es conocido como oscilatorio, donde estas aletas se mueven de arriba hacia abajo. Este tipo de nado podría considerarse como un vuelo bajo el agua, siendo el aleteo un movimiento análogo al vuelo que realizan las aves.

Desde el punto de vista anatómico, en estos desplazamientos intervienen la cintura pectoral y la configuración morfológica de las aletas. Además, toma parte la musculatura y un sistema nervioso altamente especializado, que puede sincronizar a la perfección todos los movimientos.

Manta birostris puede moverse de diversas formas, pudiendo avanzar, planear, ascender, girar, quedarse suspendida, detenerse y saltar, entre otros. Después de un período de nado, la manta gigante podría iniciar, gracias al avance que alcanza, un corto, sostenido y equilibrado planeo.

Resistencia al avance

Un aspecto que es necesario considerar, con relación a la locomoción de esta especie, es su resistencia hacia el avance.

Esta se relaciona con la altura corporal, que en este caso es baja, en proporción a lo ancho de su disco. Así mismo, la altura de las aletas es reducida. Debido a ello, ambas estructuras tienen una forma plana e hidrodinámica.

Debido a que la sección transversal del cuerpo tiene un área reducida, produce poca resistencia al avance. Dicha particular morfología plana, contraria a la fusiforme de la gran mayoría de los peces, incide en su modelo de flujo, permitiendo un desplazamiento rápido y eficaz.

Características

-Sentidos

Visión

La mantarraya tiene los ojos ubicados a ambos lados de su cabeza, lo que le ofrece un amplio campo visual. No obstante, posee dos puntos ciegos, uno ubicado hacia delante y el otro justo detrás.

Electrorreceptores

Este animal tiene células nerviosas altamente especializadas en la piel, conocidas como ampollas de Lorenzini. Estas se encuentran formadas por una red de electrorreceptores, recubiertos por una sustancia de tipo gelatinoso. Dichos órganos tienen salida al exterior, a través de un poro en la piel.

Su función es la detección de los campos electromagnéticos, que pudieran provenir de algunos animales. De esta manera, localizan con mayor facilidad a sus presas.

También, este sistema le permite a la manta gigante detectar los cambios en la temperatura del agua, detectando así las variaciones de esta, asociados con las corrientes marinas.

Oído

Hacia el área frontal existen dos pequeños orificios. Cuando las ondas sonoras llegan al oído interno, que se encuentra dentro del cráneo, entran en contacto con el sacculus. Las células nerviosas que están en su interior emiten vibraciones, que indican la dirección de donde proviene el sonido.

Olfato

Sus aberturas nasales son pequeñas, casi imperceptibles. Están alineadas con el flujo del agua, gracias a lo cual el líquido pasa por los pliegues sensoriales. Así, la manta gigante puede identificar las sustancias químicas que le permiten rastrear fácilmente a la presa.

Gusto

En la parte posterior de la boca, este pez cartilaginoso tiene unas estructuras especializadas en captar algunas sustancias químicas. Esto, posiblemente, le permite identificar a una pareja o a uno de los alimentos de su dieta.

-Cuerpo

Tienen un esqueleto cartilaginoso, lo que facilita que estos animales puedan moverse con facilidad. Además, poseenun condrocráneo, una faja pélvica y cartílagos radiales y basales, cercano a la base de las aletas pectorales. A nivel de la base de la cola, la manta gigante tiene una protuberancia, parecida a una perilla.

El cuerpo de la mantarraya gigante tiene forma de rombo y está aplanado dorsoventralmente. Posee un par de aletas pectorales triangulares, a los laterales del torso, y un disco central muy ancho.

Esta especie carece de aleta caudal y la dorsal es de tamaño pequeño. Dicha aleta es delgada y larga, ubicándose en la base de la cola.

También, tiene dos lóbulos cefálicos, proyectados hacia adelante desde el área frontal, a ambos lados de la boca. Cuando el animal está nadando, estos se enrollan, mientras que para comer se aplanan. Así, canalizan el agua con dirección a la boca, facilitando el proceso de filtrado de los alimentos.

Con relación a la cola, su longitud es menor que la del cuerpo. Una característica resaltante es que dicha estructura corporal no tiene soporte esquelético. Además de ser aplanada, la cola carece del aguijón afilado y venenoso, característica de algunas rayas.

Branquias

Las branquias están localizadas en el área ventral. El espacio entre cada barra branquial está cubierto por un tejido esponjoso. Esta estructura es conocida como «cribadores de branquias», y cumplen la función de “filtrar” el agua y que en ella queden atrapadas las presas o algunas partículas de alimento.

Cabeza

La cabeza del Manta birostris es levemente cóncava, con los ojos y espiráculos localizados lateralmente, en la parte posterior de las aletas cefálicas. Con relación al cerebro, es el más grande entre los peces y tiene regiones muy diferenciadas.

Un ejemplo de estas es el cerebelo, responsable, en el grupo de los mamíferos, de funciones cerebrales complejas y avanzadas. Dicho órgano está rodeado por una red de vasos sanguíneos, que regulan la temperatura cuando la manta gigante desciende voluntariamente a grandes profanidades.

La boca, a diferencia de otros miembros de la familia Mobulidae, está situada de manera terminal, en la porción superior de la cabeza. En la mandíbula inferior tiene varias filas de dientes pequeños, con múltiples cúspides.

Los dientes no cumplen una función netamente alimenticia, ya que también son utilizados por el macho durante el cortejo y el apareamiento.

Tamaño

El disco central de la mantarraya puede medir alrededor de 9 metros. Con relación a la envergadura, en las hembras mide entre 5,5 y 6,8 metros, mientras que en los machos oscila de 5,2 a 6,1 metros.

En cuanto al peso, este se encuentra alrededor de 1,350 kilogramos. Sin embargo, algunas pudieran llegar a pesar dos toneladas. La cría, al nacer, pesa aproximadamente 11 kilogramos. Debido a su rápido crecimiento, al cabo de un año ya duplica el ancho de su cuerpo.

Coloración

El área dorsal de la manta gigante es negra, marrón oscuro o azul grisáceo, con marcas de color blanco en los “hombros”.  El vientre, generalmente es blanco, presentando algunas áreas oscuras, localizadas hacia el órgano reproductivo y cercanas a las branquias.

Esta especie no tiene manchas negras entre las hendiduras branquiales. Otra característica que las distingue es su boca negra o gris, color que abarca desde la base de las aletas cefálicas hasta las primeras hendiduras branquiales.

Así mismo, tiene marcas blancas en la punta de la aleta caudal y de los pectorales. En la zona anterior de la aleta caudal tiene una mancha en forma de V, en un tono pálido. Estos patrones en la coloración son únicos en cada animal, por lo que pueden ser utilizados para identificar a un ejemplar.

En cuanto a su piel, es escamosa y áspera, debido a unos dentículos dérmicos, similares a las escamas. Además, esta se encuentra cubierta de un moco, que protege a este pez cartilaginoso de posibles infecciones.

Algunas especies podrían ser melanísticas, presentando una coloración negra tanto en la región dorsal como en la ventral. Sin embargo, estos ejemplares pueden tener una mancha blanca en la región media del vientre.

Taxonomía y especies

– Reino Animal.

– Subreino Bilateria.

– Filum Cordado.

– Subfilum Vertebrado.

– Clase Chondrichthyes.

– Subclase Elasmobranchii.

– Superorden Euselachii.

– Orden Myliobatiformes.

– Familia Mobulidae.

– Género Manta.

– Especie Manta birostris.

Evolución

El esqueleto de la mantarraya es cartilaginoso, por lo que la conservación es más difícil que la de aquellos animales que poseen huesos. Sin embargo, en algunas regiones de Norteamérica se han localizado registros fósiles, que remontan los periodos Oligoceno, Mioceno y Plioceno.

Aunque los datos sobre la evolución de este animal no son abundantes, los especialistas los consideran bastante claros. Los primeros elasmobranquios habitaron el planeta hace aproximadamente 395 millones de años atrás, a mediados del Devónico.

Según los análisis de las muestras fosilizadas, probablemente surgieron a partir de placodermos y de tiburones espinosos. El primer género del grupo de tiburones primitivos se conoce como Cladoselache. Dentro de estos se incluye una especie con dientes lisos, branquias y una alimentación carnívora, características muy semejantes a los elasmobranquios actuales.

En el período Silúrico, hace alrededor de 421 millones de años, se separaron las clases Elasmobranchii y Holocephala. Así, ocurrió la diferenciación de las quimeras con los tiburones.

Adaptaciones

Los datos sobre la evolución de las rayas sugieren que estas se originaron de los tiburones, hace 170 millones de años atrás. Durante el periodo Carbonífero, las rayas se habían separado de los tiburones. Esta etapa fue altamente productiva para los peces cartilaginosos, debido a que se diversificaron de manera abundante.

Las rayas primitivas, que ya abundaban en los mares durante el período Jurásico, desarrollaron progresivamente una serie de adaptaciones que les permitieron desarrollarse en los fondos marinos.

En este sentido, el Cyclobatis es considerado uno de los primeros géneros. Su cuerpo era circular y tenía una cola con un afilado aguijón.

Las rayas que originaron a las mantarrayas, hace aproximadamente 20 millones de años, eran bentónicas. Además, para nadar, realizaban movimientos ondulatorios.

Las mantarrayas actuales evolucionaron alrededor de 5 millones de años atrás. Sus grandes y triangulares aletas pectorales, aspecto distintivo de este grupo, se fueron desarrollando progresivamente.

Así mismo, el peligroso aguijón presente en las rayas, desapareció. No obstante, conservaron de estas el cuerpo alargado y la cola larga, similar a un látigo.

Hábitat y distribución

La manta gigante se distribuye ampliamente en las aguas templadas y tropicales a nivel mundial. En el hemisferio norte, puede localizarse en las costas oeste y este de Estados Unidos, en Nueva Jersey y en California, respectivamente.

También, habita en Aomori y en la bahía de Mutsu (Japón), Sinaí (Egipto) y en las islas Azores. Así mismo, vive en países del hemisferio sur, como Nueva Zelanda, Sudáfrica, Uruguay y Perú.

En algunas regiones, como en Mozambique, el hábitat se superpone al de Manta alfredi. Sin embargo, exhiben diferentes usos del espacio y tienen sus propios patrones de desplazamiento.

Manta birostris pudiera comportarse como un visitante estacional, avistándose en épocas específicas del año. Esto ocurre en algunos lugares de agregación, como en la Isla Norte (Nueva Zelanda), en las islas Similan (Tailandia), en Isla de la Plata (Ecuador), el parque marino Laje de Santos (Brasil) y en la Isla Holbox en México.

También, existe un grupo que presenta cierto grado de filopatría con algunas regiones. Un ejemplo de esto es la frecuencia de estos animales en la Isla Socorro (México), la Isla de Malpelo (Colombia), la Isla del Coco (Costa Rica), Laje de Santos (Brasil) y la isla Galápagos en Ecuador.

Hábitat

La Manta birostris habita en aguas subtropicales, templadas y tropicales de los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. Esta especie pasa gran parte de su vida viajando con las corrientes. Así mismo, migra a zonas donde el agua sea rica en nutrientes, aumentando así la posibilidad de capturar zooplancton.

Podría localizarse en aguas frías, con una temperatura de 19°C. Sin embargo, la preferencia por ciertas temperaturas podría variar de acuerdo a la región.

Con respecto a esto, en la costa este de Estados Unidos, esta especie vive en aguas de 19°C a 22°C. Contrariamente, en Indonesia y en Yucatán, se encuentran en cuerpos de agua con una temperatura entre los 25 y 30°C.

Así mismo, se pueden distribuirse en aguas estuarinas, cercanas a las entradas oceánicas. Esto es posiblemente con la finalidad de usarlas como áreas de cría.

Por otra parte, esta especie puede ser vista en los montes submarinos y pináculos en alta mar, en arrecifes poco profundos y, ocasionalmente, en lechos de pastos marinos y fondos arenosos. También, podría visitar áreas cercanas a la costa, donde abundan las presas que conforman su dieta.

Alimentación

La mantarraya es un animal alimentador de filtro, así como también un macro depredador. A nivel de la superficie del agua, consume una gran cantidad de zooplancton, mientras que, en las profundidades, caza peces medianos y pequeños.

Dentro de los organismos planctónicos que consumen se encuentran las larvas de decápodos, eufáusidos, copépodos, cangrejos y mísidos. También, en su dieta se incluyen algunos huevos de pescados y quetognatos.

La Manta birostris pudiera mostrar plasticidad en el uso de las diferentes profundidades del agua donde habita.

Con relación a esto, podría navegar por aguas poco profundas, a menos de 10 metros. También, los estudios demuestran que este pez cartilaginoso realiza inmersiones entre 200 y 450 metros y bucear a más de 1000 metros.

Proceso de filtrado

Cuando se alimenta por filtración, desenrolla las aletas cefálicas. De esta manera ayuda a que una mayor cantidad de agua entre a la boca. El filtro está ubicado en la porción de la garganta.

Dicha estructura se encuentra conformada por una serie de túbulos cartilaginosos ubicados de manera paralela, entre los cuales existen pequeños orificios. Estos lóbulos dirigen el agua a un flujo turbulento, antes que sea expulsada de la boca del pez.

Las partículas grandes son filtradas. No obstante, gran parte del plancton es tan pequeño que podría deslizarse entre los huecos, mientras que otros tipos pueden rebotar contra los túbulos. Así, llegan al esófago y son tragados.

Finalmente, el agua donde se encontraba los nutrientes, sale de la boca por la cavidad orofaríngea, por medio de las hendiduras branquiales.

Método de alimentación

La manta gigante emplea diferentes técnicas para obtener sus alimentos. Así, busca maximizar la ingesta de plancton, a la par que minimiza el gasto energético relacionado con el proceso de caza y captura.

Una de estas estrategias es crear una especie de cadena de alimentación con otras mantas. Cuando nadan juntas a una gran velocidad, se forma una especie de ciclón, maximizando así la ingesta de alimentos.

También, pueden nadar lentamente alrededor de la presa, aglomerando así a las especies planctónicas en un grupo. Después de esto, acelera su nado y atraviesa la agrupación con la boca abierta. Si la masa de plancton es muy densa, la mantarraya puede dar un abrupto salto sobre esta.

Cuando la mantarraya se alimenta en solitario, suele colocarse de manera vertical mientras rueda hacia atrás. También, puede ingerir tanto el plancton que queda asentado debajo de la superficie del agua, como el que se encuentra en el fondo marino, cubierto por la arena.

Otra técnica es la alimentación “ciclónica”, donde hasta 150 mantas gigantes nadan juntas, en forma de espiral. Así, se origina una columna de agua que acciona como una centrifugadora, lanzando fuera al plancton.

Reproducción

La hembra tiene útero y el macho posee dos estructuras similares al pene, conocidas como cláspers. Estos órganos transmisores del esperma se desarrollan en la parte interior pélvica y tienen una abertura por donde este fluido sale y es transferido a la hembra.

Con relación a la madurez sexual, la hembra puede alcanzarla cuando tiene de 6 a 8 años, mientras que en el macho ocurre entre los 5 y 6 años de edad.

Algunos especialistas estiman que una de las señales de estar aptos para reproducirse, lo constituye el ancho del disco. En el caso del macho, su dimensión podría ser de 380 centímetros y en la hembra de 413 centímetros. Esto, podría variar en los hábitats donde se encuentra.

Así, por ejemplo, en Mozambique el macho madura cuando su disco mide alrededor de 400 centímetros y la hembra lo hacen cuando mide más de 400 centímetros.

Cortejo

En el momento que la Manta birostris puede aparearse, la hembra excreta una sustancia química conocida como feromona. Esta es captada por el macho, alertándolo sobre el estado reproductivo de la hembra, pudiendo así localizarla y seguirla.

El cortejo de esta especie es conocido como “el tren de la mantarraya”. Esto se debe a que varios machos persiguen, al mismo tiempo, a una hembra para intentar aparearse.

Cuando un macho tiene éxito, muerde a la hembra en su aleta pectoral. Después de haberla agarrado firmemente, se da vuelta, presionando su cuerpo contra el de ella. En ese momento, inserta uno de sus cláspers en la cloaca de la hembra, permaneciendo unidos entre 60 y 90 segundos.

Apareamiento

Antes de que el esperma sea transmitido, la glándula que se encuentra en la base del clásper secreta un líquido denso, formado por lípidos y proteínas. Los especialistas le atribuyen una función lubricante del órgano copulador del macho. También, este fluido podría impedir la pérdida de esperma en la copulación.

Mientras el clásper impulsa el fluido seminal dentro del cuerpo de la hembra, el macho continúa aferrado a la aleta pectoral por algunos minutos más, mientras ambos siguen nadando juntos.

Los huevos fertilizados se incuban dentro de la hembra, durante un período de 9 a 12 meses. Los embriones se desarrollan en el útero, pero no ocurre la formación de la placenta.

Para alimentarse, inicialmente lo hacen de la yema y después de la eclosión, reciben los nutrientes de una sustancia conocida como histotrofo o leche uterina.

Esta es rica en metabolitos de bajo peso molecular, glucógeno y grasa. Es producida por los trofonemas glandulares, unas vellosidades que existen en la superficie interior del útero.

Sin la presencia de la placenta y del cordón umbilical, el embrión obtiene oxígeno mediante el bombeo bucal. Es este proceso, abre y cierra la boca repetidas veces, realizando una respiración rítmica.

Las crías

El nacimiento, de una o dos crías cada vez, ocurre en aguas de poca profundidad, donde los jóvenes podrían permanecer un largo tiempo, antes de desplazarse lejos de la costa.

El recién nacido pesa aproximadamente 9 kilogramos y su disco tiene un ancho de 1,4 metros. De acuerdo a su tamaño, es uno de los más grandes dentro del grupo de los elasmobranquios.

La mantarraya nace envuelta por sus aletas pectorales, pero al poco tiempo ya puede nadar sola. Primero lo hacen en aguas superficiales y luego en otras más profundas.

Estado de conservación

Manta birostris forma parte del grupo de animales protegidos por la IUCN. Esto es debido a que en los últimos 20 años ha disminuido drásticamente su población.

El hecho de que esta especie se encuentre considerada como vulnerable de extinguirse, activa la alarma a nivel mundial. De esta manera se han generado acciones en pro de indagar sobre las causas de la problemática y de las acciones a tomar para solventar la situación.

-Causas

Destrucción del hábitat

En las diferentes etapas de la vida de la mantarraya, los arrecifes de corales juegan un papel muy importante. Esto se debe a que proporcionan un área reproductiva, de alimentos y son estaciones de limpieza.

Debido a la acidificación oceánica, producto de los altos niveles de CO2 de la atmósfera, la química de los mares se ha modificado. Esto trae como consecuencia que los corales no puedan formar los cristales de calcita que constituyen sus esqueletos.

Por lo tanto, las alteraciones en los arrecifes representan una grave amenaza para la manta gigante. Otro factor que afecta a este pez cartilaginoso son los derrames de petróleo, que degradan el hábitat y alteran los diferentes biomas acuáticos.

Ingesta de plásticos

Mundialmente, la producción de plásticos ha aumentado desmesuradamente y con esto, los residuos. Según algunas investigaciones, entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de residuos llegan anualmente a los océanos.

La manta gigante es un animal alimentador de filtro, por lo que es probable que ingiera que de esta manera restos plásticos, incluyendo microplásticos. Esto trae grave consecuencias al animal, incluyendo su muerte.

Cambio climático

Estudios recientes señalan que la Manta birostris es una de las especies pelágicas más vulnerables a las variaciones climáticas. La razón principal es que el plancton, una de sus fuentes primarias de nutrientes, se ve afectado de manera negativa por las cambiantes temperaturas marinas.

Pesca

Pesca artesanal

En algunas regiones, como en Mozambique y Tasmania, existe la pesca artesanal de la mantarraya. Esta es realizada a través de redes de arrastre y de palangres. También, debido a su nado lento, algunas pueden ser arponeadas.

La carne generalmente es consumida seca y forma parte de diversos platos tradicionales de la localidad.

A todo lo largo de la costa de Ghana existe una pesca de tipo estacional, ya que la manta gigante se dirige a dicha zona en búsqueda de alimentos.

Pesca incidental

Con frecuencia, estos animales son capturados en redes de acero y de enmalle, como ocurre en la pesca de cerco del atún en las aguas oceánicas del Atlántico. También, en las playas de KwaZulu-Natal (Sudáfrica), la mantarraya es capturada de manera accidental en las redes de protección contra los tiburones.

En el Parque Nacional Machalilla, en Ecuador, el uso ilegal del aparejo de arrastre para la pesca del Acanthocybium solandri, trae como consecuencia la captura de la Manta birostris.

Pesca dirigida

Esta especie es altamente cotizada en el mercado internacional. Las placas de filtro de las branquias son empleadas en la elaboración de algunos medicamentos tradicionales asiáticos. Así mismo, la carne es vendida como alimento y el hígado es utilizado en la medicina.

Así, este elasmobranquio es capturado, a pesar de que en muchos países hacerlo es una actividad ilegal. Para realizarlo, los cazadores se valen de su baja velocidad de nado, su gran tamaño y del comportamiento gregario.

Además, también influye en esto la fácil predicción del hábitat donde se encuentra y lo amigable que pudieran ser ante la presencia humana.

Acciones

La Manta birostris está protegida a nivel legal en muchos países, como en Hawai, Maldivas y Nueva Zelanda, donde desde 1953 se encuentra bajo el amparo de la Ley de Vida Silvestre.

Así mismo, se encuentra incluida en la Convención de Especies Migratorias. Este tratado intergubernamental, está amparado en el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Actualmente consta con más de 100 países signatarios de Centroamérica y Sudamérica, África, Europa, Oceanía y Asia.

Comportamiento

Saltos

La manta gigante es un animal que puede llegar a pesar hasta 2 toneladas. Sin embargo, es capaz de realizar saltos fuera del agua. Así, puede saltar y caer de cabeza o hacerlo hacia adelante y hundirse en el mar, introduciendo primero su cola.

También, al salir fuera del agua, puede hacer un movimiento similar a una voltereta. Cuando se encuentran en grupos, cada mantarraya ejecuta esta maniobra aérea, una vez tras otra.

Dichos movimientos tan particulares en un pez, podrían asociarse como parte de las conductas del cortejo. Así mismo, son empleadas para escapar de algún depredador o como demostración de fortaleza, por parte de los machos.

También, sirven para eliminar parásitos adheridos a su cuerpo o rémoras comensales.

Algunos investigadores indican que posiblemente puedan utilizarse estas acrobacias como elemento comunicativo. Esto se debe a que cuando el cuerpo del animal choca con el agua produce un fuerte ruido, que podría ser escuchado a larga distancia.

Limpieza

Manta birostris puede verse afectada por varios parásitos marinos. También, sufre mordeduras de sus depredadores, constituidos por orcas y tiburones. Debido a esto, en algunas oportunidades este elasmobranquio visita “estaciones de limpieza”, localizadas en arrecifes de corales.

En dichas áreas viven peces pequeños, como el pez mariposa, que se alimenta de la carne muerta o infectada de parásitos. Para esto, la mantarraya adopta una posición estacionaria por varios minutos, mientras los peces consumen la piel muerta.

Otra interacción de tipo simbiótico la tiene con el pez rémora. Este viaja adherido a la manta gigante, alimentándose así de sus parásitos y del plancton.

Comportamiento social

La mantarraya tiene hábitos solitarios, pero sin embargo, en diversas oportunidades forma agrupaciones. Por ejemplo, durante el cortejo, un gran número de machos suelen nadar juntos detrás de una hembra. Así mismo, durante el período reproductivo, la pareja puede pasar largo tiempo juntos.

Con frecuencia, la mantarraya gigante forma grandes grupos para cazar o alrededor de las áreas donde abunda el plancton. De igual forma, cuando migran puede reunirse hasta 50 mantas gigantes, nadando en línea recta en el océano.

En estas interacciones de tipo social no existe territorialidad ni jerarquía. M. birostris puede compartir su hábitat con otras especies filtradoras, como el tiburón ballena y la ballena azul.

Picadura y toxicidad

La mantarraya evolucionó de la raya, por lo que tienen una cola muy parecida, larga y delgada, similar a un látigo. Sin embargo, existe una gran diferencia: Manta birostris carece de la espina o aguijón y de la glándula de veneno, que están presentes en la raya.

Por este motivo, la manta gigante no es peligrosa para el ser humano, en lo que a picaduras se refiere. Sin embargo, su gran tamaño y la apariencia semejante a la raya, podría intimidar a las personas.

Aunque es poco probable que la manta gigante se acerque a los buzos, puede mostrar cierta agresividad si se siente amenazada o si se encuentra atrapada en una red.

Referencias

  1. Shuraleff II, G. (2000). Manta birostris. Animal Diversity. Recuperado de animaldiversity.org.
  2. NOAA Fisheries (2019) Giant Manta Ray. Recuperado de fisheries.noaa.gov.
  3. (2019). Manta birostris. Recuperado de itis.gov.
  4. Wikipedia (2019). Giant oceanic manta ray. Recuperado de en.wikipedia.com.
  5. Nancy Passarelli, Andrew Piercy (2018). Manta birostris. Florida Museum. Recuperado de floridamuseum.ufl.edu.
  6. Marshall, A., Bennett, M.B., Kodja, G., Hinojosa-Alvarez, S., Galvan-Magana, F., Harding, M., Stevens, G. & Kashiwagi, T. (2018). Mobula birostris (amended version of 2011 assessment). The IUCN Red List of Threatened Species 2018. Recuperado de iucnredlist.org
  7. Mantaray Word. (2019).Giant manta ray. Recuperado de mantaray-world.com.
  8. Defenders of Wildlife (2015). A Petition to List the Giant Manta Ray (Manta birostris), Reef Manta Ray (Manta alfredi), and Caribbean Manta Ray (Manta c.f. birostris) as Endangered, or Alternatively as
  9. Threatened, Species Pursuant to the Endangered Species Act and for the Concurrent Designation of Critical Habitat. Recuperado de defenders.org.
  10. Divi, J. Strother and M. Paig-Tran. (2018).Manta rays feed using ricochet separation, a novel nonclogging filtration mechanism. Science Advances.Recuperado de sciencenews.org.
  11. Iván Meza Vélez (2013). Flotabilidad y similitud del nado de Manta birostris (Elasmobranchii: Myliobatidae) con el ciclo de vuelo de Columba livia (Aves: Columbidae). Recuperado de scielo.org.pe.
  12. Verónica Yumiceba Corral (2014). Estudio Preliminar de Diversidad Genética de Manta birostris que visitaron la Isla de la Plata durante los años 2010, 2011 y 2012. Recuperado de repositorio.usfq.edu.ec.

Deja un comentario