Lo que comenzó como una campaña publicitaria, ahora se ha convertido en una especie de movimiento internacional. Se trata del Blue Monday (lunes azul), el cual supuestamente, de acuerdo a una fórmula, será el día más triste, a nivel colectivo, durante este 2017. El cálculo toma en cuenta diversos factores culturales, sociales, económicos, meteorológicos, y psicológicos, que apuntan a una fecha concreta, durante la cual el ánimo colectivo tendrá mayores razones para decaer, entre ellas:

El lunes comienza la semana laboral, y si tomamos en cuenta que de acuerdo al diseño socioeconómico que tristemente hemos adoptado, la mayoría de las personas no disfruta de su trabajo, entonces es comprensible por que los lunes son días «funestos». 

Al ser 16 de mes, quiere decir que aún faltan 14-15 días para cobrar la siguiente paga, un trayecto que parecerá eterno para muchas personas. 

El clima suele no ser muy amigable en esta época del año en muchos países alrededor del mundo. 

Los propósitos de año nuevo que, esperanzadoramente, se definieron, comienzan a languidecer. 

Las cuentas, producto de la euforia consumista que caracteriza a las festividades navideñas, comienzan a tocar la puerta de nuestras casas.

frac{[Ta+ D-d] T^Q}{M N_a}

tiempo atmosférico=Ta

deuda=d

tiempo que ha transcurrido desde Navidades=T

tiempo desde que hemos abandonado los buenos propósitos para el nuevo año=Q

niveles de motivación bajos=M

necesidad de hacer algo=Na

*Se desconoce la definición de ‘D’

Pero más allá de detectar el día más triste del año, tal vez el mejor enfoque que se le puede dar a esta «campaña» es la de aprovechar el pretexto como un ejercicio de proyectar una dosis alegría en la otredad. Y si bien esto es algo que debiésemos incluir dentro de nuestras labores cotidianas, este próximo lunes 16 de enero de 2017 deberíamos enfatizar en compartir un momento de sonrisas sincronizadas con las personas que nos rodean. Así que elige a alguien, y tu tributo al lunes azul: hazlo feliz. 

 

Deja un comentario