“Luna Llena en Tauro: Destruir los Avernos y Crear el Paraíso In Our Mind”. Por Margit Glassel.

La Luna en su viaje por Tauro (3 nov., 10:46 – 5 nov., 11:26) 
forma una oposición (a 5°59 grados) con el Sol en Escorpio
 a las 6.23 am el sábado (1:23 am en Chile). 
Este fenómeno celeste se percibe desde la tierra como Luna Llena y suele afectar intensamente a la consciencia humana y animal. La luz de la luna saca a la superficie lo que se oculta y se reprime para que lo podamos ver y aceptar o purgar si nos es posible. Más aún es esto así ahora por estar el Sol en Escorpio acompañado de Júpiter y Mercurio. Júpiter son las oportunidades para ello y Mercurio es el frío análisis desapegado que se necesita antes de destruir patrones poco sanos. Escorpio es una energía destructora, purgadora, que participa en la luz lunar. ¿Pero que quiere la Luna en Tauro, el signo opuesto?
Tauro es estabilidad, confianza en lo natural, el cuerpo y su belleza, lo pagano y sus dones; es estar bien encarnado en la tierra y poder disfrutar de sus frutos.
Es un signo gobernado por Venus en su aspecto menos sofisticado. Simplemente ama, acepta y disfruta. Es una Venus bella,  sin complicaciones.
En estos momentos la patrona de esta Luna Llena, Venus, se encuentra en Libra, su otro signo, el del equilibrio y de la justicia, opuesta a Urano en Aries y con un quincuncio a Quirón desde Piscis. Esta combinación habla de abrir ventanas, de respirar y a veces de marcharnos de situaciones que nos atrapan y no nos dejan ser plenamente nosotros mismos.
Venus en Libra y la Luna en Tauro quieren ser felices, disfrutar de la tierra y de la belleza que las rodea pero Urano, Quirón y los planetas en Escorpio nos recuerdan que detrás del Amor y de la Belleza hay un trabajo meticuloso: permitir que surjan los sentimientos, todos, los oscuros y los luminosos, sin tenerles miedos; sostenerlos ante el espejo de la mente y mirarlos fijamente con compasión despierta; sentirlos en todas las células del cuerpo, dejar que vibren, que duelan, que bailen y luego volver al centro exquisito que es mucho más grande que todo esto; al cielo despejado por los rayos y relámpagos de Urano, el  desgarrador de nubes y otras densidades. Todo eso es incómodo, of course, y Escorpio antes de la Muerte y Resurrección siempre experimenta algo de tormento, pero enterrar lo que nos ata, lo que nos pesa, esos patrones circulares que nos hacen existir repitiendo siempre las mismas vivencias, es una experiencia  sumamente gozosa de destrucción. Podemos sacar toda la ferocidad de Escorpio, signo gobernado por Marte y su poder guerrero, y de Plutón, señor de la Muerte y de la Vida, para purgar lo que ya llevamos viendo desde hace días que nos sobra en nuestra psique y en nuestro mundo. Solo podemos encontrar la tranquilidad que desea Tauro, su paz y su estabilidad, si dejamos atrás lo que nos ata a los avernos y sabemos exactamente lo que es.
Mientras tanto, Neptuno con sus aspectos benignos a la Luna Llena nos acuna, nos conecta con el Ser y nos hace soñar nuevas ideas, mágicas y misteriosas, que se gestan en el útero cósmico de la imaginación antes de manifestarse en nuestra realidad. Si no podemos soñar o imaginar, nuestro poder de manifestación es mermado.
Copyright© Margit Glassel
www.margitglassel.com
Margit en Facebook.
───────»♣ ☆ ♡ ☆ ♣«───────
Si quieres recibir una interpretación de tu carta natal
de los tránsitos más importantes de los próximos doce meses
para comprender cómo estos te afectan personalmente,
o una consulta de tarot, no dudes en escribir a
[email protected]
para más información acerca de su trabajo.
– Vía Skype o Presencial – 
───────»♣ ☆ ♡ ☆ ♣«───────

Ir a la fuente

Deja un comentario